Mundo Obrero

CÓRDOBA

Una marcha testimonial de la CGT cordobesa

José Pihen, secretario general en funciones de la CGT Córdoba, declaró que la movilización de este martes era “testimonial”. Para que no quedara ninguna duda de la absoluta falta de perspectivas, afirmó que si el gobernador no les daba una respuesta “veremos que hacemos”.

Miércoles 8 de octubre de 2014 | Edición del día

Hernán Puddu

La marcha, como debía servir como prólogo a la reunión de este martes por la tarde con el gobernador De la Sota demostraba ser completamente impotente para defender los intereses de los trabajadores frente a la creciente inflación, los despidos y suspensiones que se sufren en la provincia.

Poco antes de que empezara la acción de la CGT, el mismo De la Sota había salido a ratificar que no había posibilidad alguna de reabrir paritarias en el sector público. "Si la recaudación no sube, no se puede gastar más de lo que se tiene" dijo el gobernador.

La marcha de la CGT, con una pobre concurrencia, sirvió para dar testimonio de la encerrona en la que se encuentran las conducciones sindicales cordobesas, obligadas a dar respuesta al descontento que recorre los lugares de trabajo pero también atadas al acuerdo tácito de “paz social” que vienen garantizando a De la Sota desde inicios del 2014.

Mientras las conducciones sindicales realizaban su acto en la sede de la vieja CGT, en el norte de la ciudad los trabajadores de Valeo cortaban una importante avenida y paralizaban la producción en la empresa en rechazo a los 35 despidos que acaban de sufrir. Como si fueran postales de dos realidades distintas, los dirigentes de la CGT hablaban contra las suspensiones y los despidos a pocos kilómetros de quienes luchaban realmente contra ellos.

No está de más señalar que Valeo despide a 35 trabajadores invocando una crisis que no puede demostrar. Acaba de firmar un acuerdo con la empresa Toyota, avalado por el Ministerio de Industria de la Nación. Pese a esto, el Ministerio de Trabajo provincial aprobó el proceso de Preventivo de crisis presentado por la empresa. Una verdadera muestra de que funcionarios provinciales o nacionales favorecen, en común, los intereses de estas multinacionales más allá de alguna pelea discursiva ocasional que puedan tener.

Si la CGT quiere pasar de los testimonios a las luchas efectivas tiene que empezar por la convocatoria a asambleas en cada lugar de trabajo. Allí cada trabajador y trabajadora puede discutir y definir como quiere encarar la lucha por su reclamo y como responder a las negativas de gobiernos y empresarios, tanto a reabrir las paritarias como a cesar las suspensiones y los despidos. Pero es evidente que, frente a la dureza gubernamental y de los empresarios, serán precisas nuevas medidas de lucha, más contundentes. La convocatoria a un paro provincial se presenta entonces como una necesidad para los trabajadores y trabajadoras de la provincia.







Temas relacionados

CGT   /    Trabajadores   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO