Internacional

BRASIL

Bolsonaro radicaliza su discurso: las piezas en el tablero golpista

El domingo, Día del Ejército, las manifestaciones bolsonaristas no se limitaron a pedir el fin de las medidas de aislamiento social. Los pocos manifestantes progubernamentales fueron al cuartel general del Ejército pidiendo intervención militar, el cierre del Congreso y la Corte Suprema y el AI-5 (decreto de la dictadura militar brasileña que suspendió el Congreso y subordinó los poderes legislativo y judicial de todos los niveles al Ejecutivo, además de cercenar las libertades democráticas de la población). En Brasilia, frente al cuartel general del Ejército, Bolsonaro habló en apoyo a los actos.

Martes 21 de abril de 2020 | 23:27

La nueva escalada en la retórica del bolsonarismo sucede en el marco de las volteretas políticos de las últimas semanas. Después de abrir un conflicto con los gobernadores, haciendo campaña abiertamente por el fin de las medidas de aislamiento social y poniéndose, demagógicamente, en defensa de los empleos e ingresos de los sectores informales y precarios, Bolsonaro se encontró institucionalmente aislado y se vio obligado a ceder el control a los militares para combatir la epidemia.

La disputa había alcanzado un punto de alta tensión, en el que varios sectores empresariales expresaron abiertamente su preocupación por lo que llaman duplicidad de mando frente a la crisis: el presidente rechazó a los gobernadores, que a su vez lo rechazaron. La escalada de la crisis, que podría adquirir una dinámica diferente, fue contenida por la creación de la oficina de crisis encabezada por el General Braga Netto, jefe de Gabinete.

Gracias a la presión militar, Mandetta se mantuvo en el cargo. Su posición se volvió insostenible cuando, en una entrevista en un popular programa televisivo, criticó duramente al presidente. Sus declaraciones molestaron incluso a los generales, que apoyaron su política para la epidemia, pero querían evitar la escalada de la crisis política y atenuar las disputas públicas en el gobierno. Bolsonaro puede destituir a Mandetta, pero no tenía la fuerza política para nombrar un nuevo ministro de salud de acuerdo con su política y tuvo que contentarse con el nombramiento de un ministro con buena llegada entre los generales, favorable a las medidas de aislamiento social y con su gradual flexibilización. Si, por un lado, Bolsonaro mostró su disposición a despedir a un ministro popular, por otro, Mandetta el Gobierno manteniendo gran parte de su popularidad, una ganancia para el bonapartismo institucional, que carece de figuras populares.

La política de los generales, que se elevan como árbitros autoritarios en la disputa entre Bolsonaro y los gobernadores, es evitar la escalada de la crisis, mantener medidas para combatir la epidemia, mientras sostienen a Bolsonaro en la presidencia y evitan el debilitamiento del Poder Ejecutivo central. Frente al aislamiento institucional de Bolsonaro, la Corte Suprema había estado tomando una serie de decisiones que desinflaron el poder de interferencia de la presidencia sobre entidades federales, estados y municipios. Primero, determinaron el poder de los gobernadores para establecer bloqueos en las carreteras federales. Luego, más recientemente, decidieron que los gobernadores y alcaldes son los que pueden decidir si mantienen o no las medidas de aislamiento social.

Los generales, que le quitaron a Bolsonaro el control sobre la respuesta a la epidemia, también quieren evitar un avance de la Corte Suprema y del Congreso sobre los poderes presidenciales, que están cada vez más controlados por ellos mismos. Esta es su política actual: evitar que, en la disputa entre Bolsonaro y los gobernadores, alguno de ellos se fortalezca lo suficiente como para imponerse al otro.

La escalada de este domingo es un intento de reequilibrar el juego después de los avances realizados por los sectores del bonapartismo institucional, el presidente de Diputados Rodrigo Maia y la Corte Suprema. Bolsonaro responde a dos movimientos en dirección opuesta. Por un lado, el Ejército lo apoya y este apoyo eliminó la amenaza inmediata de ser destituido, al tiempo que limitó sus poderes. Por otro lado, aunque despidió a Mandetta, esta crisis terminó con una salida vergonzosa para Bolsonaro, que ni siquiera pudo nombrar al nuevo ministro. Se basó en el apoyo que los militares le brindan para tratar de reequilibrar el juego, tratando de movilizar su base más dura para que pueda pesar en la balanza política.

Primero salió con una fuerte campaña en internet contra Rodrigo Maia. Luego asistió y apoyó las movilizaciones abiertamente golpistas del domingo. Estas acciones muestran la influencia de Olavo de Carvalho, el gurú de Bolsonaro -y por esa vía, la articulación con la extrema derecha internacional y con Bannon- en las decisiones de Bolsonaro. En ambos movimientos tuvo el permiso tácito de los generales, quienes no emitieron una palabra de desaprobación al presidente por estas acciones. Dejan que las acciones de Bolsonaro se ejecuten porque también están interesados en que los poderes de Maia y la Corte estén limitados, por la presión de la base de extrema derecha del bolsonarismo, lo que refuerza su papel como árbitros autoritarios.

Las acciones del domingo no fueron suficientes para los objetivos de Bolsonaro. La movilización de sus bases fue muy pequeña, prácticamente restringida a los sectores más radicalizados de la extrema derecha militar de la reserva. El hecho de que no haya podido movilizar la mayor parte de su base en sectores como transportistas y policías civiles y militares este domingo no significa que esté perdiendo apoyo en estas capas, sino que por el momento no es capaz de movilizaciones contundentes que abran el camino a acciones abiertamente golpistas más allá de la retórica. Le dieron poca base para insistir en el discurso de que tiene apoyo popular para su política. Sin embargo, aunque no fueron suficientes para sus objetivos, su discurso abiertamente golpista del domingo reabrió la crisis política.

Aún estamos al comienzo de la epidemia, que tendrá consecuencias inevitables en términos de cantidad de muertes, el colapso del sistema de salud y la crisis económica que se profundizará en las próximas semanas y meses. Todos estos movimientos son preparatorios para una situación de mayor conflicto social e incluso caos, como insiste y parece querer Bolsonaro. No hay una preparación inmediata para el golpe, ni siquiera por parte de Bolsonaro, y mucho menos por parte de los militares, que prefieren seguir la dinámica actual, proteger a Bolsonaro y extender su tutela del Ejecutivo a las los otros poderes, y para eso la movilización de bases bolsonaristas es, en cierta medida, bastante funcional. Sería una exageración decir que con el acto del domingo, Bolsonaro jugó una carta decisiva, que ahora da el golpe o cae, como dicen algunos analistas, pero no se puede dejar de señalar que su base dura, incluso si es pequeña, adopta más abiertamente discursos y características extraparlamentarias e incluso protofascistas.

Lo que realmente se está profundizando es la división entre los actores que protagonizaron el golpe institucional de 2016 y que apoyaron las elecciones de Bolsonaro en 2018 , elecciones manipuladas por el arresto de Lula, el candidato más popular al que se le impidió postularse. Por primera vez, vemos que se abre un nuevo flanco de estas disputas, ahora entre la Corte Suprema y el liderazgo militar, a medida que la Corte avanza por el camino de debilitar al Ejecutivo central y los generales buscan preservarlo.

Estas disputas entre los sectores golpistas pueden ser un activo estratégico para el movimiento de masas, porque cuando los de arriba compiten entre sí, pueden abrirse brechas para la intervención de los de abajo. Sin embargo, para poder explotar estas brechas, la independencia política completa de los dos sectores en disputa es fundamental. El PT ha cumplido su función de amortiguar la crisis política y apoyar a los gobernadores y Rodrigo Maia, sin siquiera levantar la bandera de “Fora Bolsonaro”, una política muy similar a la de periódicos como Folha de S. Paulo, aún está atravesado por diferencias internas.

La política de los gobernadores, la Corte Suprema y Maia no solo no es favorable a la clase trabajadora y al pueblo (como sabemos, estos sectores comparten los planes ultraneoliberales del ministro de Economía Paulo Guedes), sino que también es estratégicamente impotente para frenar las ambiciones golpistas de Bolsonaro que se sustenta en la movilización extraparlamentaria de sus partidarios. Solo la intervención activa del movimiento de masas -que aunque esté obstaculizada por la situación de aislamiento social, puede desarrollarse, como vimos en la huelga general en Italia y en la movilización del sector de la salud en los Estados Unidos- con su propia política, que no implique el apoyo abierto o solapado a Mourão o a Maia y los gobernadores, puede poner un límite a las intenciones de Bolsonaro o evitar que una posible (aunque improbable) caída de Bolsonaro sea capitalizada por el golpismo institucional para continuar a su manera la degradación autoritaria del régimen y los ataques ultra neoliberales contra la clase obrera y el pueblo.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Jair Bolsonaro   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO