Política

BAHIA BLANCA - CORONAVIRUS

Sin GPS: el Gobierno de Gay prepara la apertura de bares y restaurantes en Bahía Blanca

Los casos activos de Covid-19 siguen aumentando, el intendente reconoce que no se están realizando los testeos recomendados por los infectólogos especialistas mientras prepara la apertura de bares y restaurantes.

Jueves 23 de julio | 14:59

Hace varias semanas los casos de Covid-19 positivo en la ciudad van en aumento y la discusión de retrotraer o avanzar de fases pareciera ser la única medida con la cual puede combatirse la pandemia. El intendente Héctor Gay en una entrevista en el diario La Nueva hizo declaraciones que revelan cómo se encuentra el sistema sanitario y cuál será la política del municipio a mediano plazo.

“El sistema de salud es el mismo que hace 25 años”

Uno de los problemas fundamentales que el intendente naturaliza es que en 25 años no hubo de parte de ningún gobierno ni peronista ni macrista una política para fortalecer y ampliar el sistema sanitario público. 

En Bahía Blanca hasta el momento hay 429 casos de coronavirus con 250 casos activos y el tiempo de la duplicación de casos es de 17 días. La preocupación de la saturación del sistema sanitario es una realidad que se empieza a poner en escena. La Asociación de Profesionales del Hospital Penna manifestó en un comunicado público su “enorme preocupación por la situación epidemiológica - sanitaria” y que “es necesaria mayor presencia del Estado realizando promoción y prevención en las calles, cuando las fases se van liberando y, el despliegue de un Plan para la detección del Covid.”

Con respecto a las camas ocupadas para Covid-19 según datos oficiales del municipio se estarían utilizando el 27% . En cuanto a respiradores, son 21 los que están en uso actualmente por pacientes que padecen coronavirus, de un total de 142. El total de las camas UCMA es de 137 y hay 5 ocupadas hasta el día de hoy.

“¿Para qué nos sirve hacer 200 testeos por día si no tenemos capacidad de procesamiento?”

El intendente abiertamente dijo que no realizan los testeos recomendados por los infectólogos ya que el hospital Penna tiene solamente la capacidad de analizar 72 muestras por día, y algunos más en el sector privado. Además se comienza a analizar no solo a nuestra ciudad sino también a la zona. De esas 72 muestras alrededor de 30 son para la región. En estas circunstancias el municipio planea abrir las diferentes ramas de la economía en la ciudad.

Según Gay de los 400 contagios que hay, el 80% “no necesitaron atención médica” y se aislaron. Sin embargo, al no tener datos certeros sobre las personas con Covid-19 positivo podemos pensar que fueron aún más y esta sería una condición que permitiría “respirar” al sistema de salud.

Por otro lado, reconoció que las obras sociales, tanto las públicas como las privadas no cubren los PCR y esto profundizaría la incapacidad de procesamiento de los test. No hubo ningún tipo de cuestionamiento hacia las obras sociales, no solo dejan a la deriva a los trabajadores con Covid-19 positivo sino que los fondos de las obras sociales estatales como, por ejemplo, el IOMA van directamente para financiar a las clínicas privadas como lo dictaminó Kicillof. La incertidumbre de tener o no tener Covid-19 en esta crisis económica y sanitaria la tiene que responder el bolsillo del trabajador.

“Todo el mundo está preocupado por el recurso humano porque se le caen soldados, como decimos, en esta guerra”

Esta metáfora desafortunada utilizó el intendente Gay refiriéndose a los trabajadores de la salud con Covid-19 positivo. Hay que aclarar que no son soldados, ni hay una guerra, en realidad son trabajadores cada vez más precarizados que se encuentran en la primera línea en enfrentar esta pandemia.

El aumento de los contagios de los trabajadores de la salud es preocupante. En el Hospital Posadas, en una semana de diferencia, se registraron 104 casos nuevos contabilizando un total de 262 positivos y unos 1135 trabajadores que se tuvieron que ser aislados. En el hospital Garrahan hasta el momento hay 122 trabajadores de la salud con Covid-19. En Bahía Blanca, el último hecho de estas características ocurrió por un brote en el Hospital Municipal y se tuvo que cerrar parte del sector no Covid de terapia intensiva y aislar a unos 30 trabajadores de la salud.

“Un detalle técnico”

No solamente confirmó la desidia estructural del sistema sanitario sino también que hay poco personal de la salud para dar respuesta. Un “detalle técnico” a tener en cuenta, según Gay, fue que un hospital privado se quejó porque hubo una convocatoria de enfermeras por parte de los hospitales Municipal y el Penna y algunas renunciaron porque el régimen horario es distinto.

En el público trabajan 6 horas y en el privado 8 horas básicamente por el mismo sueldo, explicó el intendente. Cabe aclarar que esto no es un “detalle técnico” sino un eufemismo para no decir precarización laboral. Ya los trabajadores de salud hace unas semanas protagonizaron medidas de lucha contra el pago de aguinaldo en cuotas.

“No tenemos la conducta de los alemanes”

A pesar de remarcar la desidia política de más de 20 años sobre el sistema sanitario, no dudó en cargar con responsabilidad de los contagios a la sociedad civil al decir que “No tenemos la conducta de los alemanes” al hablar sobre los cuidados básicos como el uso de tapabocas, el lavado de manos y las juntadas recreativas.

Hay que remarcarle al intendente que una diferencia fundamental es que en Argentina hay una precarización laboral estructural y una pobreza que llega al 40% y va en aumento. En este sentido, mucha gente no puede quedarse en su casa ni tener una conducta “alemana” porque necesita salir a la calle a rebuscársela. Además muchos deben vivir en condiciones infrahumanas ya que en algunos barrios no hay acceso al agua potable o cloacas y no pueden garantizar las medidas higiénicas y sanitarias esenciales.

“En líneas generales soy partidario de ir abriendo, con protocolos y con cuidados de cada uno”

Con respecto a la apertura de otras ramas de la economía de la ciudad, dijo que era “partidario de ir abriendo con cautela”. La semana que viene los locales gastronómicos con respectivos protocolos podrían abrir al público. Lo que no se mencionó en la entrevista fue cuál será la responsabilidad empresarial para con los trabajadores que ponen el cuerpo para que esos locales funcionen si llegasen a contraer Covid-19.

¿Habrá responsabilidad empresarial en garantizar todos los puestos de trabajo de aquellos trabajadores que se contagien o serán despedidos o suspendidos sin goce de sueldo por no haber seguido los protocolos correspondientes ya que lo que prima para el municipio es la responsabilidad individual en primera instancia? ¿Se va a seguir abriendo sectores de la economía sabiendo que no hay capacidad de procesamiento en los testeos?

Mientras en la ciudad la discusión entre oficialistas y opositores es específicamente sobre la fase de la cuarentena desde el Frente de Izquierda venimos exigiendo medidas urgentes para un contexto de emergencia como el de hoy. En primer lugar no se puede destinar ni un peso más para el pago de la deuda externa y odiosa e implementar de forma urgente el proyecto del impuesto a las grandes fortunas(http://www.laizquierdadiario.com/Del-Cano-Un-impuesto-a-las-grandes-fortunas-como-el-nuestro-no-puede-dilatarse-mas ), que tanto el oficialismo como la oposición deciden no tocar en el congreso. 

Federico Susbielles afirma que por el puerto de la ciudad pasaron más de 100 mil camiones, 26 mil vagones y 400 buques. Esto implica un movimiento de millones de dólares que quedan en manos de un puñado de empresas. ¿Por qué no se puede discutir que una parte de estas ganancias millonarias sean destinadas a los hospitales o centros de salud o, incluso, a garantizar subsidios para las personas que se han quedado sin trabajo?

Otra medida elemental que ayudaría a que no se saturara el sistema sanitario y realizar más testeos sería unificar el sector público con el privado controlado por los mismos trabajadores, que dicho sea de paso, el gobierno nacional amagó con realizarlo. Es indispensable que se pongan en pie comités de seguridad e higiene en cada hospital y lugar de trabajo para asegurar el cumplimiento de los protocolos de seguridad necesarios para los trabajadores, los pacientes y sus familias y garantizar todas las licencias necesarias para los trabajadores de riesgo y aquellos que contraigan Covid-19.







Temas relacionados

Nueva normalidad   /    #coronavirus   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Crisis en salud   /    Crisis de la salud pública   /    Provincia de Buenos Aires   /    Bahía Blanca   /    Salud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO