Cierre de salas de los Jardines Maternales Municipales de Bahía Blanca

El Municipio de Bahía Blanca decidió cerrar salas de los jardines maternales municipales, sin haber informado a las trabajadoras ni a la comunidad.

Melina Ricke

Docente | Delegada de Suteba Bahía Blanca

Miércoles 27 de febrero de 2019 | Edición del día

(Foto: FM de La Calle)

En un contexto de ajuste brutal por parte del gobierno nacional y provincial en acuerdo con el FMI, arrancamos el año con más despidos, precarización y ataques directos al conjunto de les trabajadores.

Esta semana nos enteramos por las familias y docentes de los jardines municipales, que el municipio de Bahía Blanca decidió cerrar las salas de niñes de 45 días hasta dos años.

Sabemos que las familias más humildes, que deben trabajar extensas jornadas para sobrevivir, son las que más necesitan de dichos jardines. Sin embargo, por la gran falta de estas instituciones es que muchas tienen que recurrir a jardines privados con cuotas altísimas, mientras otra gran parte no puede acceder a este servicio, afectándonos sobre todo a las mujeres que somos las más precarizadas dentro de les trabajadores, con trabajos sin obra social, ni aportes jubilatorios, licencias por maternidad, por estudio o por enfermedad, y quienes mayoritariamente dedicamos horas a las labores domésticas y el cuidado de les niñes.

Por otro lado, el gobierno actual de Gay y Vidal sostiene las políticas de precarización laboral que el gobierno anterior ya había implementado. Como es la situación de las docentes de estos jardines, que desde su creación a la fecha son contratadas como becarias por lo que estarían cobrando alrededor de 7000 pesos, sin aportes y como trabajo no registrado. Una brutalidad cuando sabemos que hoy la canasta familiar está por encima de los $39.409 (según trabajadores del Indec). No satisfecho con este “salario” de hambre el gobierno municipal decidió no renovar los contratos de las maestras, que se desempeñaban como becarias, cerrando salas. Lo que quieren encubrir en realidad son nuevos despidos y más recorte en educación.

Muy distintos son los salarios de los funcionarios que cobran como ricos, mostrando que son una casta enriquecida que no gobierna para los intereses de la clase trabajadora. A diciembre de 2018 los salarios de los funcionarios eran: Intendente $418.459; Jefe gabinete $126.154; Secretario $126.154; Concejal $130.796. ¿Cuántos salarios docentes se podrían pagar con estos abultados sueldos?

Durante la campaña Cambiemos había prometido hacer 3000 jardines con unas 10000 salas, pero hacia fines de 2019 solo se habrán construidos 877 jardines con unas 2807 salas. Claramente muy por abajo de las necesidades. El presupuesto 2018 destinaba 6000 millones de pesos para el programa de fortalecimiento edilicio de jardines de infantes. Ese año se los recorto a 3600 millones. Para el 2019 solo se destinarán 2500 millones para terminar 768 salas. En la provincia de Buenos Aires solo hay 31 jardines maternales de los cuales 4 se encuentran en Bahía Blanca. Al día de hoy, no solo que el gobierno no ha cumplido con sus promesas de campaña, sino que ha profundizado la decadencia y desinversión del sistema educativo, cerrando programas, cursos, jardines y escuelas y despidiendo miles de docentes.


Te puede interesar: “Preocupada” por la educación pública, Vidal cierra escuelas y despide docentes.


La burocracia sindical, dirigida mayoritariamente por el Kirchnerismo/peronismo, ha venido mostrando su rol nefasto planchando todas las luchas, en pos de favorecer la estrategia electoralista de unidad del pejotismo, evitando la movilización de les trabajadores, haciendo a un lado las demandas de las mujeres y aceptando los salarios por debajo de la línea de pobreza.
Baradel, quien dirige el SUTEBA (el sindicato de docentes más grande y donde la mayoría de les trabajadores son mujeres), ya dijo “No vamos a aceptar perder TANTO poder adquisitivo”, mostrando su predisposición a traicionarnos una vez más.

Desde la agrupación docente La Marrón y Pan y Rosas junto a les estudiantes apostamos a organizar una gran fuerza de jóvenes, estudiantes, docentes, amas de casa, junto a toda la clase trabajadora, para seguir exigiendo derechos tan elementales como guarderías y jardines maternales públicos, en cada lugar de trabajo o estudio, y mayor presupuesto para políticas educativas, mientras peleamos por otro sistema sin opresión ni explotación.
¡Basta de precarizar la vida de las familias trabajadoras! Abajo los planes del FMI de arrasar con todos nuestros derechos. No al pago de la deuda, que esa plata sea destinada para salud, educación, vivienda y salario. ¡Basta de tregua de las centrales sindicales!
Este 8 de Marzo las mujeres junto a la clase trabajadora, exijamos un gran paro internacional y seamos millones en las calles para arrancarle a este sistema todos nuestros derechos y dar vuelta todo!


Te puede interesar: #8M: el movimiento de mujeres vuelve a la calle en un mundo convulsionado








Comentarios

DEJAR COMENTARIO