Internacional

MÉXICO

Se realizó la Cuarta Asamblea General Interuniversitaria

El sábado 8 de noviembre con la participación de más de 70 escuelas se realizó la Cuarta Asamblea General Interuniversitaria (AGI) en la Benemérita Escuela Normal de Maestros.

Martes 11 de noviembre de 2014 | Edición del día

Cuando se dio formal inicio a la asamblea la misma votó como orden del día abrir los puntos de información, balance general y plan de acción, en ese orden. Una a una fueron desfilando las vocerías para verter la información de sus asambleas –en particular la reciente jornada de lucha y paro– y plantear sus respectivos resolutivos. Entonces tocó el turno al punto de balance general.

La necesidad de una nueva jornada de lucha

Una de las primeras Intervenciones fue la del vocero Aldo Santos, normalista del Distrito Federal.

Santos destacó la trascendencia del proceso abierto por la desaparición de los 43 normalistas, y presentó la propuesta de su escuela: jornada nacional de lucha el miércoles próximo, instalación de un plantón en el Zócalo donde los 4.000 normalistas de la ciudad de México dieran clases públicas –“el gobierno ha convertido al Zócalo en un gran estacionamiento, hagamos del mismo una gran escuela pública” – y realización de un gran Encuentro nacional de organizaciones obreras, estudiantiles, campesinas y populares el siguiente fin de semana, que sirva para preparar el paro del 20 de noviembre. Terminó su alocución leyendo el emotivo saludo de un alumno de 1er grado de secundaria, en solidaridad con los normalistas.

Habían pasado ya cerca de 15 vocerías cuando tocó el turno a los representantes de la normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa. En su participación los normalistas plantearon la necesidad de unificar fuerzas para golpear como un solo puño, además de llamar a la AGI votar una virtual adhesión al plan de acción que éstos comentaron “ya tenían elaborado”. El mismo incluye, entre otras cosas, acciones como la toma de aeropuertos e impulsar una coordinadora estudiantil, entre otras.

Si bien por un momento la propuesta de los normalistas fue acogida por la asamblea que en su gran mayoría con júbilo desbordado llamaba a votar la propuesta de los normalistas, más de una vocería y participantes a título personal se pronunciaron por la necesidad ineludible de seguir con el punto de balance.

Lamentablemente la mesa pretendió pasar por encima de la asamblea, que ya había resuelto de antemano dedicar un importante espacio a la discusión de balance.

En este sentido una de las distintas mociones que se plantearon fue la de uno de los voceros de la Asamblea de UACM del Valle que llamó a respetar la asamblea, evitar la polarización y seguir con la dinámica que hasta ese momento se llevaba ya que la AGI estaba compuesta de distintas asambleas locales que habían votado resolutivos a los que debían acatarse. De esa forma se garantizaba que la experiencia política de las asambleas locales se siguiera desarrollando en vez de romperla por votar un plan de acción –el de los normalistas– sin discusión.

Finalmente se continuó con la dinámica pero ya se había perdido un importante tiempo para la discusión. Hasta antes de la participación de los normalistas aún restaban bastantes participaciones de las escuelas y de quienes habían pedido la palabra en ese punto.

Por la unidad con los trabajadores

Algunas de las siguientes participaciones –en particular la de los militantes del MTS– hicieron eco en la necesidad de masificar el movimiento haciendo enlace con los sindicatos agrupados en la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), el magisterio democrático agrupado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); así como los sindicatos universitarios y del sector educativo incluido el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con el fin de convocarlos a parar este 20 de noviembre, día en que se está convocando a un paro nacional.

En ese sentido, Sergio Moissen planteó que es muy posible que el día 20 de noviembre el sindicato de telefonistas que dirige Martín Hernández Juárez pare totalmente, hecho que sería histórico. Motivo por el cual era necesario hacer un comunicado para hacer brigadas masivas a los centros de trabajo y que a su vez, éste pudiera ser llevado a los periódicos. En dicho comunicado la AGI tendría que llamar los sindicatos, incluido telefonistas, a que paren junto con los estudiantes.

En una de las participaciones Yara, de la Facultad de Ciencias Políticas argumentó que se debía plantear desde ahora una salida más profunda que diera respuesta al sentir popular, ya que no bastaba con decir “que se vaya Peña” o “que se vayan todos” sino que era necesario confluir con las aspiraciones democráticas de las masas que se están movilizando y de otros sectores que se movilizarán si la lucha sigue en ascenso.

Para ello propuso de impulsar una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, la cual solo se podría concretar a partir de la movilización en las calles y la incorporación de los trabajadores y sus organizaciones a esta lucha.

Luego de aproximadamente 4 horas de punto de balance, la mesa procedió a hacer un resumen de las distintas intervenciones. En el balance la AGI enfatizó los aspectos de crisis del régimen político, repudió las declaraciones de Murillo Karam, y orientó la denuncia no solo hacia el gobierno, sino a los partidos políticos institucionales, y el conjunto del estado.

Plan de acción

Cuando la mesa hizo la síntesis de las propuestas vertidas, resultó que las mismas eran alrededor de dos decenas.

Varias escuelas adherían a la propuesta de impulsar una Coordinadora Nacional estudiantil, en tanto que había una discusión abierta en torno a si convocar a un Encuentro Nacional Estudiantil o bien un Encuentro de Organizaciones Obreras, estudiantiles, campesinas y populares, que es lo que plantearon distintos voceros y que sostenemos desde el MTS. En ese contexto, hubo escuelas que plantearon la cuestión de la Asamblea Constituyente.

La discusión ya se había empantanado en varias ocasiones y siendo las 10 de la noche varios voceros de asamblea se habían retirado.

Tanto la mesa –en donde estaban integrantes de organizaciones estalinistas– como un sector heterogéneo que destacó por su defensa de las acciones aisladas de la última semana, torpedearon la asamblea.

Distintos voceros plantearon que la discusión no podía seguir ya que había poca representatividad –se habían retirado alrededor de la mitad de las escuelas–, que las resoluciones a que se llegasen no expresarían el sentir de la base estudiantil, y que se pasara para el domingo a la mañana.

Sin embargo, la mesa y los sectores que defienden acciones aisladas se negaron a ello. Finalmente un sector conformado por voceros de cerca de 15 escuelas y distintas corrientes políticas, leyó un pronunciamiento llamando a suspender la asamblea y continuarla el lunes a las 12 horas en la UAM Xochimilco.

Sergio Moissens, referente del MTS, planteó la necesidad de la unidad de la AGI y el movimiento estudiantil, que no había condiciones para garantizar la discusión y un plan de acción discutido de forma realmente democrática, para lo cual había que convocar a una nueva AGI de forma urgente, cuestión que nuestros compañeros voceros de escuela consultaron con los integrantes de sus asambleas.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO