Mundo Obrero

MALA EDUCACIÓN

Rehenes de Vidal: miles de chicos sin clases por el pésimo estado de las escuelas

A dos semanas del crimen social que se llevó la vida de Sandra y Rubén en Moreno, miles de estudiantes siguen sin clases a causa de las desastrosas condiciones de infraestructura. Casi mil escuelas están con las actividades suspendidas en toda la Provincia de Buenos Aires. Docentes, auxiliares, madres, padres y estudiantes mantienen las asambleas, ponen en pie comisiones de infraestructura, se reúnen en plazas, marchan al Consejo Escolar, cortan calles y rutas en defensa de la educación pública de calidad.

María Díaz Reck

Docente y congresal de Suteba La Plata

Miércoles 22 de agosto de 2018 | 19:45

María Eugenia Vidal, su ministro de Educación Gabriel Sánchez Zinny y funcionarios de segunda línea se tuvieron que guardar en el bolsillo el cínico discurso de que “se pierden días de clase por los paros” cuando casi mil escuelas tuvieron que suspender las clases por el peligro que conlleva desarrollar las actividades en espacios con paredes electrificadas, filtraciones, escapes de gas y muros con peligro de derrumbe.

¿Dónde están los voluntarios de Vidal?

El año pasado, la gobernadora Vidal lanzaba la provocación de los “voluntarios”. En medio del paro docente anunciaba que iba a convocar a 60 mil voluntarios frente al paro docente para que “no se perdieran días de clase”.

La campaña de reemplazo de los docentes la inició un oficial de Inteligencia del Ejército y miembro del Batallón 601 en la última dictadura, asesor del PRO. Ahora la preocupación de Vidal parece haber quedado eclipsada bajo los escombros del cinismo.

Las mentiras de Vidal

Está muy claro que no le importa en lo más mínimo la educación pública ni la vida de estudiantes y docentes. Destina migajas para emparchar la infraestructura escolar. En diciembre del año pasado disolvió la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), que se encargaba de refaccionar y planificar la construcción de edificios escolares. Además se despacha con varias mentiras en una “carta pública a las familias” .Por ejemplo, plantea que en lo que va de la gestión ya destinaron “más de $ 21 mil millones en infraestructura escolar”.

Según consta en informes de la Contaduría de la Provincia, en 2016 lo gastado por el Gobierno provincial en infraestructura, equipamiento y mantenimiento escolar no superó los $ 700 millones). En 2017 se gastaron $ 731 millones en el mismo ítem. Y en 2018 se prevé gastar $ 1.854 millones. Sumado, todo lo que Vidal destinó en menos de tres años de gestión representa un séptimo de lo que escribe en su carta pública.

Pero también está claro que el vaciamiento y la desinversión vienen desde hace años. Con Scioli hubo miles de movilizaciones exigiendo el aumento de presupuesto educativo y el urgente arreglo de escuelas que se caían a pedazos. Nunca fueron escuchadas.

En medio de la crisis de los cuadernogate que muestra la corrupción en la obra pública, la infraestructura escolar no es ajena a los negociados corruptos de esta camarilla de políticos de todos los partidos patronales que viene gobernando al servicio de los grandes empresarios nacionales y extranjeros y del FMI.

Ellos son los responsables de la crisis de infraestructura que recorre a las escuelas de la provincia de Buenos Aires.Mientras las escuelas se caen a pedazos, destinan miles de millones a pagar una fraudulenta deuda externa.

Mientras Baradel y el conjunto de las conducciones sindicales siguen dividiendo los reclamos y dejan a las escuelas peleando solas, en los distintos distritos se empieza a poner en pie la coordinación, como en Laferrere, donde desde la Secundaria 23 convocaron a una reunión para coordinar las luchas por infraestructura. A su vez, en Tigre, preparan una acción en Acceso Norte para mañana, impulsada por la EP N° 25 y convocando al resto de las escuelas de la zona.En la zona norte de la provincia hay 671 escuelas con las clases suspendidas.

En La Plata, donde hay escuelas como el Normal 2 o el Comercial 31 que no tienen clases desde hace casi 15 días, se prepara una movilización organizada por los estudiantes secundarios para el viernes.

La lucha por mejores condiciones en las escuelas tiene que transformarse en una gran batalla en defensa de la educación pública y por el presupuesto provincial. Mientras Vidal deja a miles de chicos sin clases, no dudó en dar la orden de reprimir a los trabajadores del Astillero Río Santiago que vienen peleando contra el vaciamiento y los despidos.

Hay que coordinar las escuelas y las luchas del conjunto de los trabajadores. Baradel y todas las conducciones sindicales tienen que romper las permanentes treguas y llamar en forma urgente a un plenario provincial de delegados para debatir y votar en forma democrática un plan de lucha que unifique los reclamos de todas las escuelas. ¡Basta de esperar el 2019!

El jueves hay una nueva convocatoria a paritaria. En esa reunión hay que discutir la crisis de infraestructura. Esa reunión tiene que ser pública y deberían participar los delegados de las escuelas en lucha. Que tenga prioridad el aumento de presupuesto educativo para resolver la crisis de infraestructura, aumento de cupo de comedores y para obtener un aumento del 30% de salario y cláusula gatillo acorde a la inflación.

Las 57 universidades nacionales también están en una dura pelea. ¡Es necesario un paro nacional activo ya! en defensa de la educación pública y un plan de lucha en el camino de una huelga general para derrotar el ajuste del gobierno de Macri-Vidal.







Temas relacionados

María Eugenia Vidal   /    Infraestructura   /    Docentes   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO