×
×
Red Internacional

El paro de 48 horas se realizará los días lunes 23 y jueves 26. La exigencia es por una reapertura de las paritarias y aumento salarial ante la escalada inflacionaria. La medida fue votada en el Plenario de Conadu Histórica en función de los mandatos de las asambleas de base.

Lunes 23 de mayo | 10:01
Foto: Conadu Histórica.

Los docentes universitarios y preuniversitarios del país nucleados en Conadu Histórica (Federación Nacional de Docentes, Investigadores y Creadores Universitarios Histórica) comenzarán este lunes 23 un paro de 48 horas que continuará el próximo jueves 26, en reclamo de una nueva negociación paritaria que incremente el nivel salarial, dando continuidad al paro del 13 de mayo.

Esta medida de fuerza fue votada el pasado martes 17 por el Plenario de Secretarías Generales de la Conaduh frente al Ministerio de Educación de la Nación, recogiendo los mandatos de las asambleas de base de todas las universidades nucleadas en la Federación.

La inflación ya acumula 23,1% en el primer cuatrimestre del año. En marzo las burocracias sindicales docentes habían firmado un incremento salarial de apenas 41 % en 4 cuotas y para todo el 2022. El primer incremento fue de 13% en marzo que, frente a las subas de marzo, abril y mayo, queda ya por debajo de la inflación.

“Esta resolución se tomó en un contexto de dilación de la reapertura de negociación salarial, con los funcionarios ministeriales en el extranjero, luego de que la Secretaría de Políticas Universitarias convocó a una reunión paritaria recién para el 24 de mayo, un mes después del pedido de re-apertura de la negociación solicitado por la federación mediante nota formal.”, indica el comunicado de Conaduh. No obstante, la conducción evitó continuar el paro el día 24 (día en que se reúne la Mesa de Negociación Salarial), incluso a pesar de que la CTA Autónoma realizará ese día paros y movilizaciones, y la segunda jornada será el jueves 26 de mayo.

Entre diciembre de 2015 y abril de 2022 la pérdida salarial de las y los docentes universitarios es del orden de 28 puntos frente a la inflación. El cargo testigo –ayudante de primera con dedicación semiexclusiva– hoy cobra de bolsillo menos de $50.000.

Natalia López, docente en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (UNJu) y miembro de la agrupación Docentes e Investigadores de Izquierda en La Marrón, afirmó: “este paro de la docencia universitaria es una muestra cabal de que la paritaria que se impuso en marzo del 41% en cuatro cuotas era absolutamente insuficiente, no sólo venimos por detrás de la inflación, sino que la pérdida de nuestro salarios en estos últimos años acumula un 28%".

Y agregó que "hace unas semanas asumieron nuevas autoridades en la UNJu y Tecchi dejó su cargo como rector con un "exitoso" balance de gestión. Pero la contracara de esto la viven cientos de docentes, pese al relato de la extensión, y la apertura de nuevas carreras y oficios. Se profundiza la precariedad laboral, en contratos (incorporando figuras como la del monotributo) y condiciones de trabajo, docentes también reclaman que viajar a las diferentes extensiones que tiene la UNJu en el interior de la provincia y los viáticos, es un gasto que ya no se puede afrontar y la universidad va a tener que garantizarlos indefectiblemente. Por estos motivos este lunes y jueves es necesario parar, discutir en asambleas cómo profundizar un plan de lucha por nuestras reivindicaciones, pero en una necesaria unidad con estudiantes y trabajadorxs”.

Desde la Universidad Nacional del Comahue, Cecilia Carrasco, docente de la Facultad de Ciencias de la Educación y Psicología sostuvo a La Izquierda Diario que "la situación de las condiciones laborales en las universidades ha empeorado en estos últimos años de forma drástica y se suman las cada vez más precarias condiciones de trabajo, con contratos de meses, pagos atrasados, el vaciamiento de los equipos de cátedra por la ausencia de concursos y recursos presupuestarios”.

También a la cuestión salarial, en la UNCo “se agregan problemáticas que vienen siendo denunciadas desde hace tiempo, como la situación del espacio de informática, cuyos trabajadores vienen denunciando con medidas de fuerza la falta de inversión, equipamiento y personal que pueda sostener un sector muy importante para la continuidad académica. También en estos momentos docentes y estudiantes de la carrera de Comunicación están llevando adelante una medida de fuerza por falta de equipamiento”, afirmó Noelia Barbeito, docente de la Facultad de Humanidades del Comahue.

En el caso de la Universidad de Buenos Aires, la asamblea de docentes de base (Asociación Gremial Docente) del 13 de mayo resolvió sumar al reclamo de reapertura de paritarias un aumento salarial inmediato de 30 %, en el camino de la media canasta familiar: en una cuota y con cláusula gatillo. También la aplicación inmediata del aumento a jubilados y una partida especial para los docentes mal llamados “ad honorem” (trabajan sin renta, entre otras resoluciones.

En todo el país son alrededor de 190.000 los docentes universitarios que atraviesan este deterioro salarial dese hace años. Las conducciones de Conadu, Ctera, Fagdut, Uda y Fedun, no sólo firmaron una paritaria a la baja sino que tampoco han convocado a medidas de fuerza. Sin embargo, avanza la organización en las unidades académicas sean estas adscriptas o no a la Conadu Histórica, para derrotar el ajuste del Gobierno enmarcado en el programa con el Fondo monetario Internacional que busca achicar el déficit fiscal y pagar la deuda externa, en base a deliberación en asambleas y un plan de lucha.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias