Política

ACTUALIDAD

Santa Fe: CFK baja su lista y se subordina al peronismo sojero y proyanqui de Massa y Perotti

El peronismo se unifica detrás de dos candidatos que son herencia de Reutemann y Obeid: Perotti y Bielsa. Suman al massismo de Grandinetti que apoya el golpe en Venezuela. La centroizquierda entra al juego de la unidad con el peronismo conservador y sojeros.

Lunes 18 de febrero | 23:38

Cristina ordenó en Santa Fe bajar las candidaturas de Cleri y Busatto a Gobernador y apoyar las listas de Bielsa y Perotti en la alianza “Juntos” que integrará también el massismo. Se subordinan al peronismo conservador de cada provincia para mantener una alianza de cara a las presidenciales de 2019 con los mismos sectores que fueron cómplices del ajuste macrista.

Con el pretexto de la “unidad contra Macri”, el peronismo y el kirchnerismo se unifican tras el rostro sojero y reutemmista. Los que ayer eran traidores, rápidamente se convirtieron en aliados.

La centroizquierda rosarina, con los referentes Carlos Del Frade y Juan Monteverde de Ciudad Futura, llama a votar a María Eugenia Bielsa que participará en esta interna.

El pasado y presente de las figuras del PJ demuestran que no tienen nada para ofrecerle al pueblo trabajador y pobre.

Un presente que los condena

Es sabido que el macrismo no contó nunca con mayoría parlamentaria en ninguna de las cámaras nacionales. Fue siempre una minoría que necesitó de los votos de los distintos sectores del peronismo para lograr las leyes de ajuste. Entre quienes estuvieron dando su apoyo a esas leyes estuvieron Massa, Grandinetti y todo el Frente Renovador.

En esta categoría, el diputado nacional Omar Perotti y actual candidato a Gobernador de Santa Fe cumplió y cumple un rol esencial totalmente coherente con su historia.

La herencia menemista que quiere volver

La carrera política de Perotti comenzó como intendente de la importante ciudad de Rafaela en el departamento de Castellanos. Esa gestión mereció en 1995 el “Premio Nacional a la Calidad Total” otorgado por el Presidente Carlos Saúl Menem.

Poco después fue también ministro de Agricultura, Ganadería, Comercio y Servicios bajo el gobierno de Jorge Obeid. En 1996, ya como ministro de la Producción, fue un férreo defensor de la gran estafa conocida como la privatización del Banco de Santa Fe mediante el decreto provincial 1.418, pasando a las manos de los hermanos Rohm.

Perotti fue el encargado de dirigir el proceso privatizador como presidente de la entidad, lo cual implicó para la provincia un costo de U$S 1.000 millones. Algunas estimaciones calculan que con ese dinero se podrían haber construido casi 2.700 centros de salud, 337 escuelas nuevas, pavimentar el 85 % de las rutas primarias, o 35 hospitales de alta complejidad.

Pero el plan privatizador comenzó en 1994, bajo el gobierno de Carlos Alberto Reutemann. Más de una década después, durante el conflicto por la resolución 125, rompió con el kirchnerismo para alinearse con la Sociedad Rural que prometía desabastecer el país.

Su actual competidora interna en las PASO del Partido Justicialista, la arquitecta María Eugenia Bielsa, era funcionaria de dicho gobierno.

La arquitecta tiene el triste mérito de haber sido parte de la gestión reutemmista también en el trágico diciembre de 2001 cuando nuestra provincia sumó la mayor cantidad de asesinados por la Policía bajo mando provincial, entre ellos, Pocho Lepratti.

El mismo cargo ocupaba en 2003, cuando el desborde del Río Salado se cobró la vida de 23 víctimas en Santa Fe según las cifras oficiales y 160 según organizaciones de familiares.

Te puede interesar: Bielsa, la arquitecta del peronismo permanente

Al servicio de Estados Unidos y la Corpo

También como Senador, pero ya en épocas macristas, Omar Perotti fue un verdadero opoficialista.

A pocos meses de asumido el gobierno de Macri, en marzo de 2016, el santafesino fue uno de los que dio su voto positivo para el pago de los fondos buitres. Al mes siguiente, el gobierno pagó casi U$S 10.000 millones a los buitres.

Te puede interesar: Infografía voto a voto los “Senadores Buitre”

Al poco tiempo, volvió a brindar sus servicios al macrismo aprobando los pliegos de Carlos Fernando Rosenkrantz y Horacio Daniel Rosatti para integrar la Corte Suprema de Justicia de la Nación, quienes poco después, aprobaron el repudiado fallo del 2x1.

En septiembre de 2017, Perotti batió un récord de sumisión al imperialismo, votando en menos de ocho minutos a favor de Lewis y Benetton para dejar caer la Ley 26.160 que frenaba los desalojos contra los pueblos originarios, y a favor de la Armada de los Estados Unidos contra la soberanía nacional al permitir el ingreso de tropas norteamericanas para ejercicios combinados con el Ejército y la Marítima argentina.

Apenas dos meses atrás, a fines de 2018, la Cámara de Senadores sancionó la ley que modificó la regulación de fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y papel de diarios. Reutemann y Perotti votaron a favor de Clarín y La Nación dejando en manos de Papel Prensa la decisión de cuánto le costará el papel al resto de los diarios del país.

Amigo de Trump y el golpismo venezolano

Pero si hay un candidato dentro de la interna del Partido Justicialista de Santa Fe que es orgullosamente proimperialista, es Alejandro Grandinetti, hasta ahora referente del Frente Renovador de Sergio Massa.

Al igual que Perotti, fue uno de los diputados que votó a favor del pago a los fondos buitres. Hasta acá no destacaría mucho entre pares. Pero hace menos de una semana, el actual diputado y secretario de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto del Congreso de la Nación, se reunió con Elisa Trotta Gamus, la embajadora designada en Buenos Aires por el golpista Juan Guaidó y excolaboradora del diputado cambiemista por la Provincia de Buenos Aires, Manuel Ángel Mosca.

En declaraciones radiales al programa El ojo de la tormenta, el diputado nacional massita confesó que dicha reunión fue coherente con las posiciones que defiende desde hace tiempo sobre la realidad venezolana, con un libreto absolutamente indiferenciable al trumpismo de Macri.

Del cónclave progolpista y proimperialista participaron también Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa y la diputada nacional Carla Pitiot, también massista. El compromiso de Massa y Grandinetti ante la embajadora golpista fue la de colaborar en presionar a países como Uruguay para que cese en su propuesta de diálogo y adhiera a la declaración del Grupo Lima.

La unidad… contra las mujeres

Las mujeres de la provincia de Santa Fe son tal vez las más agraviadas con esta unidad del peronismo santafesino que ha decidido darle la espalda a sus derechos democráticos y reproductivos básicos.

En la votación por el derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo el senador Perotti se abstuvo y el diputado Grandinetti votó en contra. El diputado massista llegó a sostener que se niega "a pensar que podemos descartar una vida simplemente por un derecho de la mujer".

Pero la arquitecta María Eugenia Bielsa, más allá de su condición de mujer, no es una aliada de la marea verde.

En 2007, hacia fines de su mandato como vicegobernadora de Santa Fe, murió con apenas 19 años Ana María Acevedo.. Tras el escándalo que tenía contra las cuerdas a la ministra de Salud de aquel momento, Bielsa salió a respaldarla y en 2011 peleó para que ocupe un lugar desatacado en la lista de diputados nacionales del PJ.

Unir a los pañuelos celestes y los pañuelos verdes no solo es incorrecto e imposible, sino que garantiza, más temprano que tarde, la imposición de los antiderechos.

Una unidad que duele a las y los propios

El argumento de que “hay 2019” en referencia a la contienda electoral que se avecina y renovará no solo los espacios legislativos, sino las gobernaciones y la presidencia, por simple no dejó de repetirse y en parte ser efectivo.

Muchos y muchas, desencantados con el gobierno nacional, incluso quienes en algún momento habían dejado de apoyar el proyecto kirchnerista, sintieron la esperanza de que se podía poner un freno a la derecha por la vía electoral, y que los y las candidatos, expresarían claramente esa resistencia.

Pero a medida que se acercan las definiciones electorales vemos cómo la conducción kirchnerista le da la espalda a la esperanza de millones de sus seguidores y apuesta a una unidad totalmente subordinada a candidatos de pasado menemista y presente bastante macrista, que sin tapujos, declaran para quien quiera oír, que ni siquiera pretenden volver a la situación anterior.

Es por ello que la zozobra entre sinceros y sinceras antimacristas o antineoliberales abunda por estos días.

Más aún al ver que las variantes de la centroizquierda del FSP de Del Frade y Ciudad Futura de Juan Monteverde apoyan a Bielsa adentro del PJ y jugar dentro de la misma interna en la intendencia de Rosario. Esto no puede más que generar desánimo también en este sector del campo popular.

El Frente de Izquierda planteó que esta unificación es una unidad conservadora que se convierte en la reedición de la Unidad Democrática ya que integra a los que están apoyando a los golpistas pronorteamericanos en Venezuela, a los sojeros del lock out agrario del 2008 y a los que avalaron el pago a los Buitres.

El referente del FIT, Octavio Crivaro además salió al cruce de la centroizquierda de Del Frade y Monteverde cuestionando su apoyo a este armado y llamándolos a que apoyen a la única lista que no defiende empresarios y enfrenta la injerencia imperialista de Estados Unidos en América Latina.

La crisis sigue abierta y promete profundizarse bajo las manos del FMI. La única fuerza que se propone desde ahora fortalecer una salida con un programa independiente para luchar junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud que serán sometidos a nuevos y más profundo agravios es el Frente de Izquierda.







Temas relacionados

Peronismo Federal   /    Carlos Alberto "Lole" Reutemann    /    Omar Perotti   /    Peronismo   /    Kirchnerismo   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Sergio Massa   /    Santa Fe   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO