BAHIA BLANCA

Nueva provocación a días del 24 de Marzo

Tiempo estimado 4:25 min


El sábado por la mañana, los pañuelos que habían sido pintados días antes en la Plaza Rivadavia amanecieron cubiertos de aerosol negro. Una provocación abierta a días de cumplirse un nuevo aniversario del golpe genocida.

Lunes 19 de marzo de 2018 | Edición del día

El sábado 3 de marzo, en el marco del mes de la memoria, organismos de Derechos Humanos bahienses como APDH- Red x la Identidad e H.I.J.O.S, Mesa x el Juicio y Castigo, convocaron a pintar pañuelos en la Plaza Rivadavia. Apenas dos semanas después, los pañuelos, símbolo histórico de la incansable lucha de Madres de Plaza de Mayo, aparecieron "escrachados".

Es imposible entender esto como mero "vandalismo", o como un hecho aislado. Horas antes, en el barrio porteño de Floresta, mas precisamente en la esquina de Corro y Yerbal, donde emboscaron cobardemente a Vicky Walsh y a otros cuatro militantes montoneros, se montaba otro mensaje macabro. En lo que parecía una inocente pila de papeles, libros y objetos que algún vecino sacó a la calle al limpiar su casa, había un plato de porcelana del Batallón de Inteligencia 601 en el que se podía leer: "Con audacia y con valor." Había también otro plato del Regimiento de Patricios y una importante cantidad de material interno del PTS y en menor medida volantes y folletos de otras corrientes políticas de izquierda.

Se acerca un nuevo aniversario del golpe genocida y los servicios de inteligencia lo saben. Es que luego de mas de 30 años de democracia, aún la mayoría de los archivos de la última dictadura están bajo siete llaves. Ningún gobierno se atrevió a abrirlos, lo que permitiría conocer en detalle el actuar de estas bandas que se infiltraron, delataron, secuestraron, torturaron y asesinaron.

En nuestra ciudad, aún se pasean con total impunidad personajes como Nestor Montezanti. El abogado de la peronista Alianza Anticomunista Argentina, mas conocida como la "triple A", y sospechoso de haber sido el autor intelectual del asesinato de David "Watu" Cilleruelo, dirigente estudiantil acribillado dentro de la Universidad Nacional del Sur en el año 1975, también fue un probado ex miembro civil de inteligencia del batallón 601 durante la última dictadura. Si, el mismo batallón del cual algún "audaz" provocador dejó un souvenir en esa esquina de Floresta. Muchos de los represores de la dictadura siguen en funciones o libres. Eso explica por qué desaparecieron por segunda vez a Jorge Julio López.

Te puede interesar: Indagatoria a Montezanti, llamado a declarar en la causa de la Triple A

Ganar las calles nuevamente

La desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel, la brutal represión desatada el 18 de diciembre cuando miles nos movilizabamos en todo el país contra el robo a los jubilados, el aval público al gatillo fácil que Macri y Bullrich practicaron con el asesino Chocobar, y el "opositor" y ex ministro de Cristina Fernandez de Kirchner, Manzur, llevó adelante en Tucumán donde la policía privincial asesinó a sangre fría a Facundo Ferreira de solo 12 años, no caen del cielo. Son el resultado de mas de tres décadas de impunidad donde peronistas y radicales no dejaron de engordar un aparato represivo tan impopular como necesario para mantener a raya a la protesta social de los sectores populares.

Pero este repentino envalentonamiento se puede frenar. Mientras montaban las mencionadas provocaciones, miles celebrabamos que el genocida Miguel Etchecolatz, principal sospechoso de la segunda desaparición de Jorge Julio Lopez, volvía a prisión tras ser revocada su prisión domiciliaria.

Así como la lucha en las calles tiró abajo las leyes de obediencia debida y punto final, la organización independiente respecto a los cómplices de la impunidad y la represión es hoy la clave para frenar la política represiva de Macri y los gobernadores.

Tenemos una cita de honor para demostrarle al gobierno, las fuerzas represivas, y sus provocadores profesionales que no pasaran. Su mensaje es claro, amedrentar a los que seguimos reclamando cárcel a los asesinos de los 30 mil detenidos desaparecidos y luchamos contra la represión. No tenemos miedo y no dejaremos de luchar hasta que estén todos presos. Este 24 de marzo vamos a ser miles marchando contra la impunidad de ayer y de hoy.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO