www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
8 de agosto de 2019 Twitter Faceboock

POLITICA
Las PASO y la apuesta de la izquierda
Fernando Scolnik | @FernandoScolnik

Últimos apuntes de campaña. Las PASO entre las sensaciones del presente y los dramas del futuro. Macri y los planes del FMI. El “equipo” de Alberto Fernández que desmiente sus promesas de campaña. La pelea electoral de la izquierda, preparándose para lo que viene.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Las-PASO-y-la-apuesta-de-la-izquierda

A pocas horas de que finalice la campaña electoral hacia las PASO, se impone un balance provisorio de lo hecho hasta acá y de sus implicancias para el futuro cercano.

La vorágine de las noticias, el humo de campaña y la sensación de estabilidad que desde el oficialismo buscaron crear artificialmente durante las últimas semanas, obligan a repasar antes de votar lo central de lo que está en juego, mirando más allá de las urnas del próximo domingo.

Los dos bloques políticos principales apuntaron en este tiempo no solo a la polarización, sino también a que en las PASO se vote con las sensaciones del presente, ocultando los dramas del futuro.

En el caso del macrismo, de la mano del FMI y tasas altas de interés, buscan sostener artificialmente hasta octubre o noviembre al dólar en “modo electoral” (aunque con algo de nerviosismo en los últimos días por la incertidumbre de la votación y por los efectos de la economía internacional). Con esa política, y algunos pequeños incentivos financieros al consumo, quieren instalar la falsa idea de que “lo peor de la crisis ya pasó”, para continuar los ajustes después de las elecciones en caso de ganar. Para Durán Barba y su equipo este año lo ideal sería recrear la victoria de aquel balotaje de 2015, aunque para intentar ese milagro después de tanta crisis deben apuntar más al rechazo al kirchnerismo que a las adhesiones propias. Por eso la corrupción y la obra pública tienen preponderancia en la campaña de Juntos por el Cambio.

A la inversa, desde el Frente de Todos buscan articular una mayoría electoral en base al enorme rechazo social que generaron ya casi cuatro años de políticas de ajuste y entrega. Bajo la consigna de que “nada peor que Macri nos puede pasar”, justifican cualquier alianza y el ocultamiento de las implicancias que tendría su programa de Gobierno.

En cuanto a terceras fuerzas ligadas a las clases dominantes, solo señalar que la candidatura de Roberto Lavagna no hizo más que desinflarse, mientras que la de José Luis Espert nunca se especuló con que tuviera posibilidades de disputar. Más allá de este domingo, ambos espacios pueden tender a reducirse de cara a octubre.

Los dramas del futuro, los engaños del presente

Como es habitual, los partidos del régimen se disputan la elección en base a demagogia. Desde las promesas de “salariazo y revolución productiva” hasta la de “pobreza cero”, entre muchas otras, las elecciones de las últimas décadas se caracterizaron todas por estar plagadas de engaños contra las grandes mayorías.

En el caso actual, ambos espacios mayoritarios coinciden en ocultarle al electorado los duros padecimientos que le esperan a millones bajo sus hipotéticos gobiernos si la economía sigue (como proponen) vinculada al infierno del Fondo Monetario Internacional.

En cuanto al macrismo, sin embargo, una parte de la verdad se filtra cuando habla para los poderosos. A ellos les promete que si gana va a “hacer lo mismo pero más rápido”. Traducción: acelerar con los ajustes y reformas estructurales que pide el FMI. Ataques al salario, las jubilaciones, la salud, la educación. Más precarización laboral. Sangre, sudor y lágrimas de las grandes mayorías para pagar una deuda ilegal e ilegítima, hipotecando el futuro de generaciones.

Respecto del Frente de Todos, para desenmascarar su demagogia de campaña que promete un futuro mejor, quizás lo mejor sea repasar los giros del kirchnerismo de los últimos meses, para que la memoria ayude a desentrañar el sentido de la flecha al cual apunta su política.

El año comenzó para este espacio apoyando en las elecciones adelantadas a gobernadores de la derecha peronista como Omar Perotti o Juan Schiaretti, (el gran amigo de Macri), entre otros, para culminar esa operación con Cristina Kirchner nombrando a Alberto Fernández como candidato a presidente.

A los gobernadores, la ex presidenta sumaba entonces (a la cabeza) a un hombre con un pasado de funcionario menemista, legislador electo en las listas de Domingo Cavallo, amigo de corporaciones como las patronales del campo y Clarín, que deambuló por el massismo y el randazzismo tras romper con el kirchnerismo, y ahora volvió con CFK como candidato a presidente.

Esta opción de la ex presidenta fue la que terminó de abrir paso entonces a un Frente de Todos… pero todos. A la alianza se sumó así Sergio Massa, para terminar de conformar un espacio con legisladores que votaron casi todas las leyes de Macri, los burócratas de la CGT que dejaron pasar todo sin lucha y gobernadores tan ajustadores como Cambiemos.

La foto de cierre de campaña de este miércoles en Rosario, con otros dirigentes como Juan Manzur el gran enemigo de las mujeres, Gildo Insfrán el responsable político de asesinatos de miembros de comunidades originarias, o Gustavo Bordet, el amigo de los agrotóxicos, completan el cuadro.

No parece que con este “equipo” vayan a cumplirse las promesas de plantarse contra el FMI para poder combatir la pobreza y el desempleo, aumentar las jubilaciones, los salarios o que haya medicamentos para todos. Si a eso sumamos la devaluación que ya anunció Alberto Fernández, queda más claro que nos cabe esperar.

Pero claro, debe ser que “peor es Macri”. La operación “mal menor”, otra vez en la historia argentina, está en marcha. Una de las últimas experiencias de este tipo terminó en la terrible crisis de 2001, después de que bajo estos mismos argumentos se convocara antes a votar a De la Rúa y Chacho Álvarez para ponerle fin al menemismo.

Solo votando a la izquierda empieza la resistencia a los próximos ataques del FMI

La izquierda es el único espacio político que en esta campaña electoral dice la verdad de frente a los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Ni con “reformas estructurales” para “modernizarnos”, ni con el verso de “renegociar duro” con el FMI podrá venir nada bueno para el pueblo trabajador.

Para los siguientes cuatro años, Argentina tiene comprometidos pagos de deuda por más de 40 mil millones de dólares anuales. Es una cifra exorbitante e impagable, cuyos plazos de pago el FMI solo aceptará renegociar a cambio de imponer ataques contra las grandes mayorías.

Después de las promesas de campaña, lo que viene no es lo que anuncian para ganar votos, sino un escenario más parecido al de Grecia y otros países que han pasado por grandes crisis bajo los planes del capital financiero internacional. Incluso, en ese país europeo, los ataques no fueron aplicados por agentes directos de la “troika” sino por un gobierno de “izquierda” amigo de Cristina Kirchner, que había prometido hacer todo lo contrario de lo que finalmente hizo.

Por eso votar a cualquier alternativa que de una u otra forma plantee seguir adelante con el FMI, es retrasar y debilitar la perspectiva de lucha que busca evitar que otra vez esta historia termine en un saqueo contra las grandes mayorías, como en la dictadura, el 89-91 o el 2001.

Solo el voto al Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad es un voto de resistencia a esos planes. Un mensaje para los poderosos. Una demostración de que somos cientos de miles, o más, los que nos preparamos desde hoy para que la crisis la paguen los capitalistas. No aportamos un solo voto que le dé fuerza a los que mañana nos van a atacar.

Fortalecer al FIT- Unidad en estas elecciones es entonces darle fuerza a los que se preparan para lo que vendrá y, más tarde o más temprano, empalmarán con el descontento de millones que hoy todavía confían en otras variantes, o las votan como “mal menor” pero mañana se verán afectados por los nuevos ataques, dando lugar a nuevas experiencias políticas. Si gana Juntos por el Cambio, quizás enfrentemos desde el próximo 10 de diciembre a un Gobierno muy debilitado. Pero si gana el peronismo se abre la posibilidad histórica de una experiencia con esa fuerza en el poder, lo cual dará lugar al surgimiento de nuevos fenómenos políticos y de la lucha de clases.

La izquierda, que amplió su unidad, planteó en esta campaña una idea clara: invertir las prioridades. No estamos dispuestos a aceptar pagar una deuda ilegal e ilegítima con el hambre de nuestros jubilados, hipotecando el futuro de nuestros pibes, aumentando la pobreza, deteriorando más aún la vivienda, la salud o la educación. Nuestras vidas valen más que sus ganancias. #NoAlFMI.

Con estas ideas, articuladas alrededor de un programa anticapitalista de veinte puntos, Nicolás del Caño y cientos de candidatos recorrieron el país. Pero también fue clave el rol de miles de militantes que llevaron estas ideas hasta cada rincón, en una campaña hecha a pulmón y desde abajo, al revés de las de ellos, financiadas por los empresarios para los que se proponen gobernar.

Como señaló Nicolás del Caño en el acto de cierre de campaña este miércoles, estos planteos despertaron una gran simpatía especialmente entre la juventud, que es la que más sufre la desocupación, la precarización laboral o las dificultades para estudiar; entre las mujeres, siendo que además el FIT – Unidad es la única coalición política que levanta el derecho al aborto y las demandas de la mujer trabajadora; entre muchos trabajadores sindicalizados que quieren organizarse para echar a la burocracia sindical.

Porque para enfrentar lo que viene, necesitamos un programa anticapitalista, pero también la fuerza de lucha necesaria para que estos planteos se hagan realidad. Por eso miles de compañeros y compañeras llevan estas ideas a todos lados, sembrando el programa y la fuerza necesarias para la batalla de este domingo, para la de octubre, y sobre todo para dar la pelea en las calles, en los lugares de trabajo y estudio, para dar vuelta la historia y que esta vez la crisis la paguen los capitalistas. Para eso nos preparamos.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
contacto@laizquierdadiario.com
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá