Juventud

VIOLENCIA POLICIAL

San Martín: la Policía Local reprimió con gas pimienta un festejo de egresados

Estudiantes del Comercial de Villa Ballester primero fueron atacados desde un edificio. Poco después los uniformados de Katopodis atacaron a los propios estudiantes que festejaban.

Jueves 8 de diciembre de 2016 | Edición del día

El colegio está ubicado en la calle Lacroze 113 de Villa Ballester. El último viernes, durante los festejos de egresados de los chicos de sexto año, se produjo un hecho particular: un joven desde un balcón que está frente a la escuela empezó a arrojar todo tipo de elementos (entre ellos un televisor LED) además de arrojar una piedra que impactó en un estudiante hiriéndole un brazo.

Hechos como éste ya se vieron en otras oportunidades. Hace poco en un festejo en la puerta de un colegio de Pilar también un automovilista se bajó con un palo para pegarles a los jóvenes que estaban en la calle festejando.

Todo el tiempo los jóvenes son estigmatizados y hasta reprimidos desde las propias instituciones educativas y por el Estado que los ubica en el lugar de descontrol, excesos y sin un proyecto claro. ¿El actuar del joven que arrojó cosas se puede enmarcar como un reflejo de estas presiones? Sería entrar en un debate en el que, de todos modos, se desconocen hasta el final las causas que lo llevaron a hacer esto.

Pero lo más grave de la situación, y a lo que medios como Clarín o el portal de noticias de la Zona Norte del Gran Buenos Aires le dedican a lo sumo un pequeño párrafo o directamente ni una palabra es que, con el pretexto de “calmar la situación”, la policía del intendente Gabriel Katopodis arrojó gas pimienta a los estudiantes que estaban festejando.

Como es costumbre, la Policía reprime, persigue y mete presos a los jóvenes que quieren divertirse. Se puede ver en los barrios todos los días y en incontables videos que circulan en Facebook.

En el comercial de Villa Ballester estudian los hijos de los trabajadores no sólo de esa localidad sino también de los barrios más pobres como José León Suárez y Barrio Libertador, ya que en esos territorios de San Martín cuentan con muy pocas escuelas.

En esos barrios es donde se vive la violencia policial de manera constante, y donde todos los vecinos ven la relación de la Policía con los narcos, los grandes desarmaderos de la zona (como salió a la luz hace pocas semanas que funcionaba uno en la comisaría de José León Suárez) y todo el entramado de delincuentes.

Hace unos días la Correpi presentó en la Plaza de Mayo un informe donde demuestra que cada 25 horas muere una persona (en su enorme mayoría jóvenes) a manos de las fuerzas represivas del Estado.

Es por esto que no es un hecho aislado que a los hijos de los trabajadores se los trate una vez más con violencia, represión y desprecio de parte de una institución podrida como la Policía.

Las y los estudiantes deben repudiar estos ataques y organizarse para que dejen de pasar por arriba sus derechos.







Temas relacionados

Villa Ballester   /    Policía Local   /    Gabriel Katopodis   /    Brutalidad policial   /    Secundarios   /    Violencia policial   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO