Juventud

EDITORIAL

Una juventud que se prepare para el próximo período

El próximo 22 de noviembre se define quién será el nuevo presidente. En un escenario que va a estar marcado por ajustes como despidos, suspensiones y luchas de sectores de trabajadores, ¿qué rol ocupará la juventud?

Sábado 21 de noviembre de 2015 | Edición del día

Los trabajadores de Molinos Minetti lograron arrancarle al Ministerio de Trabajo varias resoluciones que ratifican lo que hace tiempo venían exigiendo en las calles: que no haya familias que se queden sin sus puestos de trabajo, que se les pague los salarios que les corresponden y que se les paguen los aportes adeudados hace más de un año.

Esta lucha estuvo acompañada por otros sectores de trabajadores y partidos de izquierda, buscando que la misma triunfe para poner un freno a las patronales que, en su afán de lucro, descargan sobre las espaldas de los trabajadores un ajuste que se ampliará con cualquiera de las variantes que hoy van a balotaje.

En este conflicto, como en cada lucha de los trabajadores, desde la Juventud del PTS también nos pusimos a su disposición y organizamos diferentes actividades, retomando la tradición de la unidad obrero-estudiantil, no como una frase vacía sino forjándola en concreto, en cada conflicto.

Tal como hizo nuestra compañera Laura Vilches, llevando el conflicto a la Legislatura provincial, presentamos proyectos de declaración de los Consejos Directivos de Filosofía y Humanidades y de Artes en solidaridad con la lucha de los trabajadores. Pasamos por los cursos, buscando llegar a las y los jóvenes de las diferentes facultades y escuelas secundarias para que cada día seamos más quienes les pongamos un freno a quienes quieran avanzar contra nuestros derechos.

Le pusimos el cuerpo, y lo seguiremos haciendo, a todas las acciones que llevaron a cabo los trabajadores, desde movilizaciones por el centro de la ciudad y concentraciones al Ministerio de Trabajo como en la toma de la planta. Tuvieron un lugar destacado en la Marcha de la Gorra, encabezando la columna del Frente de Izquierda junto con los obreros de Efacec, que también reclaman por su reincorporación.

Difundimos esta pelea en festivales musicales, consiguiendo la adhesión de artistas reconocidos como Raly Barrionuevo y Peteco Carabajal, y la de Viviana Alegre, madre de Facundo Rivera Alegre, como así también en el programa Giro a la Izquierda, donde los trabajadores invitaron a participar del Festival que realizaron el día de ayer. Esta invitación la llevamos a todas facultades, escuelas y fábricas de todo Córdoba.

A su vez, sabemos que es necesario que la solidaridad también sea material y económica para que la patronal no los pueda quebrar por hambre. Por eso salimos a juntar plata para el fondo de lucha. Así lo hicimos en la Marcha del Orgullo y la Diversidad que se realizó el sábado 14, juntando aportes de personas gays, lesbianas, trans, bisexuales e intersex, difundiendo la lucha de los trabajadores de Minetti y sosteniendo la necesidad de acompañar también a esta lucha de trabajadores entendiendo que es necesaria la unidad entre quienes somos oprimidos con quienes se encuentran explotados. Esa unidad es la que ellos, los patrones, tanto temen y es así como estaremos más cerca de arrancarles nuestros derechos.

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Minetti expresa en pequeña escala una situación que se vendrá, gane quien gane el balotaje del 22 de noviembre. Como se viene planteando en La Izquierda Diario, tanto Macri como Scioli defienden los intereses de los empresarios que buscan conseguir mayores ganancias y no les interesa dejar familias en la calle. Scioli avisó hace poco que no va a tener ningún problema en reprimir la protesta social, algo que también es política del macrismo como se vio en el hospital Borda con su Metropolitana. Ambos son los candidatos del ajuste y la mano dura. Ante ellos hay sectores de trabajadores que no quieren retroceder en lo que fue conquistado o incluso avanzar para mejorar su calidad de vida. Son ellas y ellos, las y los trabajadores, quienes tienen la fuerza de pararles la mano a los ajustadores que aplican sus planes contando con un gobierno que los defiende.

Ante esta realidad, resurge la necesidad de ser cada vez más las y los jóvenes que nos organicemos en los lugares de trabajo y estudio, rodeando de solidaridad los conflictos y organizándonos en común junto a estos trabajadores para pararles la mano a los Macri, a los Scioli o a cualquiera que defienda a los patrones y sus instituciones.







Temas relacionados

Molinos Minetti    /    Marcha del Orgullo   /    Córdoba   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO