Sociedad

SOCIEDAD Y POLÍTICA

Seis meses de acampe de las comunidades originarias

Se cumplió medio año del acampe que los pueblos originarios formoseños mantienen en la Ciudad de Buenos Aires. La diputada nacional y candidata a vice presidenta Myriam Bregman, asistió junto a organismos de derechos humanos a la conferencia realizada en el acampe.

Mariano Alvarellos Diez

Estudiante de Derecho de la UBA / Miembro del CeProDH

Sábado 15 de agosto de 2015 | Edición del día

Foto: Reinaldo Ortega

Se sumó un nuevo mes de acampe de los pueblos qom, pilagá, wichí y nivaclé en el centro porteño. Ante la falta de respuestas satisfactorias, se convocó a una conferencia de prensa en la carpa junto a organismos de derechos humanos para denunciar la falta de resolución del conflicto e incitar nuevamente al diálogo al gobierno nacional.

Félix Díaz, referente de la lucha que ya lleva años, denunció que para los que están acampando "es una tortura vivir acá" debido a la falta de condiciones sanitarias, los riesgos a los que están expuestos y las enfermedades que sufren. "Nos atienden mal por ese racismo hacia la vida de los pueblos indígenas. Tantos hermanos wichí, pilagá, qom, nivaclé, tenemos ese maltrato que nos hace el Estado como indígenas por solo ponernos de pie contra este sistema".

Myriam Bregman, diputada nacional y candidata a vicepresidenta por el Frente de Izquierda, y Alejandrina Barry hija de desaparecidos y candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, ambas reconocidas militantes por los derechos humanos e integrantes del CeProDH, se acercaron a la conferencia de prensa para solidarizarse con la lucha de los pueblos indígenas y brindar apoyo desde la banca en el Congreso Nacional y desde lo profesional a través del CeProDH.

Félix Díaz denunció que hace unos días recibieron la notificación de que el gobierno de Formosa y el gobierno nacional están pidiendo el levantamiento de una medida cautelar otorgada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que garantiza la integridad física para la comunidad Potae Napocna Navogoh. De esta manera se retiraría la Gendarmería Nacional dejando vía libre al accionar de la policía provincial, porque según los gobiernos “los problemas estarían resueltos”. “Lo que (ahora) está en discusión es la seguridad física de los miembros de la comunidad Potae Napocna Navogoh, para que la medida cautelar siga vigente y pueda proteger mínimamente nuestra integridad física para que podamos volver a nuestros territorios con esa seguridad”.

Una lucha en defensa de la vida

La mesa estaba compuesta por Félix Díaz, Jorge Palomo, Nora Cortiñas, Pablo Pimentel y referentes wichi, nivacle y qom. Las principales críticas las recibieron el gobierno nacional, quien se niega a recibir a los hermanos que están acampando y el gobierno provincial de Gildo Insfran. Tuvo mención especial el Secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, por haberse comprometido a destrabar el conflicto pero que continúa sin dar respuesta e incluso se acercó hace poco más de un mes al acampe a pedir que no se realice una marcha que estaba programada “para no entorpecer el conflicto”.

Félix Díaz y Jorge Palomo mencionaron el maltrato que reciben del gobierno y reclamaron por los derechos que ya están reconocidos en la constitución nacional y en leyes nacionales como la 23.302, la 24.071 o la 26.160.

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo, continuó la denuncia al gobierno nacional: "El gobierno se está apropiando día a día de esas tierras que son la vida de nuestros hermanos que van haciendo una lucha muy dolorosa y creo que es hora de que el gobierno se dé cuenta que no puede dejar esta etapa así, porque ¿qué van a decir? ¿que la culpa es de antes o de después?, la culpa es de estos años también donde fueron permitiendo, le abrieron las puertas a empresas que nos envenenas la tierra, los árboles el agua y provocan nacimientos deformes, muertes de cáncer de forma prematura y están desperdiciando la vida sana de este país".

La histórica luchadora por los derechos humanos concluyó convocando a mantener y fortalecer la lucha "tenemos que seguir luchando con los brazos en alto y decir que no nos vencerán y que el ejemplo que hay en estas carpas tiene que darnos ánimo para no abandonarnos ni un momento, (…) para que sean atendidos como corresponde porque no están pidiendo nada que no sea de ellos".

Pablo Pimentel, de la APDH La Matanza, llamó a la reflexión a los organismos de derechos humanos que están “en el rol de no criticar absolutamente nada de lo que está pasando de los derechos humanos violados en democracia”. “Lo que está pasando acá es inconcebible (…) no podemos tolerar actitud sesgada, discriminatoria, inentendible de la presidenta y todo su gabinete y todos sus funcionarios”, agregó.

“Esto se resuelve de fondo devolviendo las tierras y terminando la persecución moderna, que ahora hacen los feudos, con los lideres que tienen el tupé de pararse y defender sus derechos que es enjuiciarlos a tal punto para meterlos presos”. Finalizó Pablo Pimentel.

Por su parte Felix Díaz denunció que “la manipulación y la violación de los derechos humanos sigue sucediendo en los territorios indígenas. Yo tengo causas penales abiertas, también tengo causas civiles por usurpación. Esta persecución que hace Gildo Insfran, trata de silenciar nuestros reclamos”.

Y agregó "esta lucha no es solo por los pueblos indígenas, es una lucha en defensa de la vida, en defensa de nuestra madre tierra y eso es lo que queremos hacer llegar a nuestras autoridades tanto del senado, diputados, poder judicial, poder ejecutivo para salir adelante es a través del diálogo."







Temas relacionados

Félix Díaz   /    Wichí   /    Qom   /    Pueblos originarios   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO