Economía

Se profundiza la caída del consumo minorista

Martes 9 de septiembre de 2014 | Edición del día

En los primeros 8 meses del año las ventas acumulan una baja promedio de 7,6% anual y más comercios están optando por cerrar o mudarse frente a las dificultades para hacer frente a los costos crecientes. Los consumidores se muestran más cautelosos al momento de endeudarse y cada vez hay más tarjetas de crédito con saldos insuficientes, mostrando un agotamiento de la capacidad de tomar deudas.

Esta baja del consumo es el peor resultado en 5 años y ocurre como una realidad inevitable, pese a los intentos de los comerciantes de ofrecer liquidaciones anticipadas, descuentos, facilidades amplias de pago, etc.

A pesar que las ventas del Día del Niño suelen mejorar la actividad, esta vez, solo fue en sectores muy focalizados de productos. La vuelta de las 12 cuotas sin interés que está acordado el gobierno con las tarjetas de crédito difícilmente revierta este panorama.

Las bajas más profundas ocurrieron en: ‘Inmobiliarias’, donde la actividad de compra venta es casi inexistente, en ‘Neumáticos’ con una caída de 16,8%, y en ‘Electrodomésticos’ (-16,3%). Pero todos los rubros tuvieron caídas profundas.

Incluso esta baja del consumo se sintió fuerte en rubros más inelásticos a los movimientos del ingreso o a lo que sucede con la confianza de los consumidores, como es `Alimentos y Bebidas. Las cantidades vendidas finalizaron el mes con una baja anual de 3,8%. En general el público sacó productos de su canasta, eso se notó en gaseosas o jugos, y se volcó a los productos del programa precios cuidados o a segundas y terceras marcas.

Como ya anticipamos en ID, la reducción del poder adquisitivo del salario, en un año en el cual la inflación crece por encima de las paritarias, se hace sentir en el consumo. Encima vuelven a aumentar las tarifas y el gas sube un 600%. A la vez, que el deterioro del empleo con las suspensiones y despidos, hace lo suyo minando la confianza de los consumidores al momento de endeudarse.

El hecho que caiga el consumo de productos básicos como alimentos, es un síntoma más de que estamos ingresando a un momento delicado de la recesión económica. Los bolsillos de los trabajadores no dan para más. Al contrario de lo que dicen algunos sindicalistas alineados con el oficialismo, se hace cada vez más urgente la reapertura de las paritarias.







Temas relacionados

Salarios   /    Consumo   /    Inflación   /    Economía argentina   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO