Política

ELECCIONES 2019

Gastón Remy: “En una elección adversa difundimos un plan para que la crisis no la paguen las mayorías”

Tiempo estimado 5:09 min


Luego de las entrevistas con periodistas sobre las elecciones en Jujuy, compartimos los principales conceptos del economista y ex candidato a diputado provincial por el Frente de Izquierda Gastón Remy.

Lunes 17 de junio | 23:10

El contexto nacional de polarización electoral entre las grandes fuerzas del bipartidismo tradicional, Cambiemos – UCR y PJ, se coló en la elección provincial de Jujuy. El fortalecimiento del bipartidismo en la provincia se expresó en que el frente del Gobernador, Cambia Jujuy (UCR aliado a un sector del PJ) y el PJ presidido por el diputado y empresario, Rubén Rivarola, sumando los votos del sector que llevó al senador Guillermo Snopek como candidato a gobernador, alcanza el 90 % de los votos.

Si bien Gerardo Morales acusó recibo de los magros resultados de sus más de tres años de gestión en la provincia, la táctica de sostener al aliado peronista bajo el vicegobernador, Carlos Haquim, como el adelantamiento de las elecciones despegándose de la figura de Macri, le permitieron lograr su releección a pesar de obtener un 14 % menos que en 2015.

El fortalecimiento del bipartidismo tuvo una base política y social debido a que los partidos tradicionales, las burocracias sindicales y de los movimientos sociales, lograron desviar la bronca con el macrismo hacia una salida “ordenada” en las urnas, lo cual, se expresó el año pasado durante los paros generales de boca de los dirigentes sindicales bajo el rótulo “hay 2919”.

Ante los ataques continuos a los trabajadores, jubilados y sectores populares del macrismo y de su aliado provincial Gerardo Morales, las direcciones sindicales hicieron poco y nada para enfrentarlos, en más de un caso colaboraron con las derrotas (Ex incor, Fundidora Aguilar, Ingenio La Esperanza o dejan pasar los despidos como en Ingenio Ledesma o los ataques como en los estatales y docentes) y derivar toda la bronca social hacia las elecciones apostando a un candidato del PJ para derrotar a Macri.

Los ataques si bien para el gran empresariado son insuficientes, ahora aprovechan la presencia del FMI en el país, para ir por más en materia de reforma jubilatoria y laboral, golpearon a los trabajadores y ante la inacción a la altura de las direcciones sindicales entra a jugar un factor más posibilistas o de “mal menor” llevando a optar por el PJ mayoritariamente en las urnas.

Así junto con la colaboración de la propaganda de los grandes medios propiedad de los políticos tradicionales van moldeando un ánimo conservador en las masas a hacer lo mínimo para no perder más pero sin poner la fuerza social del pueblo trabajador en las calles.

Esta situación fue abonada por una campaña en la cual el bipartidismo apostó a la no discusión de ideas, ni programa, haciendo un vació político para que se discuta lo menos posible en un marco de crisis económica y social. Gerardo Morales hizo abuso de una fiebre anuncialista de viejas obras más algunas aspirinas frente a la caída del consumo popular; mientras que el PJ con la candidatura de Ferreyra se negó al debate de programa diciendo que en caso de hacerlo “el Gobernador se lo iba a robar”.

En este marco adverso y sin los recursos millonarios de los partidos tradicionales el Frente de Izquierda con la candidatura a Gobernador de Alejandro Vilca, un obrero de la recolección que ingresó como diputado en 2017, desplegó una campaña a pulmón explicando a las masas por qué hay que contar con un programa de emergencia frente a la crisis y pelear por la anulación de los tarifazos, la estatización bajo gestión de trabajadores y usuarios de las empresas de servicios públicos, la prohibición de los despidos y un plan de obras públicas que genere miles de puestos de trabajo genuino financiado con impuestos a los grandes empresarios y terratenientes.

Además el FIT fue la única fuerza política que utilizó el espacio electoral para advertir a la población que sin dejar de pagar de la deuda y sin salirse del acuerdo con el FMI es imposible que no se continúe con el camino de ajuste iniciado por Macri, Morales y que los economistas de la fórmula Fernández-Fernández confirman que van a respetar en caso de ganar la presidencia.

Las cuatro bancas de diputados provinciales del FIT y las cinco de concejales conquistadas en 2017 se sostienen con el desafío de redoblar el apoyo a los sectores más golpeados por la crisis, en los lugares de trabajo, estudio y en los barrios populares. Como parte de la tarea de construir una fuerza política propia de los trabajadores, las mujeres y la juventud que se prepare hacia momentos donde el clima conservador deje su lugar a los aires del “que se vayan todos” y las masas decidan resolver en las calles enfrentan el ajuste que orden los de arriba.
Con el lanzamiento del Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad estos desafíos se potencian de cara a las elecciones presidenciales y de diputados nacionales en agosto y en octubre.





Temas relacionados

Elecciones 2019   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO