Economía

ECONOMÍA

Stiglitz: el acuerdo buitre sienta un mal precedente internacional

El Nobel de Economía y el economista Martín Guzmán cuestionan el acuerdo con los buitres y advierten que el mismo es un serio precedente internacional por el riesgo moral que implica el premio multimillonario a los especuladores.

Lucía Ortega

@OrtegaLu_

Viernes 1ro de abril de 2016 | 15:58

En una nota del New York Times titulada “How hedge funds held Argentina for ramsom” (Cómo retuvieron de rehén a la Argentina los fondos de cobertura), el Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz y el economista argentino Martin Guzmán expusieron una fuerte crítica al acuerdo que realizó el gobierno argentino –y terminó de votar este miércoles el Senado- con los fondos buitre por avalar las prácticas extorsivas de los acreedores de bonos en default.

Los economistas plantean que el caso argentino sienta un severo precedente internacional para otros países en procesos de reestructuración de deuda y cuestionan el argumento del “riesgo moral” con el que se propone castigar a los países. Bajo este concepto, permitir que los países en default renegocien una reducción de sus deudas sólo reforzaría comportamiento derrochador que los habría obligado a tomar deuda en primer lugar.

Para Stiglitz y Guzmán el riesgo moral debería aplicarse esta vez a los fondos buitre: “La resolución tendrá un alto costo para el sistema financiero internacional porque incentiva que otros fondos se aferren a sus títulos y hagan virtualmente imposibles las reestructuraciones de deuda, ¿por qué iba a aceptar ningún bonista una quita si esperando puede obtener rendimientos exorbitantes a cambio de una pequeña inversión?”. Así, se da lugar a la aparición de un riesgo moral “al revés”, con el resultado de un verdadero premio a la extorsión.

Según sus cálculos, los acreedores que aceptaron las renegociaciones de deuda argentina de 2005 y 2010 obtuvieron el valor principal en su totalidad y hasta un 40 % más gracias a los cupones atados al crecimiento del PBI, un regalo que el kirchnerismo quiere reivindicar como prueba de “soberanía”. Y los acreedores que no aceptaron el canje y litigaron (los fondos buitre) obtuvieron enormes recompensas por extorsionar al país presionando para forzar a un acuerdo, lo que lograron con la ayuda del Juez Thomas Griesa que “le dio a los buitres el arma que necesitaban” con el fallo de 2012 y el bloqueo posterior de pagos en 2014.
Pero además, muchos de estos inversores que se encuentran en la pequeña minoría que se negó al acuerdo habían comprado sus bonos ya con un fuerte descuento, mucho después de la cesación de pagos del país e incluso después de la primera ronda de reestructuración.

Así, el acuerdo actual establece condiciones cercanas a los términos que fijó el juez Griesa. “NML capital recibirá aproximadamente la mitad de la totalidad del acuerdo -2.280 millones de dólares- por su inversión de 117 millones, un rendimiento total de 1.180 por ciento (además Argentina pagó los honorarios legales de los buitres)”, sentenciaron.

Las compañías involucradas incluyen algunos de los fondos buitres más conocidos, incluyendo NML Capital, una subsidiaria de Elliott Management -un fondo de cobertura co-dirigido por Paul Singer, un importante contribuyente al Partido Republicano-, así como Aurelius Capital y Dart Management. NML, que tenía la pretensión más grande en el caso de Argentina, fue el litigante principal de un grupo de tenedores de bonos en los tribunales federales de Nueva York.

Pero además, Stiglitz y Guzmán develan la propia fachada de las renegociaciones de deuda. “La mayoría de los países se sienten intimidados por los acreedores y aceptan lo que se exige, a menudo con consecuencias devastadoras. De acuerdo con nuestros datos, el 52 por ciento de las reestructuraciones soberanas con los acreedores privados desde 1980 se han seguido de otra reestructuración o por defecto dentro de los cinco años. Grecia, el ejemplo más reciente, reestructuró su deuda en 2012, y sólo unos pocos años después, está en una urgente necesidad de mayor alivio”.

Desde una visión que considera legítimo el mecanismo del endeudamiento y brega más bien por regularlo y limitar a los actores que pueden hacer peligrar los mecanismos de reestructuración -postura de reforma cuyas ilusiones hemos discutido acá-, expresa la preocupación de cómo este fallo puede ser otro golpe en ese objetivo. Objetivo ya de por sí altamente improbable en el mundo actual.







Temas relacionados

Buitres   /    Fondos Buitre   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO