Política

MENDOZA

Hallamos los restos de Carlos Espeche, vamos por justicia

Tiempo estimado 6:49 min


Este miércoles 19 de Noviembre el EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) informó sobre la identificación del mendocino Carlos Rafael Espeche Díaz, quien fuera militante del PRT-ERP durante la década del 70 y desaparecido durante la última dictadura militar. Los restos fueron hallados en Tucumán en el “Pozo de Vargas” en la localidad de Tafí Viejo.

Laura Espeche

Secretaria Acción Social, SUTE Mendoza - Corriente Nacional 9 de Abril

Virginia Espeche

Delegada UTE/CTERA. Escuela 7, Distrito Escolar n° 1

Martes 2 de diciembre de 2014 | Edición del día

1 / 2

En 1965 Carlos Espeche comenzó a estudiar Medicina en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo y en 1972 se recibió de Doctor. A partir de allí, siguió vinculado a la Facultad como profesor de la cátedra de Anatomía y jefe de residentes en el Hospital Central. En marzo de 1976, a los 29 años de edad, fue secuestrado y desaparecido en Tucumán. Estaba casado con Mercedes Vega, también médica, secuestrada y desaparecida el 7 de junio de 1976. Tuvieron dos hijos: Ernesto y Mariano quienes, debido a su desaparición, quedaron al cuidado de sus abuelos.

En su historia de militancia aparecen relatos recuperados a través de la memoria de sus familiares quienes manifiestan que Carlos siempre estuvo vinculado a las necesidades de la comunidad. Luego de recibirse y tras haber militado en la universidad decidió, junto con colegas, abrir un consultorio de atención médica en Medrano (localidad compartida entre los departamentos de Rivadavia y Junín) en una población sumamente desatendida por el sistema público de salud. Allí atendían sin cobrar.

Ernesto Espeche (hijo de Carlos) cuenta que entre 1974 y 1975 vivieron en el Barrio Espejo de Las Heras: “... eran los médicos del centro de salud del barrio y vivíamos en la casa de al lado. Ellos detectan que el principal problema de salud del barrio tenía que ver con la contaminación del agua (…) Empiezan a organizar a los vecinos y ese es el reconocimiento mayor que tienen hoy los vecinos para con ellos. No es que ellos se hicieron cargo de gestionar cloacas y agua potable sino que se dio como un proceso político de organización del barrio (…) que los propios vecinos tomaran conciencia de que organizándose políticamente podían lograr un montón de demandas que hacían a la calidad de vida de la zona”.

En diciembre del 2012, a propuesta de la comunidad y con la presencia familiares, organizaciones de DD.HH, ex vecinos y compañeros de militancia de Carlos y Mecha, se anunció que el Centro de Salud 18 del Barrio General Espejo llevará el nombre "Médicos Carlos Espeche y Mercedes Vega", según resolución aprobada por el Ministerio de Salud de la provincia de Mendoza.
Los hechos y la búsqueda de la verdad.

En noviembre de 2005, el abogado Pablo Salinas en representación del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y en el marco de constituir como querellante particular a Ernesto Espeche “por los delitos de que resultara víctima su padre en el marco de la dictadura militar y de la llamada “lucha antisubversiva”, expone los hechos ligados a la desaparición de Carlos y Mecha en el año 1976.

En esta querella se relata que Carlos se ausenta de la provincia, en momentos previos a la dictadura militar, indicándole a su madre que iría a Buenos Aires a trabajar. Mercedes, su esposa, se queda en Mendoza y se instala en la casa de sus padres, domicilio del que será secuestrada el 7 de junio de 1976. En este mismo documento se hace referencia a una de las denuncias presentadas por parte de Laura Díaz de Espeche (madre de Carlos) quien expresa que en una oportunidad llegó a conocimiento de Mercedes que Carlos habría sido herido en Tucumán y trasladado a Mendoza y que algunos médicos lo habría visto en el hospital militar. Mercedes tuvo la posibilidad de ir a reconocer su cuerpo a la morgue del Hospital Militar, con resultados negativos.

Al momento en que circuló el rumor de que Carlos había sido herido en Tucumán ya se estaba llevando a cabo el Operativo Independencia, el cual fue autorizado bajo decreto del gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, del Ejército Argentino y la Fuerza Aérea con el fin de aniquilar a la compañía Ramón Rosa Jiménez del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) y a todos sus militantes. La compañía Ramón Rosa Jiménez formaba parte de la estrategia llevada adelante por el PRT-ERP de lograr, mediante la lucha armada, la toma del poder.

Actualmente, en el marco de la megacausa “Operativo Independencia” que tramita ante el Juzgado Federal nº 1 de Tucumán a cargo del Dr. Raúl Daniel Bejas, se investigan la presunta comisión de delitos contra la vida y la integridad física de 269 personas en el marco del denominado “Operativo Independencia” que implicó “la primera intervención masiva de las FF.AA y de seguridad en un plan sistemático de exterminio de opositores políticos mediante la utilización del aparato estatal y el control social a través del terror” desde el 8 de febrero del 75 hasta el 24 de marzo de 1976.

Después de 40 años, en Noviembre de este año el Juez Bejas procesó al represor Roberto Gordillo “Jefe de Interrogadores” del Operativo Independencia, quien con el “grado de capitán” estaba destinado a la Compañía de Ejecuciones “A” del Batallón de Inteligencia 601. Fue trasladado hasta la Unidad Penitenciaria de Ezeiza, en Buenos Aires, acusado de ser autor de los delitos de privación ilegítima de la libertad y torturas en prejuicio de 16 víctimas, homicidio triplemente calificado en prejuicio de 8 víctimas y como autor material de asociación ilícita, según señala la Agencia Télam.

Además de Gordillo, hay 16 imputados entre los que se encuentra Mario Benjamín Menéndez, todos señalados como partícipes de los actos ilícitos encomendados bajo el operativo. Sin embargo, la Jefa de Estado de ese momento María Estela Martínez de Perón fue exceptuada de prestar declaración, no se pidió su extradición ni fue citada a indagatoria. Durante el proceso, murió impune Antonio Cafiero quién firmara, junto a Ítalo Luder y Carlos Ruckauf, el decreto de “aniquilación de la subversión” impulsada por Isabel en el 75’ habilitando la participación de las fuerzas armadas dando comienzo al Operativo Independencia.

El pedido de justicia

Hoy, luego de 38 años de intensa búsqueda y lucha por la justicia, familiares de Carlos y organismos de DDHH seguimos exigiendo la apertura de los archivos de la represión que están en poder de la Secretaría de Inteligencia (Ex SIDE), para que se condenen todos los responsables del genocidio cometido en la última dictadura militar, muchos de los cuales aún siguen en actividad.

*Los autores de esta nota son sobrinos nietos de Carlos Espeche.





Temas relacionados

Operativo Independencia   /    Detenidos desaparecidos   /    Isabel Perón   /    Libertades Democráticas   /    Mendoza   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO