Cultura

BAFICI // DOCUMENTAL

Roque Narvaja, la vuelta de un trovador

Se estrenó en el 17 BAFICI "El trovador siempre vuelve", basado en la vida del cantautor Roque Narvaja. Dialogamos con el director, Roque Catania, y con Roque Narvaja. Hoy miércoles es la última función.

Natalia Rizzo

@rizzotada

Miércoles 22 de abril de 2015 | Edición del día

1 / 3

Fotografía: Fernando Lendoiro

Su director es Roque Catania. Oriundo de Los Toldos, provincia de Buenos Aires, en su carrera de cineasta ha realizado cortometrajes, documentales y unitarios para la televisión. Otras de sus películas son el documental “El informe de Suárez”, que codirigió junto a Gaspar Scheuer y que retrata la realidad de la comunidad mapuche en la localidad de Los Toldos; y dirigió y produjo el documental coral para televisión “Evita es nuestra”, “Ramal de vías muertas”, que trata sobre el desmantelamiento ferroviario en los 90, y el documental experimental “Un testimonio”, sobre la vida de una detenida desaparecida de La Perla, Córdoba. Al respecto de sus creaciones, Roque Catania nos relata: "La temática de las películas mías siempre tiene que ver con lo social".

Roque Catania nos comparte que el ideólogo de la película es Martín Esnaola y nos dice que "cuando Martín me comenta el proyecto, me pareció buenísima la idea porque esta buenísimo abordar el rock nacional argentino de un momento de la historia de la cultura rock y nuestra cultura en la década del 60 y 70 por un personaje que no era tan central, no era ni Charly García, ni Spinetta, ni Pappo, pero que tenía muchísimo recorrido, tanto o más que ellos incluso, eso era lo que la hacía interesante. Y el plus de que él realmente era un militante en los 70 y un músico exiliado. Pensamos en sintetizar un poco simbolizando en su carrera, en su lucha y en su obra, lo que les pasó a los artistas que estaban comprometidos, en la década del 70".

El documental tiene un ritmo fluido y llevadero que va narrando la confluencia de la vida del artista y su militancia política. Da cuenta de relatos de diferentes músicos que compartieron variados proyectos con Roque Narvaja, desde sus inicios en su primera banda Los Snob, hasta la actualidad de sus días en Santa Fe, rememorando también el auge que tuvo La Joven Guardia en el escenario nacional. Nos muestra cómo La Joven Guardia comienza a tener una fuerte influencia dentro de la música beat y los comienzos del rock nacional, con exitosos temas como "El extraño de pelo largo", canción de oposición a la criminalización de la juventud durante el gobierno de facto de Onganía, en el que había racias en las que cortaban el pelo a quienes lo llevaban largo, al que luego sobrevino el éxito "La extraña de las botas rosas". Pero a Roque se le hizo imposible su estadía en la Argentina en plena dictadura genocida, donde la persecución política, la desaparición y aniquilamiento masivo de personas era moneda corriente. Debió exiliarse en España con su familia, donde Marián Farías Gómez, le propuso trabajar juntos y formaron un dueto. Allí comenzó su carrera en el país ibérico.

"Con Enrique (Masllorens) tenemos cada dos por tres la suerte para volver a recordar todo aquello en esa época, posterior a esos discos de los 70. Yo dejé la música para militar, yo fui un militante de la Juventud Trabajadora Peronista, Enrique fue el responsable político mío, y tuvimos una actividad importante en la política donde yo fui un militante convencido e intenté ser disciplinado y ordenado hasta que llegó la orden de abandonar al país. En ese momento uno no sabe muy bien qué va a ser con su vida. Cuando llegué a España iba a ser mozo, iba a ser un problema con la bandeja, me imagino, por suerte apareció Marián Farías Gómez. Todos esos recuerdos vuelven a mi corazón y muchísimas gracias para siempre a Marián que me rescató prácticamente de la calle, yo tenía una familia. Tuvimos mucho éxito, trabajamos mucho en las peñas sudamericanas en esos años en España".

Roque Narvaja mantuvo una militancia en consonancia con los "Sacerdotes del Tercer Mundo", donde convergían la unión del peronismo con el cristianismo y el contenido de sus canciones fue variando a medida que avanzaba su militancia.

Luego de su paso por La joven Guardia, el cantautor se decide a ser solista y graba discos como "Octubre", "Chimango", "Primavera para un valle de lágrimas", el EP "Menta Limón", canciones como "Amante de cartón" y "Santa Lucía", entre los más escuchados y reproducidos en las radios y programas de TV.

En cada tramo de la película se va descubriendo un gran trabajo de producción de la mano de Martín Esnaola y "Alfonsina al Mar cine" que nos conmueve con los extraordinarios testimonios de Enrique Masllorens, Marian Farías Gómez, Miguel Cantilo, Litto Nebia, Mario Antonelli, Jorge Duriez, Claudio Kleiman, Juan Gauna y Alfredo Rosso. Además podemos apreciar la obra de Roque Narvaja a través de la interpretación de músicos como Maxi Trusso, Patricio Villarejo, Pompón Gutiérrez, Jorge Pedro Fernández, Federico Scheuer, Julieta Rimoldi, Marcos Rocca, Lucas Giotta e Inés Vernet.

Así es que en la historia el arte de Roque Narvaja es interpretado por varios artistas con muy buenas versiones, sin embargo el propio compositor y autor no aparece tocando ni en imágenes de archivo y ni preparadas especialmente para el film.

"Fue una decisión de movida la de no utilizar material de archivo, y de que Roque no cante en la película. Queríamos una película nueva con testimonios y vital, una película de hoy sin imágenes de archivo. A Roque lo han versionado muchísimo, hasta Concha Buika hace poquito grabó ’Santa Lucía’, es impresionante, Los Enanitos Verdes grabando ’El extraño de pelo largo’, Los Violadores, grupos punk, solistas, muchas chicas haciendo versiones de temas de él, y me parecía interesante la vuelta de sus canciones en boca de nuevas generaciones que también los músicos se apropian. Yo quería mostrar toda esa amplitud y versatilidad que tiene el rock, todas esas versiones que no sean clip musicales sino que funcionen como música incidental", cuenta el director al respecto.

El homenajeado aparece charlando, caminando, probando instrumentos, incluso volando.

"Yo hace mucho que vuelo, 22 años largos, empezó como un hobbie. El vuelo se incorporó a mi vida como respirar. Hoy soy piloto profesional e instructor de vuelo. Vuelo todos los días. Soy un tipo agradecido porque he podido realizar muchos sueños. Mucho estudio, disciplina y sacrificio. Tuve que adaptarme a una cantidad de cosas, yo no fui a la universidad, termine el secundario y me quedé sin aula".

Hoy Roque está radicado en Rosario y sigue haciendo actuaciones en casinos y teatros.

Con respecto a su desarrollo como artista en la actualidad, cuenta que "de vez en cuando canto, lo que no estoy es mucho en los medios, por razones obvias: los medios están muy preocupados por mostrarnos cómo son las partes de las mujeres, hay muy pocos lugares para la cultura en general, cuando yo era más joven había programas de música y ahora no hay".

Y así, “volviendo su corazón atrás”, como él lo dijo, es que nos cuenta sobre varios de sus colegas y amigos que aparecen en la película. Cuando habla de Pappo demuestra una gran admiración y agradecimiento: "Pappo es mi ídolo total, fue muy generoso, me pasaba sus yeites de blues tocando en los baños de La Cueva, tocando en la casa de amigos. Me pasó unos secretos de guitarra, fue muy buen amigo". Cuando nos relata su relación con Litto Nebbia: "Fui el peor bajista de la historia de Litto Nebbia, yo tuve la idea de decirle que quería ser su bajista. Le pido públicamente disculpas otra vez porque yo no sé tocar el bajo. A mí me echaron de la banda de Lito y tenían razón porque yo era un papelón". También habló con mucho cariño de su amistad con Miguel Cantilo y Vitico.

Cuando Narvaja se refería a la película, hablaba tanto de su experiencia al formar parte de ella como del aporte cultural y social que puede dejar como legado.

"Sinceramente creo que esta película puede ayudar a alguien, a mucha gente, lo que dijimos, por qué lo dijimos, pero básicamente creo que estamos hablando de una generación que quería cambiar al hombre, quería hacer un hombre nuevo, un tipo generoso, un tipo apartado del materialismo del consumo, que piense en el otro, que no solo lo vea, que lo ayude y que de esa manera se ayude en una sociedad diferente, ese fue nuestro sueño, y creo que todavía es una asignatura pendiente. Creo que se va a imponer finalmente la necesidad de que la gente se mire nuevamente, que el hombre mire al hombre, y nosotros tal vez podemos tener esta actitud de nuestros años jóvenes donde eso fue tan importante que le dedicamos la vida y la pusimos en juego y lo volveríamos a hacer si las circunstancias así lo demandaran".

A su vez, el director, su tocayo Roque Catania, también se refirió a los artistas y la militancia política de la que participaban los más comprometidos en la década de los 60 y 70 y la visión histórica que atraviesa la mirada en el campo de la cultura. “El rock nacional estaba en deuda en tratar el tema de la militacia politica y cómo los rockeros se interesaban, porque la historia del rock cuenta que los rockeros eran flacos que se drogaban, a los que no les interesaba la política, que los llevaban presos por el pelo largo solamente y en el caso de Roque, como de muchos más, estaban realmente comprometidos”.

Desde LID le preguntamos sobre el rol del arte en la sociedad y de los artistas como actores sociales, si el arte podía estar separado de la política, si debía necesariamente ser político.

“Todo acto del hombre es político porque tiene consecuencias para los demás. El arte tienen que ser una expresión de lo que es la humanidad, por eso es tan grande y tan variopinto, pero algunos han pensado que puede ser una herramienta útil para la liberación del espíritu. Lo que pasa es que cuando uno renuncia a sí mismo, esto es algo de los conceptos del hombre nuevo, y sino mi responsable político, Masllorens me va a corregir, cambiándose uno a sí mismo es como cambia la humanidad. El que se libera a sí mismo está ayudando a liberar la humanidad".

Próxima proyección: miécoles 22, 15:40 hs, Village Recoleta







Temas relacionados

BAFICI   /    Cine documental   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO