Mundo Obrero

ATAQUE A LA PROTESTA SOCIAL

Macri en Mar del Plata: represión y discurso contra la protesta social

Tiempo estimado 7:12 min


El Gobierno utilizó las protestas contra Macri y Vidal en Mar del Plata para insistir en un discurso “contra los violentos”. Contó para ello con el aval de los grandes medios de comunicación.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Sábado 13 de agosto de 2016 | Edición del día

Ayer Mauricio Macri y María Eugenia Vidal realizaron un acto en Mar del Plata. Acompañados por el intendente de la localidad, el derechista Carlos Arroyo, anunciaron un plan de obras de infraestructura en el barrio Belisario Roldán. En ese contexto se toparon con expresiones contundentes de descontento popular, que fueron reprimidas duramente con golpes, palos y gases lacrimógenos por parte de la Policía Bonaerense.

Dirigentes de la organización "Votamos Luchar" denunciaron que 20 minutos antes de que los funcionarios llegaran al barrio, fueron agredidos por la Policía que no los dejó pasar el primer vallado.

Ezequiel Francomano, miembro de la agrupación, sostuvo ante medios locales que se dirigían donde estaba Macri para "hacer escuchar la voz de los más humildes que no podemos afrontar el ajuste feroz”. "Hay algunos compañeros heridos. Dispararon a unos metros de los compañeros, mujeres con bebés", denunció.

Luego, mientras Macri y Vidal se retiraban, hubo tensión entre los manifestantes y la Policía que los reprimió.

“Macri, basura”

Según el oficialismo, el “Plan Nacional de Hábitat” tiene como objetivo urbanizar localidades en “situación de vulnerabilidad”, como el mencionado barrio marplatense, con obras de tendido de redes de agua y cloacas, construcción de viviendas y la apertura de calles y veredas.

El hábitat es "parte fundamental de una Argentina que se encamina a la pobreza cero”, expresó el presidente en su discurso. Pero la intención de hacer pasar el acto como un gran anuncio para mejorar la situación de los vecinos de la localidad, fue entorpecida por los manifestantes que irrumpieron para dar cuenta de una realidad mucho más certera que la que se deduce del relato presidencial.

En los videos registrados por celulares de testigos, se escuchan frases como “así nos trata él, cagándonos de hambre”. Este malestar social creciente, generado por las políticas de ajuste de Cambiemos, se viene expresando de muy diversas formas.

Desde los Ruidazos que se replicaron por todo el país, pasando por los paros y manifestaciones de trabajadores esta semana, hasta la importante movilización del domingo pasado a Plaza de Mayo.

Ayer, este descontento se coló en un acto oficial para desmantelar la farsa montada por el Gobierno. Parece ser que parte de la población ya no se traga las palabras edulcoradas del presidente y la gobernadora.

Pero además, lo que se expresó ayer fue la bronca que despertaron las declaraciones de Mauricio Macri sobre los desaparecidos en la última dictadura, en un reportaje al sitio BuzzFeed. “Macri, basura, vos sos la dictadura”, fue un cántico que también se escuchó con fuerza.

El desprecio del presidente, evidenciado al sostener que no tiene “ni idea” de si son 30.000 o 9.000, no le será gratuito. Además de los tarifazos, parece que Cambiemos tampoco podrá hacer pasar con tranquilidad el intento de volver a instalar la versión de la “teoría de los dos demonios” y la “guerra sucia”, a la que Macri hizo alusión en dicho reportaje.

Violencia es reprimir

"Hace falta más amor, más diálogo y más respeto por el otro. Ese es el camino y lo hemos elegido la mayoría de los argentinos", sostuvo Macri en su discurso, en el que aseguró además que hay que “poner la energía en construir y no en agredir". Luego, el presidente repudió los hechos. “En vez de sumar apedrean”, afirmó.

Por su parte, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, en una conferencia de prensa en la Casa Rosada, pidió que un fiscal actué de oficio por las “agresiones” que atribuyó a militantes del FpV. “El FpV tiene muchos actores y muchos que están trabajando en un diálogo con el Gobierno. Y otros sectores que tienen una actitud hostil y que inclusive plantean la idea de que hay que estar de manera permanente en esta hostilidad contra el Gobierno”, afirmó la ministra.

Sin dudas, este episodio es utilizado por el oficialismo para victimizarse, en un contexto de creciente bronca de la población. Manifestaciones como la de ayer y como los Ruidazos, podrían replicarse y extenderse. Ante esto, la operación que el gobierno intenta instalar es que se trata de “violentos” que quieren “agredir permanentemente al Gobierno”.

Como se expresó en Télam durante la tarde de ayer, Cambiemos enmarca los hechos de Mar del Plata en el “clima enrarecido” generado por la amenaza de bomba a la Casa Rosada que comunicó Bullrich; burda maniobra para intentar desacreditar cualquier expresión de descontento popular contra el ajuste del gobierno.

No está de más recordar que, hace pocos meses, la misma ministra utilizando la detención de “quemacoches” lanzó una acusación contra “quienes están, todos los días, haciendo manifestaciones”.

Más información: Patricia Bullrich: papelón y macartismo

El camino del “amor y diálogo” al que hace referencia Macri, ¿será el que siguió la Policía para reprimir con brutalidad a los manifestantes? Quizás la “no violencia, la no agresión y el amor” del que habla el presidente, es lo que se expresó en los 24 casos de represión física contra manifestantes en 9 provincias, que se registraron desde que asumió su mandato. Tal vez fue con “amor y diálogo” que detuvieron a 35 dirigentes y activistas sindicales, según se denuncia en un informe del Observatorio de Derecho Social de la CTA Autónoma.

Cruzados contra la violencia

La cobertura mediática de lo sucedido también generó repercusiones. Como no podía ser de otra manera Clarín salió en defensa del gobierno y tituló “Agresiones a Macri y Vidal en un acto en Mar del Plata”. El diario sostuvo que la acción fue impulsada por HIJOS, cuestión que fue desmentida categóricamente por el organismo de Derechos Humanos horas después.

Por su parte Massa, Carrió y Alfonsín, cuyas declaraciones difundió Clarín ayer por la tarde, bancaron a Macri y salieron al cruce contra los “violentos”.

“El escrache es violencia y el único camino es la no violencia, mi total solidaridad con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal", publicó Carrió en su cuenta de Twitter. “Una alternativa política no se construye tirando piedras, sino con propuestas para resolver los problemas de la gente”, afirmó Massa y agregó, cínicamente, que "la violencia y el miedo son símbolos de un pasado al que la Argentina no quiere volver”. El diputado radical Ricardo Alfonsín, aseguró que los agresores "no creen en la democracia ni en la defensa los derechos humanos".

Ayer el Gobierno y parte del arco político patronal montó una campaña “contra los violentos” que es funcional a atacar la protesta social y los reclamos que crecen a medida que se profundizan las consecuencias del ajuste.





Temas relacionados

Carlos Arroyo   /    María Eugenia Vidal   /    Mauricio Macri   /    Represión   /    Provincia de Buenos Aires   /    Mar del Plata   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO