Sociedad

SOCIEDAD

Alquilar: odisea 2015

Cansados de los abusos inmobiliarios, el pasado lunes y frente a la Legislatura porteña se realizó el primer festival de Inquilinos Agrupados, organización que defiende y asesora a los inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires. La Izquierda Diario hablo con su referente, Gervasio Muñoz.

Jueves 8 de octubre de 2015 | Edición del día

¿Cómo surge Inquilinos Agrupados y quienes lo conforman?

Surge básicamente porque pasé todas las situaciones por las que pasan los inquilinos. Tuve un problema bastante grave con los dueños de la casa que alquilaba y empiezo a buscar a algún lugar de mediación y descubro que no había absolutamente nada. Empiezo a buscar alguna ley que regule algo y tampoco había nada. Antes del nuevo Código Civil existía la Ley 23091, la “Ley de alquileres”, que ahora la absorbió el nuevo Código Civil. Entonces veo que algo escrito había, a nivel nacional y local. Luego me contacto con una gente de la plata que estudiaba el tema. Fui leyendo. Hablé con el Sindicato de ATE (soy delegado de ESMA) e hicimos una asesoría desde el sindicato. Primero empezó a llamar gente afilada, luego gente no afiliada y luego gente que ni era del sindicato. Entonces ahí dije “hay que pasar a otra cosa, evidentemente es un tema grave”.

En la Ciudad se supone que hay un millón de personas que alquilan. Empezamos a juntarnos con gente, ya con el sello de Inquilinos Agrupados, y se fueron sumando cada vez más. El sector de los inquilinos son sectores medios que les cuesta mucho la participación por lo general. Que piensan que alquilar es algo transitorio, entonces es difícil que tomen conciencia de que tienen que alquilar de forma justa y que para eso hay que luchar. Luego se fue sumando gente desde su lugar; una diseñadora que armó el logo, otra chica especialista en internet que ayuda con la difusión, un abogado especialista en vivienda, etc.

¿Qué reclamos tienen?

Reclamos hay miles. Tienen que ver con la regulación del mercado inmobiliario, con políticas públicas de vivienda en la ciudad, con la cantidad de viviendas vacías que hay, con un censo de inquilinos, hoy no se sabe cuántas casas en alquiler hay, no sé sabe qué consecuencias sociales tiene ser inquilino. No hay un estudio de absolutamente nada. Hay una deficiencia enorme y el tema de la vivienda no se trata como debería tratarse. Cuando hablamos de vivienda hablamos de madres solteras que alquilan, de jubilados que necesitan alquiler, de personas con discapacidad. Es un problema central de cualquier política pública. Hoy lo único que se repite es que hay que ser dueño, y tenés que ser millonario para eso. Muy pocos pueden ser propietarios, esa es la realidad. Entonces, mientras tanto, ¿qué hacemos? Ese es el objetivo más grande que tenemos como organización; entender que no vamos a ser dueños quizá nunca, y mientras tanto tenemos que tener alguna lucha y alquilar de forma justa.

Además, la lógica de la vivienda ha cambiado. Hay mucha más movilidad, la familia no dura 20 o 30 años como antes. Entonces hay que discutir otra política de vivienda.
Lo primero que hicimos nosotros como organización fue difundir derechos. Explicamos que tenemos derechos pero no se están cumpliendo y que íbamos a tener que pelear. Cuando empezaron a descubrir que hay una ley que los ampara, que hay condiciones que se violan, y que las inmobiliarias y los dueños están viviendo a costa de los inquilinos, la cosa empezó a ponerse más interesante. Que la gente empiece a darse cuenta que algo estaba mal y había responsables. El primero, no es el Gobierno de la Ciudad; primero es el CUCICBA, que es el colegio que regula todas las inmobiliarias y que el Estado le transfirió poder de policía. CUCICBA nos “agradeció” que publicáramos sus teléfonos con dos cartas de documento. Ahí nos dimos cuenta que la cosa iba.

Sabemos que en las zonas donde más se construyó no hubo aumento significativo poblacional al contrario de las zonas con escasa construcción y aumento de densidad poblacional, como las comunas 1 (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución) y 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano). Siendo además las primeras en sufrir los desalojos que se realizan cotidianamente. ¿Que opinión tienen al respecto?

En de La Boca, por ejemplo, además de haber desalojos, hay incendios. Si nosotros buscamos en internet los conventillos que se prendieron fuego, siempre es el hijo del dueño el que se incendia. Es un tipo que compra conventillos habitados a un valor mínimo, y los prende fuego, queda el terreno que vale el triple y se los vende a los empresarios del Gobierno de la Ciudad. Desalojos, debe haber más o menos cinco desalojos por día desde que asumió Macri. El del Papa Francisco tiene la particularidad de que toda la gente de la toma alquilaba en villas. Por eso me parece que es importante entender que hay que regular el mercado formal. Porque el mercado formal traslada sus condiciones de una forma mucho más cruel al mercado informal.

Para entrar necesitas un trabajo, recibo de sueldo, etc., y 20, 25 mil pesos. ¿Qué hace el mercado informal? Bueno, esta persona tiene plata, tiene trabajo, tiene recibo de sueldo. El tipo que alquila en villas, por ejemplo, que se construyó cuatro departamentos en altura dice, “yo a este le puedo cobrar lo mismo que un departamento en Floresta, o en Almagro porque yo sé que este tipo nunca va a poder acceder a un departamento en Almagro”. Por dos motivos, por las condiciones que no cumple y por otro lado porque va a ser discriminado y ningún dueño, ni ninguna inmobiliaria va a dejar que el tipo que vive en una villa y que tiene el poder adquisitivo de alquilar un departamento en Floresta, lo pueda hacer.

El caso de IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima) es interesante. Cuando fueron las elecciones a Jefe de Gobierno porteño la discusión era si el candidato de Macri era Horacio Rodríguez Larreta o Gabriela Michetti. La cuestión es porque. El hermano de Larreta, Augusto, es el CEO del grupo IRSA, que es el dueño de todos los shopping de la Ciudad. No solo eso, si no que IRSA construyó hacia arriba el 50% de la superficie de la Ciudad. En CABA hay una vivienda cada un habitante y medio. O sea, no hay déficit. Lo que hay es una concentración de ese capital y un negocio inmobiliario que ya no se aguanta más.

¿Qué problemáticas particulares, además de las mencionadas, tiene aquel que quiere alquilar en la Ciudad y es extranjero?

Hay dos diferencias. O dos estratos. El que es inmigrante sin guita, se va a un hotel, a la pensión o a la villa. El que es inmigrante y viene por cuestiones laborales o estudios (que se está dando mucho con brasileros o colombianos), tiene que alquilar sin contrato, en dólares y con aumentos mensuales.

Otra cosa que sucede y no se habla es el alquiler temporario en los barrios. El que tiene un departamento en Palermo, Villa Crespo, Almagro, Recoleta, supongamos, ¿por qué se lo va a alquilar a una familia si se lo puede alquilar a un turista en dólares y sin contrato? Entonces, lo que hace falta, no solo en la Ciudad si no a nivel nacional es una ley que establezca referencias de precios de alquiler. Se hizo en alimentos, se tiene que hacer en vivienda. Si un departamento sale tanto, tal porcentaje tiene que salir el alquiler. No puede ser que salga lo mismo vivir en Lugano I y II que en Belgrano. Y no por despreciar a Lugano, pero tenés otros servicios en el transporte, otros valores, etc.

Por último, creo que lo que se necesita es un plan de vivienda. No digo construir vivienda nada más. Necesitas políticas para todos los sectores. Para el que gana 10 mil y puede pagarse el alquiler o se quiere comprar una casa. Y para el que gana 5 mil pesos y tiene que alquilar. Ahí, la única forma para resolverlo es interviniendo el mercado inmobiliario. Es decir, hacer una inmobiliaria estatal. Hay que hacer una, no solo en Capital Federal. El estado tiene que regular la oferta y demanda de vivienda, porque no es un quiosco. Es algo fundamental. Entonces la solución no es construir vivienda nada más, para que todos seamos dueños.

Porque a la velocidad que vos podés construir vivienda, vas mucho más retrasado que lo que es el déficit habitacional. Nunca lo vas a alcanzar. Empecemos a dar una discusión en serio sobre qué hay que hacer en materia de vivienda. Primero tenemos saber cuál es la situación, y hacer un registro de contratos de alquiler. Y saber la situación de los inquilinos. Si tienen un discapacitado en la familia, si es una madre soltera, etc. Por eso nosotros insistimos con la creación de la Defensoría del Inquilino, que es algo que no va a cambiar la vida al sector, pero sería la primera vez que el sector pueda ir a algún lugar a reclamar. Y nosotros aspiramos que ese lugar sea el que organice, ordene y pelee por esto.







Temas relacionados

CUCICBA   /    Asociación Trabajadores del Estado (ATE)   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO