Géneros y Sexualidades

DIA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

Tucumán hacia el 8 de Marzo: debates en la tierra de Lucía

A dos semanas de que el movimiento de mujeres y disidencias de Argentina y el mundo vuelva a salir a las calles, Tucumán también se viene organizando en asambleas desde el último viernes de enero.

Miércoles 26 de febrero | 11:25

Al igual que en todo el país, en Tucumán las mujeres y disidencias también venimos discutiendo cómo nos organizamos de cara al 8 de Marzo, el Día Internacional de las Mujeres. Las instancias de organización de la jornada están atravesadas por diferentes debates que aquí repasamos.

No le regalemos nuestro día de lucha a las Iglesias y los antiderechos

Desde que el movimiento de mujeres y de la diversidad sexual recobró vitalidad y multiplicó fuerzas en la pelea por el derecho al aborto, las cúpulas de las Iglesias y los grupos antiderechos comenzaron a profundizar su lobby y también a organizar contramarchas. Ya los conocemos, son los que se abrazan a Manzur y el resto de los partidos patronales; son los que se organizaron para evitar que "Lucía", una niña de 11 años, pueda acceder a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Si hasta el arzobispo Sánchez dio sus datos reales e instó al acoso. Esta vez, desde la Conferencia Episcopal Argentina se lanzó la campaña“Sí a las mujeres, sí a la vida” y un llamado a la movilización para unir este 8 de Marzo con su rabiosa actividad antiderechos.

Nosotras sabemos que nuestra fuerza está en las calles y que es importante dar ahí un fuerte mensaje político, por eso desde Pan y Rosas en el Frente de Izquierda hemos planteando en las diferentes instancias de organización que no podemos regalarle nuestro día de lucha a las jerarquías de las Iglesias y a los grupos antiderechos. Por eso seguimos proponiendo movilizarnos este 8 de Marzo, y no ceder a los oscurantistas y movilizarnos recién el lunes 9, cuando está planteado disputar nuestra agenda para arrancar nuestros derechos.

Lamentablemente, un abanico importante de organizaciones, desde las que integran el Frente de Todos hasta algunas de izquierda, no ven la importancia de esto. Inclusive quienes proponen marchar el 9 tampoco levantan la exigencia a que los sindicatos paren efectivamente para que seamos miles en las calles. Aún queda tiempo y desde Pan y Rosas seguiremos planteando ganar las calles este 8, también por la pelea por la separación de las Iglesias del Estado.

Con los pañuelos verdes bien en alto

Este 19 de febrero vimos a miles de pibas con sus pañuelos verdes bien en alto. Aunque un puñado de dinosaurios haya votado en el Senado mantener en la clandestinidad al aborto, nosotras sabemos que la pelea por el derecho a decidir y a no morir en el intento, no terminó. Lo sabe también el Gobierno de Alberto y Cristina Fernández, que afirma que va a presentar un proyecto de ley que tenga artículos que puedan contentar parcialmente a los “celestes”, como ser la objeción de conciencia institucional. Este punto puede ser la vía que utilicen los antiderechos para no cumplir la ley. Imaginemos cómo puede resultar esto en la provincia gobernada por el peronista Juan Manzur, donde el nombre de Belén, presa injustamente a causa de un aborto no punible, se hizo mundialmente conocido.

Como en los pañuelazos del 19F, este 8 de Marzo tenemos que dejar en claro que nuestros derechos no se negocian y por eso apoyamos el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, que ya se presentó en 8 oportunidades y, aunque lo conquistamos en las calles, con un masivo apoyo social, nos lo negaron en el Congreso los dinosaurios aliados de las cúpulas clericales y de los gobernadores como Manzur, que integran todos los partidos mayoritarios. No nos da lo mismo entre despenalización o legalización, porque la diferencia está en que sea un derecho al que todas accedan en los hospitales públicos y las obras sociales.

Con la discusión del aborto en el tablero político, desde Pan y Rosas hemos planteando que la consigna por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito tiene que ser uno de los ejes convocantes de la marcha del 8. Esto no es compartido por la “Multisectorial de Mujeres” (integrada por la Casa de Mujeres Norma Nassif del PCR-CCC, FPDS, Movimiento Evita, entre otras organizaciones), quienes quieren relegar la consigna del aborto legal a un punto perdido en un documento. Esto también es compartido por algunas organizaciones que participan en el espacio convocado por el colectivo Ni Una Menos, en el marco de la negociación de una "convocatoria unitaria". Con diversos argumentos, estas organizaciones que integran o son afines al Frente de Todos, buscan esconder la subordinación de este espacio a los vínculos con el Vaticano.

Junto a quienes pelean contra el ajuste decimos ¡Fuera el FMI!

Desde los primeros días de enero, los estatales de la provincia realizan semana a semana movilizaciones y acciones para reclamar por la cláusula gatillo, con la docencia y la salud a la cabeza. En un ajuste al salario, Manzur suspendió su pago y citando a Fernández afirma que “la cláusula gatillo no existe más”. Este 8 tienen que estar al frente las trabajadoras que pelean para no pagar los costos del ajuste,

Esto está ligado a un contexto económico donde el Gobierno nacional toma medidas regresivas como el ajuste a los jubilados, el anuncio de nuevos tarifazos y el planteo de paritarias a la baja. Todas estas medidas están encaminadas por la negociación de la deuda con el FMI y los fondos buitres.

Este debate también atraviesa al movimientos de mujeres, donde las organizaciones han planteados dos posturas ante la última visita del FMI. Por un lado, organizaciones como el PCR-CCC y las organizaciones sociales del Frente de Todos han realizado actos “contra la deuda”, pero dando margen a las negociaciones del Gobierno y avalando una posible renegociación y pago de la deuda. Por el otro lado, está la posición que levantamos desde el Frente de Izquierda: no al pago de la fraudulenta deuda externa y la ruptura con el FMI.

Para el movimiento de mujeres y disidencias no se trata de una pelea estéril de consignas sino que es un problema material concreto. Mientras se sigue sosteniendo a las instituciones religiosas con la plata del Estado, cualquier variante del pago de la deuda implica menos plata para educación y salud. Ni hablar de otras medidas urgentes como la construcción de refugios para las víctimas de la violencia de género. Por eso reafirmamos la postura planteada por el Frente de Izquierda.

Con estos principales debates y planteos, Pan y Rosas llama a organizarnos, de manera independiente de todos estos sectores, en los lugares de trabajo y estudio para que seamos miles en las calles, por la inmediata separación de las Iglesias del Estado, por la aprobación del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al aborto, contra el pago de la fraudulenta deuda externa, porque la deuda es con nosotres y nuestra familias, no con los organismos internacionales con los que se busca profundizar el saqueo del país. ¡Tenemos una gran tarea por delante!







Comentarios

DEJAR COMENTARIO