Mundo Obrero

PETROLEROS

Shell persigue a activista en la refinería de Dock Sud

La multinacional petrolera quiere sancionar a un trabajador por pegar carteles contra la reforma previsional. Se trata de Gustavo Michel, quien fuera reinstalado por la justicia luego de una larga lucha.

Lunes 22 de enero de 2018 | 00:58

La multinacional petrolera Shell, continúa la misma línea que llevó adelante su ex Ceo, Juan Aranguren, actual ministro de Energía del Gobierno de Cambiemos. Además de aplicar un brutal ajuste contra los trabajadores y sectores populares y de regalar un aumento en el precio del combustible a las compañías petroleras, Shell, persigue a activistas dentro de la planta del Polo Petroquímico de Dock Sud.

“Hace unos días, la empresa Shell por medio de cartas documento expresó que me apercibirán severamente por pegar carteles bajo la excusa que dañaron portones. La realidad es que estaban adheridos con cola vinílica y eso no daña. También me acusan de saltar molinetes, algo absolutamente alocado cuando sabemos que no funcionan. Y otra de las falacias que me tiran es que me ausenté de mi puesto de trabajo. Los operadores tenemos radio y ante cualquier emergencia o maniobra de rutina nos conectamos con el sector de supervisión”, contaba Gustavo Michel, referente de la agrupación Naranja Petrolera en el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, para explicar los hechos a este diario.

Para el petrolero Michel, la multinacional que dirige Teófilo Lacroze quiere apercibirlo de manera irrisoria: "Con una sanción, quieren callar la voz de quienes nos oponemos al ajuste del Gobierno de Cambiemos, a los maltratos de la empresa, a quienes denunciamos las pésimas condiciones de seguridad y salubridad. Después la empresa nos viene a hablar de los actos de buena fe como si trabajar en esas condiciones no atentara contra la vida de los trabajadores".

Antecedentes de la “buena fe” de Shell y el sindicato

Hace meses atrás, en vísperas del aniversario por la desaparición de Julio López y en el marco de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, en la misma refinería aparecieron algunas pintadas que aludían a la Triple A sobre stickers conmemorativos, pegados por integrantes de la agrupación Naranja, que aludían directamente a la Triple A. Sucedió en dos oportunidades y tanto la multinacional como el sindicato dirigido por Alberto Roberti, nunca se pronunciaron sobre estos hechos aberrantes. Tampoco hubo sanciones.

Te puede interesar: Shell: nuevos mensajes intimidatorios celebran las desapariciones de López y Maldonado

En el año 2016, Shell, dejó que ingresara a la planta del doque, una patota sindical el mismo día en el que se daba una elección, que fue calificada escandalosamente fraudulenta en la que el sindicato proscribió a la única lista opositora. A los pocos meses, el mismo Ministerio de Trabajo, con la firma de Tomada, confirmó el fraude electoral de Roberti, dando la razón a los integrantes de la lista Naranja. Ante esto, tampoco hubo apercibimientos.

Seguir peleando codo a codo junto a otros sectores

La realidad supera las maniobras de la empresa con la complicidad del gremio y ambiciona tapar los graves problemas de seguridad que suceden en la refinería con sanciones irrisorias a los activistas, para que como bien expresa Michel, "nos callemos y miremos hacia otro lado. Los que salimos a pelear, integrantes de una agrupación consecuente que se plantó contra los despidos en el año 2014 con el dominio de Aranguren, seguiremos denunciando a la dirección de Teófilo Lacroze, los atropellos de la empresa, como también la falta de libertad sindical. Seguiremos enfrentando el ajuste y peleando en las calles como lo hicimos al calor del 18 de diciembre contra la Reforma Previsional. Seguiremos pelando codo a codo, junto a otros sectores".

Cierto es que los apercibimientos son una muestra más de la política persecutoria y antisindical hacia Michel por ser un reconocido activista que luego de haber sido despedido en abril de 2014, reinstalado luego de una enorme lucha por orden judicial en un fallo que fue ratificado en, por lo menos dos oportunidades.

Te puede interesar: Indomables frente a Shell y Aranguren

Muchachos, “saltar un molinete” o pegar un par de carteles no son actos de perjudican la “buena fe” de nada. Pero claro, son hechos que afectan a la clase empresaria que sale más que beneficiada con las políticas de ajuste que van a en contra de los trabajadores y precarizan sus condiciones laborales.

Quejate, no te quedes con la bronca. Es hora de organizarse y salir a pelear.







Temas relacionados

Agrupación Naranja Petrolera   /    Petroleros   /    Juan José Aranguren   /    Avellaneda   /    Shell   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO