Juventud

JUVENTUD

Universidad de Hurlingham: elecciones y apoyo a trabajadores de Pepsico

Viernes 23 de junio de 2017 | 10:48

El miércoles pasado se realizó en la Universidad Nacional de Hurlingham una asamblea donde se definió poner fecha para realizar las primeras elecciones de Centro de Estudiantes. Participaron alrededor de 300 estudiantes, estuvieron presentes el PTS-FIT, PO-FIT, el Frente Ciudadano Estudiantil y El Frente Organizado Universitario (ambos Frentes compuestos por diferentes organizaciones peronistas del distrito).

La asamblea comenzó con el intento de diferenciarse entre las distintas agrupaciones peronistas, reflejando las internas que atraviesa el PJ. Hasta ayer aliados, hoy defienden sus propios intereses como camarillas que buscar caer bien parados. Acusaciones de todo tipo se entrecruzaban entre La Campora, la agrupación del intendente Zabaleta (hoy con Randazzo), Kolina, Nuevo Encuentro, y las más variopintas agrupaciones no perdieron oportunidad de pasarse factura. A cualquier estudiante atento le habrá generado rechazo esta rosca al servicio de mantener sus privilegios.

Estas agrupaciones que hoy se sacan los ojos y se enemistan frente a todos, no son más que las mismas caras que el año pasado, cuando comienza a funcionar la universidad, no hicieron absolutamente nada para impedir, por ejemplo, que se viole la autonomía universitaria en su punto más básico como el NO permitir el acceso de la policía a la Universidad. Eso fue ampliamente superado, cuando funcionó la escuela de policías dentro de la misma. Una política que no es nueva en las universidades del conurbano y que vino de la mano del mismo peronismo. Policías con Derechos Humanos, igual que la defensa de Milani.

Hay en curso un ataque enorme con ajuste, endeudamiento, paritarias a la baja y ataques a las libertades democráticas. Todo ello tiene el sello de Cambiemos y la firma de la mayoría de los diputados y senadores del PJ que no dudaron en aprobar todo en pos de la gobernabilidad, incluso hoy, son los que defienden junto a Cambiemos el dietazo de los diputados.

Claramente, la discusión profunda, más allá de las elecciones, gira en torno a qué movimiento estudiantil se necesita y en defensa de que Universidad.

El planteo del PTS, remarcó la importancia de que la asamblea sea un espacio soberano para discutir, como órgano autónomo de las autoridades de la universidad, donde se pueda organizar a miles de estudiantes que no quieran que la policía desfile en nuestras aulas, que los estudiantes y las estudiantes se puedan poner en pie contra el avance de la LES (Ley de Educación Superior) hoy materializado en la firma del acuerdo al “Sistema Nacional de Reconocimiento Académico” firmado por el rector de esta universidad a espalda de los estudiantes, y que es el mismo acuerdo firmado por otras 63 Universidades. Esto, días atrás motivó la http://www.laizquierdadiario.com/Estudiantes-de-UNLU-Campana-toman-la-universidad, que hoy se tendría que estar discutiendo cómo hacer para conformar una lucha conjunta de todas la universidades.

Los hechos lo demuestran, estas agrupaciones que se nuclean en el Frente Ciudadano Estudiantil o el FOU, no tienen en su agenda, ponerse en pie de guerra contra esta medidas, sino que sea una punta más para sus quintas y sus roscas. No deja de ser una pelea más entre Cristina y Randazzo, y esto fue claramente lo que se vio en la asamblea de ayer.

Por su parte el PTS, fue planteando que más allá de poner fecha a las elecciones de centro, no se puede perder más tiempo en sus roscas y se necesita organizar a los estudiantes en la Universidad, contra el ataque a la educación pública, contra el avance de la Ley de Educación Superior, la necesidad de unir las luchas con otras universidades como la de Luján y la importancia de que se unan las luchas con la clase obrera. Por eso, se planteó llevar la solidaridad a los 600 trabajadores despedidos por la multinacional PepsiCo Snack, la empresa que tiene el 80 por ciento del monopolio en su rubro y dice estar pasando una crisis para descargarla sobre los trabajadores, quienes de forma sorpresiva al llegar a sus puestos de trabajo se encontraron con un papel en la puerta de la fábrica que decía que había cese de actividades y escrito un número de teléfono para ver cómo quedaban sus situaciones.

Por ello, se planteó “No más familias en las calles y que la crisis la paguen los capitalistas”. Finalmente, se firmó un petitorio donde los estudiantes brindan apoyo y solidaridad a los trabajadores y la Comisión Interna de la planta PepsiCo Florida.







Temas relacionados

Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO