Política

OPINIÓN

Alfredo Cornejo: la miopía del tirano

Tiempo estimado 10:37 min


Entre papelones vendimiales, decretazos prepotentes y costosa austeridad, el gobernador se empeña en irradiar una imagen omnipotente que se desdibuja a cada paso, ante las elecciones legislativas.

Edgardo Videla

Delegado Comisión Interna de Cuyoplacas | Mendoza

Miércoles 22 de marzo de 2017 | Edición del día

El camino que el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, impuso para su gestión, estuvo marcado desde su inicio por los ejes del orden, la austeridad y la mano dura. Ejes de los que tanto él, como sus funcionarios, se enorgullecen. Si bien en un principio, instalando el discurso de sacar a los “ñoquis” del estado, abrió varios frentes de conflicto con trabajadores de la administración pública, su incipiente gestión no se desgastó, sustancialmente, en la opinión generalizada de los mendocinos.

Envalentonado por esto Cornejo comenzó con lo que hoy se ha convertido en un signo nefasto de su gestión: el ataque a los trabajadores de la educación. De la mano de Jaime Correas, CEO de Daniel Vila y a quien instaló como Director General de Escuelas, cerró paritarias por decreto e impuso el vergonzoso “Ítem Aula”, convirtiendo a la docencia en el único trabajo en donde ridículamente, una inasistencia, se castiga perdiendo dos presentismos.

Los ejes del orden, la austeridad y la mano dura tienen a su vez tres áreas adonde aplicarse, como lo marca el gobierno nacional, solo que en Mendoza se lleva adelante con mayor impunidad y autoritarismo y caen, principalmente, sobre los trabajadores, la cultura y la educación. Indicando que hay desde el gobierno nacional y el provincial una subestimación y un desprecio hacia todo lo que tenga que ver con las necesidades el pueblo trabajador.

Ajustar al laburante

Trabajadores del Casino de Mendoza; del Registro Civil; de los CAJ y CAI; municipales de toda la provincia; de la empresa provincial de Transporte; docentes; judiciales; trabajadores de la salud; del ex COSE; feriantes de la provincia; artistas de Vendimia y muchos más que quizás olvide, miles de laburantes que, por venir “flojitos de papeles” en trabajos que el kirchnerismo no efectivizó nunca, o por otras razones, confiaron en que Cambiemos sería una vía para mejorar sus vidas. Pero Cambiemos los echó a la calle y les hambreó las familias. Y si buscaron vender dos o tres pertenencias en una feria popular, para poder comer, Cambiemos también los persiguió para impedírselo. Miles de trabajadores que se suman a otros miles despedidos del sector privado que están pasando por la misma dolorosa situación. Miles de laburantes que acudirán a las urnas con ánimo de venganza.

Cultura y desinversión

Para Cornejo y toda una troupe de funcionarios, que demuestran tener la sensibilidad de un adoquín, es bastante lógico que el arte sea un campo prescindible en sus vidas, entonces la cultura en esta gestión es una de las mejores excusas para aplicar la austeridad que tanto proclama el gobernador.

Así fue que descubrimos que el Espacio Contemporáneo de Arte Moderno (ECA), se incendió luego de que se realizaran trabajos con mecheros, con llamas, en una tarde con una temperatura de 40°, en el enero mendocino. Descubrimos que ninguna de las obras contaba con el seguro correspondiente, porque no se le da al arte, desde el gobierno, el valor correspondiente tomándolo como algo absolutamente menor.

Podes leer: Artistas mendocinos protestaron contra la política cultural del gobierno provincial

Esta gestión concibe el arte como material de consumo para una pequeña elite de gran poder adquisitivo. Y ve al artista, como a un laburante al servicio de esa elite, por eso ningunea y subestima al artista que se ve obligado a contratar, y persigue a los artistas callejeros, por el simple hecho de poner su trabajo al alcance de todo el mundo, sin venderlo por los carriles clásicos.

Por esta concepción del arte y la cultura que tiene la gestión Cornejo, representada por el Secretario Diego Gareca, fue que se cayó en un papelón de alcance internacional. La Vendimia 2017, la primera totalmente a cargo de la gestión Cornejo, empezó mal cuando el estado provincial, quiso comprar -como quien paga una baratija- el trabajo de los artistas vendimiales, para una fiesta nacional que se transmite a todo el país por TV, pretendiendo pagarles dos pesos a los protagonistas principales.

En este contexto, pensar en cuidar al artista, implica un gasto, que la orgullosa austeridad del Gobernador, no se permitirá, por lo tanto se toma muy a la ligera la inversión y la atención necesaria en la seguridad laboral, con las consecuencias que fueron de público conocimiento, y que de casualidad, no se llevó ninguna vida tanto en la Vendimia de Capital como en el Frank Romero Day.

En 2011 por la suspensión de una de las repeticiones de la Fiesta de la Vendimia, por conflictos con artistas, el Secretario de Cultura de Celso Jaque, Ricardo Scollo, presentó su renuncia. En la actual gestión, Diego Gareca, a pesar de los trágicos y peligrosos desaciertos que viene teniendo, es respaldado por Cornejo y la razón de este voto de confianza, no es muy difícil de encontrar. Al Gobierno de Cornejo, la cultura y el arte, a pesar de la gente que trabaja con plena conciencia y vocación en este área, le importa un comino. Muchísima gente vinculada a estos espacios, acudirá a las urnas este año, teniendo presente esta indiferencia por parte de Cambiemos.

Educadores y educación atacados

Si bien está presente en todo momento, no se hace el énfasis necesario en este punto: los hijos de los funcionarios no concurren a la escuela pública, van a escuelas privadas en donde la cuota mensual, a veces supera un sueldo docente. A la escuela pública van nuestros hijos, los pibes de los trabajadores. Y en algunos casos como marcan algunos informes recientes, les está costando mucho comenzar, por la falta de trabajo, o los salarios de miseria de sus padres.

En la misma línea que el gobierno nacional, y coherente con el desprecio que muestra Cambiemos hacia todo lo vinculado a los laburantes, la educación -desde comedores escolares hasta los maestros, pasando por la infraestructura y la calidad de contenidos educativos- no son importantes para la gestión Cornejo y es otra excusa para sacar a relucir la austeridad.

Por eso desde el gobierno mendocino, se destina $3.30 por cada chico que come en la escuela, en una merienda simple que se calcula con el valor de medio saquito de té o yerba, por cada niño. Por eso, la Escuela Candelaria de El Algarrobal, acentúa en esta gestión los problemas edilicios, que viene arrastrando, hasta que la comunidad educativa tomó la escuela en 2016, logrando tan solo la promesa de un nuevo edificio, y así, decenas de escuelas en la provincia que atraviesan la misma situación.

Los docentes, dentro de todo este paquete de ajuste, son el sector que Cornejo eligió para aleccionar al resto y es donde, no sin resistencia, mostró y logró imponer a base de tirar la democracia a la basura, las peores y más perversas medidas punitivas y represivas, con dos prepotentes “decretazos” y la vergüenza nacional del Ítem Aula.

Es el Estado quien debe garantizar la libertad de expresión y las prácticas sindicales, pero en Mendoza es el Gobierno quien se encarga de violarlas con decretos y castigos ejemplificadores a quienes ejercen legítimamente sus derechos.

Volver al pasado

Como siempre ocurre y como seguirá ocurriendo, los trabajadores tenemos la inagotable capacidad de no someternos, de encontrar siempre -casi naturalmente- la forma de revelarnos a la opresión, a veces colectivamente, a veces individualmente.

Tal es el caso de la valiente profesora Paola Vignoni, que criticó el Operativo Aprender, y pasó a ser una delegada despedida por este motivo y, como si estuviéramos en la época de la Libertadora, se le ha castigado con una vergonzosa proscripción, una inhabilitación para ejercer la docencia. Este hecho es sumamente grave, no solo para Paola, es preocupante para todos los trabajadores de esta provincia en donde la democracia está en manos de un grupo de gobernantes que la basurean día a día.

Es el Estado quien debe garantizar la libertad de expresión y las prácticas sindicales, pero en Mendoza es el Gobierno quien se encarga de violarlas con decretos y castigos ejemplificadores a quienes ejercen legítimamente sus derechos.

Como trabajador y delegado del sector privado, puedo decir que estos ataques al activismo gremial, son moneda corriente en el 90% de las empresas, pero no lo eran en el sector público, por eso es hora que desde los sectores de trabajadores de la administración pública, se comience a generar una conciencia más combativa, una conciencia que, quizás por no sufrir estos embates con esta saña por parte del estado, se encontraba aletargada.

Son muchos los docentes que votaron por la actual gestión, son muchos quienes no volverán a a hacerlo.

La izquierda mendocina

Como vemos, Cambiemos, ha atacado directamente a un gran número de trabajadores, y otro tanto, han sido atacados indirectamente por las políticas económicas a nivel nacional. Sería comprensible, hasta esperable, que el caudal de votos que los puso a gobernar, se vea sensiblemente reducido.

Por otro lado, hay mucha gente que tiene fresco el recuerdo de la corrupción K, los bolsos de López, la detención de Milani y, sobre todo, la desbandada y derrapada del arco kirchenrista en el último año, en medio de un peronismo dividido y sin la aparición de una figura que pueda acercarse a un liderazgo como el de Cristina. Situación que se acentúa drásticamente en el peronismo mendocino.

Por lo tanto, la izquierda, tercera fuerza política de la provincia de Mendoza, podría beneficiarse electoralmente, con los desaciertos de Cambiemos y del Justicialismo. Pero el gran desafío de quienes sentimos al PTS/FIT como la opción representativa del pueblo trabajador, es consolidar el peso de nuestras propuestas, no solo con una vocación legislativa, sino también con la construcción en las bases obreras, de una firme y solidaria conciencia de clase.

Después de haber acompañado cada lucha obrera en la provincia. Después de que los trabajadores en lucha de tantos sectores afectados nos permitieran, de muy buen grado, acompañarlos en los conflictos -tanto a nuestros legisladores como a los militantes- nuestra tarea es lograr que cada trabajador que se decida, por ejemplo, por Noelia Barbeito en las urnas, además de sentirse representado sienta que el PTS/FIT, le abre las puertas de par en par para que sus inquietudes en el plano político o el activismo obrero, encuentren una vía concreta para su desarrollo, crecimiento y fortalecimiento.





Temas relacionados

Alfredo Cornejo   /    Vendimia   /    Docentes   /    Ajuste   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO