×
×
Red Internacional

NACIONAL.ARA San Juan: ¿desidia, mentiras, negociados?

Las causas del hundimiento del submarino, probablemente nunca salgan del estadio de las conjeturas. Lo que parece confirmarse, es que en el rescate, en el que intervino fuerzas multinacionales, hubo por lo menos negligencias.

Lunes 9 de noviembre de 2020 | 23:20

El 15 de noviembre de 2017, desaparecía el ARA San Juan que llevaba a bordo 44 tripulantes. La causa judicial que investiga el hundimiento del ARA San Juan, que tiene como imputados a los altos mandos de la marina, en estos días agregó una información que el ex ministro de Defensa no puede explicar.

La Armada sabía dónde estaba hundido el submarino veinte días después de la implosión. Así lo confirmó uno de los oficiales de la Armada procesado en la causa. Según la declaración del contralmirante Enrique López Mazzeo, ex comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, uno de los seis procesados en la causa que lleva la jueza federal Marta Yáñez, el gobierno del expresidente Mauricio Macri, ocultó que habían ubicado al submarino el 5 de diciembre de 2017. Recién el 16 de noviembre de 2018 se informó oficialmente sobre lo que se sabía desde casi un año antes. Enrique López Mazzeo, en su declaración indagatoria, sostuvo que solicitó autorización para que la armada británica (uno de los siete países que se sumó a la búsqueda) explore en la zona en la que apareció varios meses después el submarino. Según López Mazzeo, el ex jefe de la Armada Marcelo Srur le prohibió pedir este tipo de colaboración a las fuerzas británicas.

La AFI de Macri espió a familiares del ARA San Juan

Vale recordar que Argentina aprobó el Convenio Internacional de Búsqueda y Rescate (SAR). Macri y su ministro de Defensa, Oscar Aguad, hablaban de un gran logro de su gestión de gobierno, que siete países, con ocho aviones, once embarcaciones y un satélite buscarán conjuntamente al submarino ARA San Juan. Estados Unidos, Reino Unido, Chile, Brasil, Francia, Italia, Uruguay; además de los organismos nacionales, trabajaban para hallarlo. Sin embargo, lo que presentaban como un logro de unidad internacional, y la comunidad de la marina, resultó ser un gran, por lo menos, engaño.

Veinte días después de la desaparición del Ara San juan, fue la tripulación del buque Cabo de Hornos de la Armada de Chile, quién alertó del hallazgo, que, según informan ahora los ex funcionarios, fue desechado porque no se tuvo en cuenta que, por efecto de la presión hidrostática, el submarino no solo se había deformado sino que además se había encogido a un tercio de su longitud original. Estamos hablando que entre los encargados de la búsqueda, se encontraban personal especializado de la Armada.

La hipótesis para afirmar que lo que ocurrió fue algo más que negligencia, se ubican entre varios hechos. Por un lado, el Yantar, perteneciente a Marina Rusa, exploró la zona, pero no comunicó los resultados.

El anuncio del hallazgo del ARA San Juan, el 17 de noviembre de 2018, despertó en su momento suspicacias, sobre todo porque el buque noruego Seabed Constructor, operado por la empresa norteamericana Ocean Infinity, lo halló en una zona muy próxima a la señalada por el buque chileno, y que además, dejó para su último día de rastrillaje la zona señalada.

Estos datos son esenciales y contribuyen a la hipótesis que detrás de la búsqueda del submarino, existió un posible negocio económico. Por la desaparición del ARA San Juan, donde murieron 44 tripulantes, se investiga en distintas causas, hechos de corrupción, y de espionaje que sufrieron las familias de las víctimas, por lo cual está imputado Mauricio Macri.

La causa judicial llevada adelante por la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, además de López Mazzeo, están procesados el capitán de navío Claudio Villamide, ex comandante de la fuerza de Submarinos; el contraalmirante Luis Malchiodi, ex jefe de Mantenimiento y Arsenales; el capitán de navío Héctor Alonso, ex jefe del Estado Mayor del Comando de la Fuerza de Submarinos; el capitán de fragata Hugo Miguel Correa, ex jefe del Departamento de Operaciones de la Fuerza de Submarinos; y el capitán de corbeta Jorge Andrés Sulia, ex jefe del Departamento de Logística de la fuerza submarina.

Están acusados por estrago culposo agravado, incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión de oficio. Esta causa pasó a la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, que el tribunal de alzada deberá resolver en los próximos días sobre si adhiere al criterio de la jueza que ordenó el procesamiento de 6 oficiales navales de distinta jerarquía.

Además, debe decidir si ordena el llamado a indagatoria del ex presidente Mauricio Macri y de su ministro de defensa Oscar Aguad.
Por su parte, la querella que lleva adelante el estudio de Fernando Burlando, sostuvo que tanto la Marina de guerra como Aguad y Macri conocían desde pocos días después del hundimiento del submarino, y que ese dato fue ocultado a las familias de los 44 tripulantes.

En tanto, Luis Antonio Niz, padre de Luis Niz, tripulante del ARA San Juan, remarcó la necesidad de justicia y de que "los responsables" de ocultar información respecto al paradero del submarino "vayan presos", en tanto que aseguró que a Mauricio Macri "nunca le importó" lo que pasó con el submarino.

La cobertura de la desaparición, hallazgo del ARA San Juan




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias