Sociedad

OPINIÓN

Cannabis y cuarentena: criminalización y circo mediático en Bahía Blanca

Se multiplican allanamientos y detenciones bajo la falsa bandera de guerra contra el narcotráfico. No podemos permitir que en plena pandemia sigan persiguiendo y encerrando a cultivadores y usuarios. Marihuana también es salud.

Lunes 4 de mayo | Edición del día

1 / 2

En Bahía y la zona ya son varios los reclamos y denuncias contra la persecución y el estigma social de usuaries y cultivadores de la planta. No solo por las privaciones de la libertad sino también por la destrucción y secuestro de los cultivos.

En los últimos meses se han conocido varios casos en que la policía ha allanado y ha destrozado plantas a cultivadoras y cultivadores. Lo cierto es que lejos de combatir al narco, lo único que han hecho es perseguir y estigmatizar a quienes cultivan, indiferentemente de que sea medicinal, recreativo o solidario, mientras los medios locales utilizan sus aparatos monopólicos para hacer bandera del punitivismo y la falsa “lucha contra el narcotráfico”.

La Nueva y La Brújula elogian la multiplicación de allanamientos y detenciones a cultivadores, en este último medio llegando a la ridícula tergiversación de relacionar el autocultivo con el coronavirus por la utilización de guano de murciélago. De este modo desinforman y ocultan a quiénes les conviene realmente que la planta sea ilegal. Así fue por ejemplo, cuando allanaron al INTA en Tornquist, donde detuvieron a dos personas mayores, además de dos concejales de la localidad, suceso que tuvo como respuesta una movilización contra el allanamiento y las detenciones. Entre quienes reclamaban se encontraban pacientes, profesionales de la salud y activistas del movimiento cannábico.

Te puede interesar: [Video] ¿Por qué es ilegal la marihuana?

Por otra parte, en los medios se instala una agenda derechista contra el otorgamiento de prisión domiciliaria a personas que están presas por delitos menores, ante el hacinamiento y las brutales condiciones carcelarias. Aunque como contracara no faltan ejemplos de autoridades de los penales y de la justicia que maniobran para darle domiciliaria a genocidas, mientras hay una docena de personas que se encuentran detenidas en la ciudad por el autocultivo desde marzo.

Tal es el caso que en nuestra ciudad desde marzo hay más de 100 causas abiertas en el marco de la ley de estupefacientes, fundamentalmente por tenencia y cultitvo, a pesar de que hace más de una década la Corte Suprema de Justicia recomendó dejar de perseguir a usuarios y usuarias de sustancias psicoactivas en el trascendental fallo Arriola. Es a esto donde en plena cuarentena se destina tiempo y dinero, mientras las autoridades naturalizan la falta de recursos sanitarios.

El año pasado una investigación arrojó que el costo de la cada causa abierta a quienes cultivan o usan cannabis llegaba a rondar los 2.000 dólares promedio al Estado Argentino, y que dichas causas en general se cierran antes del juicio. “hay una cuestión de clase que indica que el pobre no tiene derecho al placer, porque si uno analiza los casos, son esas las personas criminalizadas por la política de drogas y perseguidos por el prohibicionismo” opinó para el diario El País Ricardo Ancillai Pont, quien participó de la investigación junto a otros 5 integrantes de RESET (ONG).

La prohibición, la persecución y el estigma social, la imposibilidad del autocultivo tiene un beneficiario directo: el mercado ilegal, es decir, el narcotráfico y todos sus garantes del crimen organizado, tanto desde las fuerzas armadas como desde el propio Estado y los funcionarios. Esto claramente, no es una novedad.

Te puede interesar: Día Mundial de la Marihuana: el origen de la celebración del 420

La marihuana en el mundo en tiempos de cuarentena:

No sólo la OMS ha vuelto a sugerir quitar la marihuana de la categoría de drogas peligrosas, sino que en varias partes del mundo ha sido declarada esencial, como en Estados Unidos, donde por ejemplo en San Francisco, la primer gran urbe en decretar el confinamiento obligatorio, volvieron a abrir los expendios cannábicos, considerándolos esenciales.

Esto se debe a que el cannabis es utilizado de manera medicinal y terapéutica en sus diferentes formas, tanto sea en un aceite como incluso hasta fumándolo, ya que a muchas personas les permite ordenar y estabilizar ciertos estados mentales y emocionales, como por ejemplo, la ansiedad y los altos niveles de estrés que este sistema desigual le imprime a gran parte del mundo, sobre todo a la juventud. Más en estos días que se vuelven duros de transitar emocionalmente a causa del coste humano que conlleva la crisis sanitaria, la reclusión obligatoria, y la incertidumbre económica y laboral con millones de nuevos desocupados (ya que los Estados priorizan asistir y resguardar las ganancias de los principales capitalistas, y no las necesidades sociales).

A lo largo de los años en innumerables encuestas todas las personas que usaban marihuana decían hacerlo porque les generaba placer o bienestar, incluso frente a las situaciones de vida más adversas... eso no ha cambiado mucho. Pero a decir verdad, eso no es todo. Actualmente se ha avanzado tanto de manera teórica como practica sobre los diferentes usos del cannabis, mientras avanza en los diferentes partes del mundo una legislación que posibilita el estudio y el desarrollo productivo de la planta, y los beneficios ecológicos y económicos que podría tener. Pero de esto vamos a hablar en la próxima nota.

Te puede interesar: El marxismo de Walter Benjamin: el hachís y las medicinas “enteógenas”

¡No más presos por plantar!

Desde el PTS en el Frente de Izquierda unidad, hace años luchamos por la legalización y el autocultivo, nuestres compañeres Nicolás del Caño y Myriam Bregman han presentado reiteradas veces proyectos de legalización integral del cannabis, que contempla tanto sea su plantación, cultivo, cosecha, producción y almacenamiento como para su comercialización, distribución, adquisición, tenencia y consumo. El proyecto también establece que su comercialización deberá ser controlada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), con la única excepción de lo producido mediante autocultivo individual o colectivo para consumo personal, que para nosotros debe ser totalmente libre sin ningún tipo de control estatal. Entre otros artículos se propone “amnistía a todas las personas denunciadas, procesadas, y/o condenadas por consumir o autocultivar individual o colectivamente.”

La legalización debe considerarse una herramienta para combatir el narcotráfico y para terminar con la política de Estado que durante todos estos años garantizó la persecución, el abandono y el encarcelamiento de cultivadores y usuaries del cannabis, al mismo tiempo que garantizar la atención a usuarios y usuarias medicinales. Exigimos la inmediata libertad y desprocesamiento a las y los cultivadores y usuarios. Toda decisión política al respecto debe ser debatida de cara a todo el movimiento de pacientes, usuarios y usuarias y profesionales de la salud para responder a sus necesidades e intereses.

Para seguir leyendo: ¿Por qué es urgente legalizar las drogas?

Te puede interesar: [Dossier Bahía Blanca] Ajuste para los de abajo, más ganancias para el puerto







Temas relacionados

Cuarentena   /    Coronavirus   /    Regulación del Cannabis   /    Cannabis medicinal   /    Criminalización   /    Legalización de la marihuana   /    Persecución policial   /    Criminalización de la juventud   /    Cannabis   /    Marihuana   /    Opinión   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Bahía Blanca   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO