×
×
Red Internacional

La educación sexual integral es una de las demandas que año tras año se profundiza dentro de la comunidad educativa. Con la lucha de muchos sectores durante el 2006, se promulgó la ley 26.150 de ESI. Sin embargo, aún la capacitación de les docentes y estudiantes no está garantizada para todes.

Nancy MéndezLic. en Trabajo Social UBA | Redacción Zona Norte Gran Buenos @NancyMariele

Martes 20 de julio | 10:35

Producto de la lucha de varios sectores durante el 2006 en nuestro país se sancionó la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) que tiene como objetivo garantizar este derecho a todos los niños, niñas y adolescentes.

Sin embargo 15 años después en los planes de estudio de los profesorados de formación docente de la provincia de Buenos Aires no tienen a la Educación Sexual dentro de su currículo de materias específicas. Durante el año 2020 la Red de Docentes por el Aborto Legal, realizó una encuesta que señala que el 79% de los docentes no recibió formación en ESI en su carrera. La misma encuesta arrojó que el 60% de les docentes que aplican la ESI hallaron obstáculos a la hora de implementar los contenidos obligatorios, en su mayoría por parte de las autoridades escolares y de algunos sectores que responden a ideas reaccionarias y eclesiásticas.

Los niños, niñas, y adolescentes son sujeto de derecho y no propiedad de los adultos. Luego de la pelea e inagotable lucha de muchos sectores dedicados a trabajar con las infancias, se logró esto. Sin embargo la iglesia sigue impidiendo el acceso a sus derechos en cuanto a sexualidad refiere.

Privatizando nuestra sexualidad y nuestros derechos

Esta falta de formación es la que empuja a miles de docentes, estudiantes y graduados de los institutos superiores de formación docente (ISFD) a buscar espacios de formación por fuera de los profesorados. Debido a las limitadas ofertas públicas, cada vez más la privatización gana terreno.

Un caso llamativo fue el del Instituto Joaquin V. Gonzalez, el cual a partir de este año quedó en manos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: 1700 fueron los docentes y estudiantes que se anotaron en un formulario exhaustivo, sin embargo otorgaron el ingreso de solo 100 vacantes. ¿Qué pasa con las 1600 personas que quedan afuera? Esto demuestra la voluntad docente en querer capacitarse para garantizar derechos, pero es el propio Estado el que los excluye.

Ante esto varias Universidades venden cursos virtuales de formación en ESI, que además otorgan “puntaje” para obtener cargos docentes. La UCES (Universidad de las Ciencias Empresariales y Sociales) tiene a “La capacitadora Azul en ella”, y los cursos están $12.000.

La fundación “Aula Abierta”, bajo la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) ofrece una capacitación virtual en Educación Sexual Integral que cuesta $15.000. A su vez FLACSO posee una capacitación que cuesta $45.500 (con matrícula incluida). La Universidad de Flores (UFLO) y la UNSAM también ofrecen capacitaciones pagas.

La capacitación docente garantiza derechos

La ESI permite interpelarnos y que en el aula las infancias y adolescencias puedan conocer su cuerpo y aprender a cuidarlo, valorar la afectividad, reconocer la perspectiva de género, respetar la diversidad y ejercer sus derechos, permite que les chiques crezcan además libres de prejuicios y otorga herramientas para cuestionar los estereotipos de género que aún prevalecen en una sociedad machista capitalista y patriarcal.

Pero además la ESI ocupó un rol clave a la hora de que las infancias y adolescencias pudieran reconocer que habian atravesado una situacion de abuso sexual o de violencia. El año pasado un estudio del Ministerio Público Tutelar (MPT) de CABA indicó que entre el 70 y el 80 % de los niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 14 años pudieron comprender que fueron abusados luego de recibir clases de Educación Sexual Integral.

Sabemos que actualmente tenemos un Ministro de Educación que sobre la ESI sostiene que “hay que respetar la mirada de las Iglesias”. Por esto los trabajadores de la Educación denunciamos y reclamamos las herramientas necesarias para poder capacitarnos, como así también es necesario organizarnos por la separación definitiva de la Iglesia del Estado, para terminar de una vez con la injerencia de la religión católica o evangélica en la educación pública, y poner fin a los sueldos y jubilaciones de privilegios a monjes y obispos, necesitamos que ese dinero se destine para la educación de las infancias y adolescencias que entre otras cosas siguen preguntando ¿dónde está mi ESI?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias