Sociedad

Salud

Salud mental: una emergencia sanitaria

El Hospital San Martín es una muestra clara de que, por más que se haya aprobado la ley de Salud Mental en el año 2010 ( N 26.657), que pone en cuestión viejos paradigmas de atención, sin presupuesto y en las condiciones en los que se encuentran los hospitales de la región de La Plata, esta ley es casi letra muerta.

Lucía Rotelle

Psicóloga del Htal José Ingenieros - Delegada de ATE - Corriente de Izquierda por la Salud Pública

Viernes 31 de mayo | 22:43

Hace unos años se ha aprobado la ley nacional de salud mental( N 26.657), para poner en cuestión viejos paradigmas de atención. Teniendo por objeto asegurar el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas, y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental.

La ley garantiza el derecho a recibir atención sanitaria y social integral y humanizada, a partir del acceso gratuito, igualitario y equitativo a las prestaciones e insumos necesarios, con el objeto de asegurar la recuperación y preservación de su salud.

Asimismo el derecho a recibir un tratamiento personalizado en un ambiente apto con resguardo de su intimidad, siendo reconocido siempre como sujeto de derecho, con el pleno respeto de su vida privada y libertad de comunicación.

Pero sin presupuesto y en las condiciones en los que se encuentran los hospitales de la región de La Plata, lo cual no es más que un reflejo de la situación a nivel nacional, esta ley es casi letra muerta.

Los pacientes y usuarios tienen que estar hacinados, internados en los box de la guardia de clínica de admisión (camillas de admisión, no camas de clínica), con baños en condiciones deplorables, durmiendo en salas con cucarachas y ratas, lo cual pone en cuestión la atención desde una perspectiva de derecho.

En estas condiciones se trabaja e interna en el hospital HIGA San Martín, y hace tiempo los trabajadores del servicio de salud mental vienen reclamando. Porque brindan una atención en un servicio en situación de precariedad, y además trabajan en pésimas condiciones.

Los consultorios y dormitorios se encuentran en el subsuelo de dicho hospital, sin luz natural, ni ventilación, que se inunda cada vez que llueve, humedecido todas las instalaciones eléctricas, con el riesgo que eso conlleva. Ha llegado al extremo de caer agua de los porta lámpara del techo.

En esas condiciones atienden los trabajadores del área de salud metal. Donde la demanda externa es siempre una urgencia, pero las urgencias "internas" no son escuchadas, ni como demandas.

El hospital HIGA San Martín es un hospital de referencia provincial, y dentro de la región uno de los pocos que cuenta con internación y equipos de guardia de salud mental en el sistema público. Las condiciones estructurales del hospital en general y del servicio de salud mental en particular dificultan la accesibilidad de quienes necesitan de este servicio,vulnerando tanto el derecho de los pacientes como el de los trabajadores del equipo de salud. Dicha situación viene siendo denunciada en reiteradas oportunidades a las autoridades competentes (Ministerio de salud, dirección de hospitales, Subsecretaría de Determinantes Sociales de la Salud Física, Mental y de las Adicciones) así como a entidades reguladoras del ámbito (órgano de revisión de salud mental,jueces intervinientes); la respuesta hasta la fecha es de un silencio absoluto en los hechos.

Por eso esta demanda se vuelve urgencia para poder cumplir con todos los derechos de los pacientes .

Esta situación deplorable que viene desde hace años de la salud pública, se agrava teniendo en cuenta que el ajuste no cesará en la salud producto del acuerdo con el FMI, pactado entre oficialistas y opositores.

Por eso necesitamos una respuesta urgente. Y poder atender en un lugar acorde a las necesidades de pacientes y trabajadores.







Temas relacionados

María Eugenia Vidal   /    Salud mental   /    Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO