Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Comienza la tregua de la CGT opositora y se aplazan las medidas de fuerza

En la sede de la calle Azopardo en la Ciudad de Buenos Aires al mediodía del miércoles 15, sesionó el plenario del Comité Central Confederal de la central gremial moyanista, que postergó la realización de medidas de fuerza para los próximos días en demanda de cambios en el Impuesto a las Ganancias y resolvió seguir los lineamientos que aprobaron los gremios del transporte.

Jueves 16 de abril de 2015 | Edición del día

Fotografía: DYN

Los dirigentes agrupados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) en un congreso que se había desarrollado en la sede central de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) con una mesa chica representada por Roberto Fernández y Mario Caligari (UTA), Omar Pérez (Camioneros), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) analizaron la situación tras el paro del 31 de marzo y resolvieron llamar al diálogo con el gobierno, descartando por el momento una nueva medida de fuerza, aunque advirtieron que en caso de no ser escuchados sus reclamos y resolverse en el corto plazo, podrían avanzar en llamar a una nueva medida para mayo. Durante el plenario estuvo presente la necesidad de trabajar en forma urgente por la unidad del movimiento obrero y, en base a esa unidad, articular con los otros sectores del sindicalismo la posibilidad de adoptar en conjunto las medidas de fuerza de los gremios del transporte.

El plenario del Comité Central Confederal de la CGT, que deliberó en el salón Felipe Vallese, estuvo presidido por Moyano, Barrionuevo y los dirigentes sindicales Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Gerónimo Venegas (UATRE), Omar Plaini (canillitas) y Amadeo Genta (municipales porteños).

Tanto Moyano y Barrionuevo, como los principales oradores, manifestaron durante el Comité Central Confederal duras críticas al Gobierno Nacional, en particular por los altos índices de inflación, la inseguridad, la precariedad laboral y la deuda a las obras sociales sindicales.

Luego del paro del 31M donde el país estuvo prácticamente paralizado y se demostró la potencialidad de la clase obrera, estos dirigentes ponen paños fríos a la bronca y abren la tregua en un contexto de pocos meses de las elecciones para seguir negociando un acuerdo por arriba y cerrar sus proyectos políticos patronales con los futuros presidenciables que se perfilan para ganar en octubre.

En la vereda contraria y con una participación activa en el paro del 31M, con piquetes y cortes en todo el país, dando el debate e impulsando asambleas en las fábricas, diferenciándose de estos burócratas con un programa alternativo y sumando al reclamo del pago del impuesto al salario, reivindicaciones como el pase a planta permanente de todos los contratados, contra la tercerización laboral y el trabajo en negro, contra las suspensiones y los despidos, estuvo el sindicalismo de izquierda. Para construir una alternativa política que represente verdaderamente los intereses de la clase trabajadora y planteando cómo seguirla luego del contundente paro, con un paro activo nacional y un plan de lucha.







Temas relacionados

#31M Paro nacional   /    CGT opositora   /    CGT   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO