Política

APOYO PARA NEGOCIAR LA ENTREGA Y EL SAQUEO

Alberto en Alemania: Merkel lo respalda ante el FMI y empresarios manguean "facilidades"

Entre risas y buena onda, la canciller alemana dijo que su país quiere "ayudar" a la Argentina. Empresarios alemanes, al acecho, ya pusieron sus condiciones para invertir.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Martes 4 de febrero de 2020 | 00:05

Télam

La gira de Alberto Fernández por Europa sigue cosechando “éxitos”. Ángela Merkel, canciller alemana, cenó con el presidente argentino este lunes y le brindó su apoyo en las negociaciones con el FMI. Además, lo elogió como “líder emergente” en América Latina.

El encuentro entre Merkel y Fernández duró dos horas 15 minutos y tuvo lugar en la sede de la Cancillería Federal. Antes de cenar, los funcionarios brindaron una conferencia de prensa en la que no se permitieron preguntas. La “buena onda” entre ellos fue destacada por distintos medios de nuestro país.

Te puede interesar: Alberto Fernández busca el apoyo de Alemania para negociar con el FMI

En el breve mensaje que brindaron, Merkel manifestó “el interés muy grande” de la industria alemana por lo que sucede en Argentina y el Mercosur. Además planteó la necesidad de ver cómo Berlín puede "apoyar y ayudar" a la situación argentina. Fernández, por su parte, sostuvo que Alemania es un modelo que “miramos muy de cerca” y planteó la necesidad de “fortalecer el Mercosur-UE”.

"Sabemos que la Argentina no se encuentra en una situación económica fácil, y por eso es importante que hablemos de nuestras relaciones económicas también y pensar cómo desde Alemania, desde Europa, podemos apoyarle, y ayudarles", remarcó la funcionaria europea.

Sin embargo, a juzgar por las reuniones y declaraciones previas, más que preocuparse por ayudar al pueblo argentino, el gobierno alemán parece más dispuesto a ayudar a las empresas alemanas a que saquen provecho de la crítica situación en que se encuentra la Argentina.

Cuando la limosna es grande...

Fernández había empezado su agenda de reuniones con empresarios alemanes, entre ellos directivos de Volkswagen y la multinacional Siemens. Los directivos de la automotriz se comprometieron a invertir unos US$ 800 millones en sus plantas de Pacheco y Córdoba. “El proyecto Tarek se trata del primer SUV que la marca producirá en Argentina y será exportado a toda la región. El mismo implica una inversión de u$s 650 millones en Argentina”, detalló la compañía en un comunicado.

Leé también: Acuerdo UE-Mercosur: ¿hacia una “triple dependencia”?

La automotriz fue la que aportó el compromiso más fuerte, pero no fue la única que habló de invertir, obviamente, a cambio de determinadas condiciones. “La Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana (AHK Argentina) afirmó hoy que las empresas de ese país están dispuestas a ‘facilitar inversiones’ en trabajo y producción, pero remarcó que a cambio piden que haya mayores ‘incentivos fiscales y legales’", informó la agencia Télam.

¿Se puede creer en la bondad de los empresarios que quieren venir a generar trabajo al país? ¿Les dará el oficialismo más facilidades y más exenciones impositivas para producir más barato en Argentina? ¿Menos impuestos para multinacionales como Volkswagen, en un contexto en el que se le pide cada vez más esfuerzos a la población? ¿Les dará más facilidades desde el punto de vista legal, para reventar y romper más a la mano de obra en Argentina?

Andreas Tostmann miembro del Consejo Directivo de la Marca Volkswagen, sostuvo que “para Volkswagen es muy importante continuar desarrollando y modernizando nuestras plantas en el mundo. Con los nuevos proyectos destinados para Argentina ratificamos nuestro compromiso y la permanencia de la marca en el país”. “La permanencia en el país” es una especie de frase extorsiva a la que las patronales siempre acuden. A la primera de cambios, cuando no consiguen los beneficios que pretenden, lo primero que hacen es amenazar con abandonar el país y dejar el tendal de desocupados.

Mirá también: [Video] "Que Alberto Fernández se ocupe de los trabajadores de SanCor y no de las empresas"

Como herido ante buitres

Por otro lado, el canciller Felipe Solá se reunió con el ministro de Economía alemán, Peter Altmaier. Uno de los ejes de la conversación fue la demanda que la constructora alemana Hochtief Aktiengesellschaft, mantiene contra la Argentina en el CIADI, tribunal del Banco Mundial que dirime denuncias entre empresas y estados.

El conflicto entre el Estado argentino y la firma alemana se remonta al año 2007. La empresa presentó un reclamo el 18 de diciembre de aquel año por supuestos incumplimientos en los derechos financieros adquiridos en los contratos de la concesión de peajes en el puente Rosario - Victoria. La empresa dice, entre otras cosas, que el Estado argentino incumplió los contratos al pesificar las tarifas de los peajes luego de la crisis del 2001. Ya que estaba, aprovechó a mencionar en los motivos de su denuncia, una serie de agravios y conductas reprochables de parte del Estado argentino, que el mismo CIADI juzgó inexistentes. Es así que emitió un fallo intermedio. Reconocía que Argentina debía pagar una suma millonaria a la empresa (alrededor de 15 millones de dólares) pero no le dio la razón a la empresa en su exigencia original: 157 millones de dólares.

Vale aclarar que el CIADI es un tribunal que suele fallar a favor de las empresas que quieren ir hasta el final en su afán de sacarle plata a los países en los que ya se enriquecieron bastante. Como las empresas que administraban las AFJP y hacían negociados con la plata de los jubilados y las jubiladas, antes de la estatización. O Marsans, la empresa que vació y liquidó Aerolíneas Argentinas.

Podés leer: El Ciadi condenó al Estado a pagar U$S 320 millones a los saqueadores de Aerolíneas

Este tipo de contratos de concesiones y de obra pública con multinacionales en Argentina, habilitan la posibilidad de que las empresas litiguen en tribunales como el CIADI, donde siempre llevan las de ganar. Estas cuestiones nunca se dirimen de acuerdo a la legislación argentina. Poco importa cuánto hayan robado, incumplido compromisos o estafado las empresas al Estados.

Como no podía ser de otra manera, la constructora alemana apeló y el proceso se encuentra abierto. El 5 de junio del año pasado el CIADI autorizó un período de negociaciones con los demandantes y la Argentina, hasta el 1 de marzo de 2020. Las partes deben discutir la forma en que nuestro país pagará los casi 15 millones de dólares más los intereses. En la reunión con Solá, el ministro alemán le planteó la preocupación por este dilema y -fiel al estilo del Frente de Todos - el canciller le aseguró que “queremos pagar, pero necesitamos que den de baja la apelación".

Como siempre, con tal de conseguir más avales para avanzar con las negociaciones con el FMI, el Frente de Todos está dispuesto a congraciarse con todo tipo de buitre de todo tipo de tamaño y nacionalidad. Para los empresarios del mundo, es hora de acercarse a Fernández y apretar: ya dijo sentado en una mesa rodeado de pujantes empresarios alemanes, que el país es como un paciente en “terapia intensiva”.







Temas relacionados

Frente de Todos   /    Alberto Fernández   /    CIADI   /    Deuda externa   /    Angela Merkel   /    Buitres   /    Ajuste   /    FMI   /    Alemania   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO