Mundo Obrero

Industria automotriz

Volkswagen Planta Pacheco suspendió a 400 trabajadores

A pesar de liderar el mercado y obtener un 2018 con elevadas ganancias, la automotriz comenzó a partir de ayer un plan de 400 suspensiones mensuales. El reparto de las horas de trabajo como solución.

Martes 19 de marzo | Edición del día

A partir de ayer la empresa alemana Volkswagen (VW) suspendió a 400 trabajadores de su planta Pacheco. Estas suspensiones serán rotativas por 30 días.
Pasado ese periodo este grupo de 400 serán reemplazados por otro de la misma cantidad. Esto se suma a las suspensiones de los días lunes y viernes que la empresa viene implementando para todo su personal.

Se prevé que las suspensiones se mantengan hasta fin de año. Durante el tiempo que perduren las suspensiones solo percibirán el 75% de su salario neto. Esta situación agrava las condiciones de vida de los trabajadores quienes vienen sufriendo los tarifazos y los ajustes en curso.

Este avance de la Empresa Volkswagen en su plan de suspensiones no tiene relación con sus ganancias obtenidas en el 2018. El año pasado finalizó como el primer fabricante mundial de automotores con una cifra de 10 millones 830 mil vehículos por delante de otros conglomerados automovilísticos como Renault-Nissan-Mitsubishi y de Toyota, según datos de las tres compañías recogidos por Europa Press. En la planta de la zona norte del Gran Buenos Aires se producen entre 260 a 300 camionetas diarias con precios en el mercado rondan entre los 900 mil y los dos millones de pesos.

VW aprovecha la crisis económica para aumentar los ritmos de producción de cada trabajador, y a su vez reducir su personal y lograr con menos trabajadores igual cantidad de unidades. En el 2010 había 4700 trabajadores, y a partir del 2013 mediante despidos y luego retiros voluntarios logro “sacarse de encima” a más de 2000 trabajadores, sin contar los cientos de trabajadores del sector de limpieza, cocina y demás sectores.

Se calculan entre 3.500 despidos y 3.000 suspensiones en el sector automotriz. El grupo alemán se suma a la lista de empresas como Peugeot, Renault, Fiat, Honda, Ivecco, Toyota, Ford y General Motors quienes a pesar de facturar millones de pesos por hora deciden descargar la crisis que el Gobierno y el FMI con la complicidad del peronismo y el silencio de la burocracia sindical quieren imponernos. Los despidos y suspensiones que aplican sobre los obreros automotrices significan ganancias millonarias para estas empresas.

Por esta razón frente a la desocupación y las suspensiones planteamos repartir las horas de trabajo entre todas las manos disponibles. Por una jornada laboral de 6 horas y 5 días sin rebaja salarial y que el mínimo cubra la canasta familiar para no dejar la vida en el trabajo.

Esta propuesta del reparto de las horas de trabajo, lanzada por el Frente de Izquierda en su campaña electoral del 2017 y que cuenta con una larga tradición en la historia del movimiento obrero mundial, puede ser lograda a partir de la unidad de todas las fábricas de la industria sumando a las autopartistas quienes también suspenden y despiden. Es el primer paso para frenar estos ataques.

Ganas de luchar hay. El Smata, al no ponerse a la cabeza de organizar asambleas y planes de lucha, termina cediendo a los intereses de las empresas y no impide el crecimiento de la desocupación.







Temas relacionados

Industria automotriz   /    Volkswagen   /    Suspensiones   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO