Política

BRUTALIDAD POLICIAL

Tucumán: el policía torturador declaró y quedó en libertad

Se presentó en Tribunales con su abogado. La fiscal pidió su detención pero finalmente quedó libre. Tal como ocurrió en 2014, volvió a viralizarse un video que muestra como la policía tortura a un joven detenido.

Juan Lobo

@CanisLupus1917

Viernes 18 de septiembre de 2015 | Edición del día

Las imágenes impresionan por el nivel de violencia y sadismo. Exactamente igual al video filtrado el año pasado, los apremios ilegales consisten en golpes, trompadas y tirar furiosamente del cuero cabelludo de un joven –que aparenta ser menor- totalmente indefenso y a merced del torturador. Y de su cómplice que inmortaliza el acto con su celular.

El video pasó a la primera tapa de todos los medios nacionales. Según trascendió, las vejaciones habrían sido perpetradas en una comisaría dependiente de la Unidad Regional Norte (URN), hace unos 3 o 4 meses. La misma Unidad que abarca al personal policial que dejó morir calcinados a 2 jóvenes, al negarse a abrir una celda de pequeñas dimensiones donde se hacinaban 18 jóvenes.

Ayer se supo que el hecho tuvo lugar en una Comisaría de Villa Obrera, Tafí Viejo, aunque Alfredo Gimenez –el agente en cuestión- estaba prestando servicios en la Comisaría de Vipos, también juridicción de la URN. Son comunes y constantes los traslados del personal policial, por las innumerables denuncias en su contra por ilícitos y abusos.

El martes, el Jefe de Policía, José Dante Bustamante –en entrevista con periodistas de Buenos Aires- opinó que “se trata de un delito aberrante que será investigado”. Mostró su nerviosismo y hasta cierto enojo ante la insistencia de los reporteros sobre quién era el agente y en qué lugar ocurrieron los hechos. El propio Bustamante, en otra nota, omitió referirse a los hechos de tortura que tuvieron lugar tras las elecciones en la propia Casa de Gobierno, donde personalmente dirigió la salvaje represión, que incluyó gases, perdigonazos a quemarropa, arremetidas de la caballería y golpizas y detenciones por parte de presunto personal de inteligencia del D2 y la Brigada. Los detenidos –entre ellos un joven enfermo de Parkinson- denunciaron torturas en la misma sede de la gubernatura local.

La Fiscalía de Instrucción Penal de la Iª Nominación, a cargo de Mariana Rivadeneira, tomó el caso de oficio y, luego de tomada la declaración, dejó en libertad a Gimenez. La familia Giménez, una verdadera dinastía policial, tiene varios miembros en la fuerza, entre ellos el hermano de Alfredo, también involucrado en apremios ilegales y su padre, Alfredo Giménez incluso formó parte de la cúpula policial adicta al Gobierno Alperovich.

En setiembre de 2014 se filtró un video donde la policía aplica la misma sesión de tortura contra otro joven esposado. La causa no perduró e incluso intentaron que la familia del joven, de escasos recursos, levante la denuncia mediante un arreglo económico. Las imágenes se viralizaron exponencialmente en redes sociales y medios de información. Los responsables de la tortura a un joven indefenso también fueron policías de la Unidad Regional Norte. Pero la práctica de la tortura y vejaciones es una verdadera política de Estado y es moneda corriente en todas las dependencias policiales.







Temas relacionados

Persecución policial   /    Brutalidad policial   /    Violencia policial   /    Torturas   /    Libertades Democráticas   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO