Economía

Si hay pobreza que no se note

Jueves 11 de septiembre de 2014 | Edición del día

Fotografía: DYN

Según indica la encuesta del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia para 2013, dependiente de la Universidad Católica Argentina (UCA) en los últimos dos años, como consecuencia de la suba de precios y del menor nivel de actividad económica, se agravó la situación de la niñez. El 42,6% de los chicos del Gran Buenos Aires viven en la pobreza y son más de 1,3 millones de menores de 18 años que no acceden a bienes básicos; 290.000 son indigentes; en todo el país, el índice es de 38,8%. En la población urbana total, la pobreza llega al 27,5%, según el mismo trabajo.

El gobierno a través de sus funcionarios salió al cruce inmediato. Capitanich afirmó que la pobreza tuvo “una reducción abrupta e intensa” en la última década y Kicillof dijo “Es insostenible decir que hay más pobres que en 2001”. Sin embargo, otros estudios privados, como el que acaba de publicar la FIEL, indican que el costo de la Canasta Básica Alimentaria de la Ciudad de Buenos Aires por adulto equivalente (CBA) –la cual determina la línea de indigencia-alcanzó a $932 en tanto que el de la Canasta Básica Total –que determina la línea de pobreza- ascendió a $1703. Si se considera una familia tipo de cuatro miembros, el costo de la CBA para ese hogar se ubicó en agosto en $2882 y el de la CBT a $5262. Un valor por encima de los $4716 del salario mínimo. Respecto a agosto del año pasado, se requieren $ 1668 pesos adicionales para que una familia tipo cubra la canasta de pobreza.

El último informe publicado por el Indec indicó que la pobreza alcanzaba al 4,7% de la población del país en los primeros seis meses del 2013. Desde ese momento, no hubo más cálculos al día de hoy. Según los funcionarios esto obedecería a una readecuación de la metodología de cálculo, comenzando por la actualización del índice de precios, como también al articular un enfoque multicausal de la pobreza. Esperemos se incorpore a este cálculo el problema de la vivienda. En los últimos 4 años, sólo las villas porteñas crecieron un 70% y más de 3 millones de personas no tienen una vivienda propia en todo el país.

Las controversias sobre las estadísticas oficiales no son nuevas. Hace poco lo vimos con los datos del poder adquisitivo del salario, ahora sucede con la pobreza. Sucede que en los últimos años hay un quiebre en lo que fue la primera etapa del modelo en donde los indicadores sociales mostraban una mejoría en relación al “infierno” del 2001. Si bien aún no llegamos a cifras similares, la persistente inflación, el deterioro del empleo, la falta de acceso a la vivienda propia, la crisis del sistema de salud y educativo, vuelven a aflorar como los grandes problemas estructurales del país pendientes.







Temas relacionados

Presupuesto 2015   /    Indigencia   /    Pobreza   /    Salario   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO