Política

CÁRCELES Y CORONAVIRUS

Alerta en Devoto: un preso fue atendido por una fractura y se confirmó que tiene Covid-19

El detenido fue trasladado al Hospital Fernández por la fractura de una pierna tras una caída el viernes durante la protesta en el penal. Al hacerle el hisopado se confirmó que está infectado. El caso se suma al de dos agentes penitenciarios. Posible contagio masivo.

Lunes 27 de abril de 2020 | 11:44

Foto Télam

El detenido es Nicolás Cardozo que se encuentra internado con buen pronóstico, pero la confirmación de que está infectado con coronavirus vuelve a exponer la salud de los detenidos y a tensionar la situación en el penal, luego de las protestas del viernes.

El sábado se realizó una mesa de diálogo que no arrojó medidas concretas a los reclamos de los presos que venían alertando que si el virus entraba al penal iba a ser una masacre.

Las banderas que se veían durante el reclamo decían "no queremos morir en la cárcel" y esa consigna no es ninguna exageración. Familiares de los presos denuncian que el hacinamiento hace de un foco de contagio ese lugar, en el que donde deberían estar cien personas hay doscientas o más.

Además denuncian que los alimentos prácticamente no les llegan y cuando los reciben son de pésima calidad y que ni siquiera cuentan con elementos de higiene.

En medio de la pandemia es imposible pensar que en esas condiciones no haya un contagio masivo. Si bien oficialmente fue confirmado sólo un caso positivo, los presos denuncian que no es el único y habría, al menos, otro más confirmado.

Hasta el momento ni desde el Ministerio de Justicia, ni de Salud ni ninguna autoridad ha anunciado que se realizarán test a todas las personas detenidas allí para evitar que la enfermedad se propague.

Pero Devoto no es un caso aislado. En las cárceles de la provincia de Buenos Aires y en otras del interior del país los internos vienen reclamando medidas urgentes y básicas para que la pandemia no se transforme una masacre en las cárceles.

Te puede interesar Por hacinamiento y falta de limpieza ya hay huelga de hambre en varias cárceles

¿Qué reclaman los presos?

Las grandes empresas mediáticas se ocuparon desde que empezaron las protestas en distintos penales del país, de transmitir que eran asesinos, violadores y condenados por delitos graves los que quedarían en libertad. Vale mencionar que a pesar de haber estado con sus móviles en Devoto mientras reprimían a las familiares, ni siquiera lo mencionaron.

Pero la realidad es que la misma Cámara de Casación instó a los tribunales inferiores para que se contemplen medidas alternativas de detención para personas que hayan cometido delitos no violentos, para los que ya tenían salidas transitorias, próximos a cumplir condenas o de obtener la libertad condicional.

Además en su resolución hizo incapié en que se tenga en cuenta en especial a las personas detenidas que componen grupos de riesgo: mujeres embarazadas o con hijos menores, mayores de 60 años y personas con enfermedades que implican un riesgo mayor al contraer el virus.

Tampoco esos medios, a tono con el silencio oficial, hablan de los dos presos asesinados por agentes penitenciarios. Uno de ellos en la Unidad Penal 1 deCorrientes y otro joven asesinado por el guardiacárcel de la Unidad 43 de Florencio Varela (provincia de Buenos Aires).

Ni la Ministra de Justicia y Derechos Humanos de La Nación Marcela Losardo ni su par bonaerense Julio Alak se han hecho cargo de estos asesinatos en manos del Estado como tampoco han tomado medias concretas ante la crisis sanitaria en cárceles y comisarías.

La situación de hacinamiento en las cárceles nada tiene que ver con lo establecido en todos los protocolos sanitarios, recomendados por la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Apenas declarada la pandemia del Covid-19, este organismo recomendó analizar la prisión domiciliaria para detenidos de grupos de riesgo, evaluando de manera prioritaria la posibilidad de otorgar medidas alternativas como la libertad condicional, arresto domiciliario o libertad anticipada. Especialmente personas mayores, con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas o con niños a su cargo y quienes estén prontas a cumplir condenas.

El reclamo de miles de personas detenidas en cárceles y comisarías país necesita de medidas concretas en forma urgente, para que el temor de no morir en la cárcel como se vió en las banderas de los presos de Devoto, no sea una realidad en todo el país.

Te puede interesar La pandemia de los “motines” (o la cárcel como fatal caja de resonancia social)







Temas relacionados

Marcela Losardo   /    #coronavirus   /    Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Cárcel de Villa Devoto   /    Julio Alak   /    Ministerio de Justicia y Derechos Humanos   /    Cárceles   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO