Sociedad

ABUSO ECLESIÁSTICO E IMPUNIDAD

Apologista del mal: Chinda Brandolino banca el aborto clandestino y al cura pedófilo Sidders

La “médica celeste” encabeza marchas y arengas contra el derecho a la interrupción legal del embarazo. Ahora públicamente defiende a Raúl Sidders, el cura de La Plata preso por abusos sexuales agravados y corrupción de menores.

Lunes 28 de diciembre de 2020 | 16:02

Chinda Brandolino defiende al curas Raúl Sidders, preso por abusos sexuales y corrupción de menores - YouTube

“Han atacado y, por supuesto, calumniado al padre Raúl Sidders. Hoy es él, mañana será otro buen sacerdote. Todos los buenos sacerdotes serán descalificados y perseguidos”, comienza diciendo Chinda Concepción Brandolino en un video que se difunde desde la página de Facebook “Apoyamos a Raul Antoly Sidders” (sic, errores de redacción originales).

Esa cuenta de la red social es impulsada por el Arzobispado de La Plata, aunque no oficialmente, y la integran algunas decenas de monjas, directivos y docentes aliados del colegio San Vicente de Paul, donde Sidders fue capellán durante dos décadas y donde, según diversos testimonios, cometió varios de sus abusos y corrupciones de menores.

Leé también “En las confesiones, el cura Sidders preguntaba si eras virgen y si estuviste en orgías”

Brandolino es una médica de La Plata (matriculada en CABA, provincia de Buenos Aires y Tierra del Fuego) y suele presentarse como “perito médica legista”, aunque desde hace más de siete años no actúa en ninguna causa judicial (así lo confirmó hace unos meses el sitio Chequeado). Afirma que está casada con el mismo hombre desde los 18 años y que tuvieron ocho hijos (dos de ellas son monjas). Y además se confiesa amiga personal de Sidders.

La mujer se declara una auténtica peronista, ferviente defensora del nacionalismo católico integrista y con un alto grado de antisemitismo (camuflando su negacionismo con un más que oportunista ropaje “antisionista”). Además es una militante “antivacunas” y en 2020 fue activa convocante de las marchas anticuarentena, llegando a afirmar que la pandemia de covid-19 en verdad no existe. “El barbijo es un signo de esclavitud y sometimiento”, afirmó ante cientos de personas en el Obelisco el 17 de agosto.

Lógicamente, Brandolino no podía menos que estar en contra de la legalización del aborto, convirtiéndose con sus intervenciones públicas (incluyendo las audiencias en el Congreso durante el debate de 2018) en una referente de la “ola celeste” que logró con su lobby furioso frenar la legalización hace dos años y pretende repetir performance esta semana con la votación en el Senado.

Con todos esos pergaminos, la médica reaccionaria y antiderechos sumó a sus actividades una defensa activa y pública de su amigo Raúl Sidders, al punto que difundió un video convocando a una movilización frente a la Fiscalía de La Plata para pedir por la libertad del cura, preso desde el 1° de diciembre en el marco de una causa por abusos sexuales agravados y corrupción de menores.

Brandolino dice que Sidders “ha sido impunemente atacado por una mujer de 28 años que remite sus dichos a cuando tenía 14”, en referencia a Rocío, la querellante que con su testimonio logró convencer al fiscal Álvaro Garganta y al juez Carlos Crispo de que Sidders debía esperar su juicio en prisión preventiva.

Leé también Habla la denunciante del cura Raúl Sidders: “Abusó de decenas de adolescentes”

Sin embargo, la “defensa” de Sidders que ensaya Brandolino no hace más que confirmar el nivel de abroquelamiento de la Iglesia católica para resguardar tanto su ya maltrecha imagen como sus privilegios institucionales y materiales. Y lo hace atacando a quienes, con valentía y superando muchos obstáculos, deciden buscar un poco de justicia.

“Claro, como ahora no requieren pruebas, está preso e incomunicado”, tira al aire la amiga del cura en el video. Y enseguida convoca a manifestarse en su defensa “a los cientos, miles de queridos exalumnos que ayudó en el Colegio San Vicente durante todos estos años, a los padres que se han vistos beneficiados por la educación, el refuerzo, los campamentos, la dedicación cotidiana de toda su vida, como sacerdote, a los jóvenes, a los estudiantes, a los padres, tratando de ayudarlos en todos trances difíciles, en una educación constante”.

Sabiendo que eso no alcanza, Brandolino insiste: “por favor, seamos fieles, leales, a las personas que nos han ayudado. Todos los papás del colegio deben estar… ¿hay cuatro o cinco? Por supuesto. Gente ideologizada, que quiere destruir la Iglesia católica… En el banquillo del Padre Raúl están todos los buenos sacerdotes que, uno a uno, serán destruidos. Porque quieren destruir nuestra Iglesia. Así que convoco a todos los católicos de La Plata a que vayan a defender a nuestro sacerdote. Todos saben que esto es una infamia. Todos lo saben, pero muchos se callan. Si nos seguimos callando no quedará nada de nuestra civilización católica”.

Finalmente a la manifestación del 23 de diciembre (a la que convocaba Brandolino) no fueron más que treinta personas, entre monjas, docentes del colegio San Vicente y varias niñas y niños llevades por sus progenitores sin saber mucho a qué iban. Parece que la arenga de la médica no dio muchos frutos.

Pero Brandolino seguirá firme en su defensa de Sidders. No solo porque amigos son los amigos. También le está devolviendo algunos favores. Cuando en 2014 Sidders conducía el programa “Ave María Purísima” en el canal Somos La Plata (financiado por el entonces gobernador Daniel Scioli a través del Ministerio de Seguridad y la Policía Bonaerense), ella era una de las invitadas predilectas. ¿Cómo no salir ahora a defender al amigo y fiel exponente de esa parte de la Iglesia católica tan afecta a combatir los derechos humanos, las vacunas y la verdad de las víctimas de los abusos eclesiásticos?







Comentarios

DEJAR COMENTARIO