Juventud

PANDEMIA EN LOS TERCIARIOS

Grave: más del 35 % del profesorado de psicología perdió su empleo durante la cuarentena

En el Profesorado de Psicología del IES Nº1 “Dra. Alicia Moreau de Justo” se realizó un relevamiento sobre las condiciones de vida de las y los estudiantes. Fue impulsado por la Junta Departamental de la carrera. Reveló que el 35% de las y los estudiantes perdieron su empleo en la cuarentena en el marco de la crisis sanitaria, social y económica desatada por el COVID-19.

Micaela Duarte

Estudiante del Profesorado de Psicología en el IES Nº1

Sábado 18 de abril | 14:29

La encuesta fue enviada a los estudiantes durante la semana del 1 de Abril en el marco de la situación social, económica y sanitaria que estamos viviendo a raíz de la pandemia del COVID-19. Fue impulsada por la Junta Departamental del Profesorado de Educación Superior en Psicología. Realizaron una estadística sobre las condiciones de vida de los estudiantes que transitan la carrera en la institución.

Las preguntas toman en cuenta las condiciones que existen para poder participar de las cursadas de forma virtual: ¿se cuenta con un espacio para para poder acudir a las horas de estudio?, ¿tienen las herramientas mínimas como internet? ¿por qué medio lo pueden utilizar (celulares, tablet, computadoras, etc) ?, ¿las computadoras son de uso compartido o personal?, ¿se encuentran al cuidado de algún niño o anciano?, ¿afectó a sus trabajos la pandemia y el aislamiento social?.
 
Teniendo un total de 307 Inscriptos en la carrera de Psicología, 99 estudiantes accedimos a contestar la encuesta. Se inscribieron en 6 materias cada alumno. Vamos a transitar este primer cuatrimestre utilizando y conociendo una forma distinta de aprendizaje utilizando una metodología virtual. La plataforma institucional funciona de forma lenta y muchos de nosotros aún no pudimos acceder a ella. 

Un 24% de las y los estudiantes tienen a su cargo a niños y niñas, mientras un 19% tienen a su cargo a adultos mayores. El 52% de las y los encuestados trabajan desde sus casas, pero hay un 15% que se encuentra trabajando fuera de sus hogares. Y hay un número que pone la piel de gallina: un 35% de las y los estudiantes se han quedado sin trabajo desde que inició la pandemia y cuarentena obligatoria. Hasta la fecha del 11 de Abril de este año se registró en el Observatorio de Despidos y Suspensiones un total 13.359 afectados a nivel nacional. Las estudiantes del profesorado de psicología no somos la excepción: ¿cómo será la situación en el resto de los institutos de formación docente?.

Te puede interesar: Pandemia empresaria: mira el Mapa de Despidos
y Suspensiones en Argentina

Los casos de violencia de género también se evidenciaron en esta encuesta y algunas compañeras denunciaron estar pasando por esta situación actualmente. Mientras el Estado viraliza el “quedate en casa”, se olvida de las mujeres víctimas de la violencia machista que no tienen los recursos para independizarse económicamente de los hogares donde viven y sufren estas agresiones. En esta cuarentena, es necesario un Plan Nacional de Emergencia contra la Violencia hacia las Mujeres como el que presentaron Myriam Bregman y Nicolás del Caño y plantea la construcción de hogares para mujeres en base al impuesto a las grandes fortunas. Sabemos que hay presupuesto: basta con atacar a las ganancias de los empresarios y destinar esa plata para que las mujeres no tengamos que pagar el precio de un nuevo femicidio en un país donde ya dijimos #NiUnaMenos. 

Te puede interesar: La izquierda propone un plan de emergencia contra la violencia machista

En relación con la conectividad para clases virtuales, un 70% de los estudiantes solo poseen como dispositivo de cursada su teléfono celular. Un 50% posee computadora propia dentro de la vivienda, mientras que 15 estudiantes solo poseen como único medio para llevar adelante su cursada vía telefonía celular, computadora compartida, tablet o computadora de Locutorio. El 66% de los estudiantes acceden a un servicio ilimitado de internet en el celular, un 56% disponen de datos limitados. ¿Cómo es posible cursar así? Tener que hacer malabares para descargar textos y tener clases por zoom u otras aplicaciones del celular, gastar plata que no tenemos en crédito y carga de datos mientras en el país las empresas de telecomunicaciones registran ganancias millonarias.

Nos hablan de jerarquizar nuestra formación pero en un sistema educativo totalmente desfinanciado. Se nos impuso a los profesores y estudiantes utilizar este formato virtual sin que el GCBA, ni el Ministerio de Educación, ni siquiera los sindicatos docentes, expongan cuál es nuestra realidad. ¿Qué estadísticas hay? ¿Qué solución o herramienta nos brindan?.

Te puede interesar: Carta a los Centros de Estudiantes de las instituciones terciarias de CABA

¿Que debates se abren en nuestra carrera ante esto?

Los profesorados veníamos luchando porque no se cierren los terciarios, porque querían ofrecer una Universidad “de mejor calidad” con la UniCABA. Sabemos que la calidad que el Gobierno pretende brindar no puede ser llevada a cabo con el presupuesto que destinan a la educación pública y a la formación docente. No invierten en elementos básicos como infraestructura y ahora pretenden sobrellevar una cursada de forma virtual, cuando no contamos con los recursos necesarios. Se pone al descubierto la desigualdad en una de las ciudades más ricas del país.

Te puede interesar: Precarización en la salud mental: despiden y rebajan el sueldo a acompañantes terapéuticos

En medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado por el Gobierno Nacional el encierro, la falta de libertad para la circulación de nuestros cuerpos produce en los estudiantes distintos estados de ánimos como ansiedad, temor, sensaciones de desagrado o agresividad. Esto es el “sujeto” que nos toca hoy estudiar en la psicología, y que transita también las carreras.

La incertidumbre que produce no solo no saber qué va a pasar, sino también lo que ya está pasando: la situación económica de muchos de nosotros donde no nos pagan o nos echan. Además de ser estudiantes, somos trabajadores y tenemos familia. No sabemos cuánto van a salir los alimentos o los servicios. No sabemos si nuestros abuelos y abuelas van a poder comer o los van a volver a exponer con largas colas en las puertas de los bancos.

Hay una demanda excesiva que transmiten los medios de comunicación bajo el lema de “quedate en casa”. No se puede seguir nuestras rutinas con normalidad en momentos de pandemia. No todos los estudiantes contamos con las mismas condiciones de vida y se tiene que poner en debate. Al individualismo y el sálvese quien pueda que nos ofrecen los sindicatos y centros de estudiantes dándole la espalda a la juventud precarizada y las familias trabajadoras, tenemos que responder con organización desde abajo.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Coronavirus   /    UniCABA   /    Psicología   /    Instituto Alicia Moreau de Justo   /    Terciarios   /    Estadísticas   /    Despidos   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO