×
×
Red Internacional

El 2 de agosto de 2018, la infraestructura desastrosa de la escuela 49 de Moreno produjo una explosión que se llevó la vida de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez. Este año explotó una caldera en la escuela Nº 144 de Neuquén y mató a tres trabajadores. Escuelas Cromagnon.

María Díaz ReckDocente y congresal de Suteba La Plata

Domingo 1ro de agosto | 22:13

Imagen de portada: La vaca. org

Sandra y Rubén habían ido temprano para garantizar que los pibes pudieran tener su mate cocido caliente cuando entraran a la escuela, como hacían cotidianamente, sosteniendo la educación pública a pulmón.

Cuando nos enteramos del crimen social de Moreno muchas y muchos de nosotros estábamos trabajando en nuestras escuelas y nos llenamos de odio, bronca y tristeza al conocer la noticia.

La denuncia por la existencia de una fuga de gas en la institución había sido realizada por lo menos en 8 ocasiones. La muerte de Sandra y Rubén fue un crimen social que destapó la aguda crisis que atraviesa la educación pública desde hace décadas.

Responsabilidad estatal y años de desinversión educativa

La explosión podría haber sido evitada si las autoridades provinciales con la ex gobernadora Maria Eugenia Vidal a la cabeza, el entonces ministro de educación Sanchez Zinny y el municipio de Moreno –dirigido por el kirchnerista Walter Festa- hubiera actuado. Hoy seguimos peleando contra la impunidad y exigiendo castigo a los responsables políticos del crimen de Sandra y Rubén. El Estado es responsable.

Este año otra escuela volvió a explotar. Esta vez fue en Neuquén, una de las provincias más ricas del país basada en el extractivismo contaminante de Vaca Muerta y la persecución a los pueblos originarios. Nicolás y Mariano fallecieron mientras realizaban tareas de mantenimiento en la escuela albergue nº 144 de Aguada San Roque. Mónica Jara, una maestra que se había recibido hace muy poco, fue trasladada al hospital, no se pudo recuperar y murió el 12 de julio.

Te puede interesar: Masiva movilización por justicia para Mónica Jara en Neuquén

En 2018, en el distrito de Moreno y en otros lugares de la provincia transcurrieron días y meses antes de que retornaran las clases en muchas escuelas. Los arreglos prometidos se hicieron lentos y en muchos casos incompletos. María Eugenia Vidal, que se había llenado la boca diciendo que “por culpa de los paros se pierden días de clase”, en esta ocasión no pareció importarle que miles de estudiantes no pudieran asistir a las escuelas por su propia responsabilidad.

Los que caminamos a diario por las escuelas siempre supimos que se perdían decenas de días de clase a causa de los graves problemas estructurales que sufren las escuelas. Este año, con la vuelta a clases en medio de la pandemia, en distritos comoLa Plata hay casi 100 escuelas con graves problemas de infraestructura, mientras que en La Matanza desde la seccional Multicolor de Suteba vienen denunciando que el 80 % de las escuelas de La Matanza tienen problemas estructurales.

El estado calamitoso de miles de establecimientos educativos de la provincia que viene desde los noventa, pasando por los gobiernos de Scioli y Vidal, no fue ni es una novedad ni para los trabajadores de la educación, ni para los estudiantes, ni para las familias. Hay un sistema educativo provincializado , que fue la base de la desinversión en educación pública y que fue mantenida por todos los gobiernos, incluso con la Ley de Educación Nacional del 2006, bajo el gobierno de Néstor Kirchner.

Mientras se siguen destinando millones para pagar una deuda ilegal e ilegítima y el gobierno paga millonarios aportes a la educación privada y confesional vemos como las escuelas públicas se vienen abajo.

En el acuerdo paritario 2019 con el gobierno de la provincia de Buenos Aires se incluyeron los 12 puntos de infraestructura de Escuelas seguras, que toman en cuenta las recomendaciones de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo. Ninguna de ellas se cumplió en su totalidad.

A su vez, en el plan de Kicillof de vuelta a la presencialidad no hay nada de “cuidado”. Desde los gobiernos se hacen anuncios permanentes sobre lo prioritario de la educación pero nada se dice de cuál es el plan para proveer todos los recursos necesarios.

Es necesario un aumento de presupuesto educativo

Hoy más que nunca es necesario un aumento de presupuesto educativo para poner en condiciones las escuelas y aumentos salariales para las y los trabajadores de la educación, que desde hace años sufren el desfinanciamiento educativo, gobierno tras gobierno.

Las centrales sindicales, empezando por Ctera y Suteba, deben romper la sumisión al gobierno que los llevó a no convocar ni una medida de fuerza durante 2020 y en lo que va del año, dejando de lado las demandas de creación de cargos, presupuesto para educación y conectividad y tienen que convocar de manera urgente a la docencia de todo el país a debatir para resolver medidas frente a esta problemática que parta de exigir el aumento del presupuesto en base a afectar los intereses de los que más tienen. El gobierno nacional convocó a paritaria para el próximo 9 de agosto. La conducción de la Ctera “ se prepara” para ir sin debatir con la base docente ningún plan de lucha.

Este lunes desde las seccionales Multicolor de Suteba se convoca a un acto y radio abierta frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires para exigir justicia por Sandra y Rubén, Mónica, Nicolás y Mariano y juicio y castigo a los responsables.
Es necesario un plan de lucha nacional por todas nuestras demandas y para que paguen los responsables políticos de estos crímenes sociales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias