Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Córdoba: centrales obreras protestaron contra las políticas del gobierno nacional

En la mañana de este viernes, las centrales sindicales se manifestaron contra la política económica del gobierno nacional. Sin embargo, no convocaron a ningún plan de lucha.

Sábado 30 de abril de 2016 | Edición del día

Alrededor de las 10:30 h, a la altura de la Avenida Vélez Sarsfield al 137, donde funciona el museo Casa de la Historia del Movimiento Obrero (histórica sede de la CGT), comenzó la concentración convocada por las dos CGT y la CTA-Yasky.

Casi una hora después, con unos 700 manifestantes, se inició el acto que sólo tuvo como oradores a los secretarios generales de cada una de las centrales mencionadas. Estuvieron presentes UEPC, Surrbac, STIA, Satsaid, Judiciales, Sadop, Amet, Ctep, CTA de los Argentinos. La ausente fue la CTA-Michelli.

Los discursos

El primer orador fue Pablo Carro, secretario general de la CTA que a nivel nacional dirige Hugo Yasky. Se expresó contra el ajuste del gobierno nacional, rechazó los despidos, pidió paritarias libres y sin techo.

Se pronunció también contra la criminalización de la protesta exigiendo la inmediata libertad de Milagros Sala. Señaló que “siguiendo las banderas de Atilio López, Tosco, Salamanca y Elpidio Torres”, los dirigentes hoy están unidos para dar batalla al ajuste. La comparación no puede dejar de sonar forzada.

Le siguió Mauricio Saillén, secretario general de la CGT- Rodríguez Peña, quien manifestó que “hoy los dirigentes ven que el gobierno aplica una política neoliberal” y afirmó que continuarán apoyando la ley contra los despidos. Según afirmó, las dos CGT no están divididas sino que “se unen en la acción”.

Resaltó además que “hoy vienen contra la ley de contrato de trabajo, contra los convenios colectivos. Esa precarización laboral es el sistema de este gobierno y nosotros estamos en contra de todo eso; queremos trabajo genuino para todos los ciudadanos argentinos (...) si hubo corrupción en el gobierno anterior, que vayan presos los que estuvieron en la corrupción, pero que siga hacia adelante el proyecto nacional. Sigamos construyendo con el trabajo genuino, no con el trabajo en negro, no con la precarización laboral”.

El cierre estuvo a cargo de José Pihen, secretario general de la CGT- Regional Córdoba y también del Sindicato de Empleados Públicos. Pihen es además legislador oficialista desde hace años.

Comenzó saludando “la masiva concurrencia” (algo que sonó por lo menos bizarro por la cantidad de gente) y reivindicando a los dirigentes del movimiento obrero que hicieron la primera huelga contra la dictadura, pidiendo un aplauso para Saúl Ubaldini. A continuación saludó a los organismos de DD.HH. y anunció que desde la CGT han pedido a los sindicatos que arrimen a la Central una nómina con sus militantes muertos, presos y desaparecidos para hacerles un homenaje, que reconoció “como tardío”. Agradeció la presencia de los "compañeros legisladores", entre los cuales mencionó como presentes a Ricardo Vissani, Hilda Bustos y Franco Saillén. En ese marco, se agregó a sí mismo, como quienes expresan “la voz de los trabajadores” en la legislatura. El cinismo de este dirigente no pareciera tener límite. Más de una vez ha defendido las medidas de ajuste de su gobierno contra las propuestas y críticas que se hacen desde la izquierda.

Asimismo, en su discurso, afirmó que “en esta coyuntura tenemos que volver a nuestro origen, tenemos que saber que somos hijos de ese modelo, que Perón dijo que esos eran los derechos y el primero de ellos es el derecho al trabajo, al trabajo digno, que es el que garantiza el resto de los derechos: a la vivienda, a la salud, a la educación y demás, con un trabajo digno y salarios decentes”.

Pihen finalizó planteando que “hoy tenemos que ser capaces, como herederos del modelo sindical de Perón, que presupone la unidad (…) de superar la división. Ojalá esta coyuntura que nos empuja a la calle termine con la unidad del movimiento obrero".

Los hechos

La dirigencia sindical empieza a sentir la incomodidad de las bases que parecen empujarlos a la calle, planteando demandas correctas.

Carro y Saillen son, junto con Monserrat, los sindicalistas más adictos que tuvo el gobierno kirchnerista en la provincia. Cuando plantean paritarias libres y sin techo, ¿no tienen un minuto para recordar qué fue CFK quien, a lo largo de varios años, planteó techos en las mismas?

Cuando se posicionan contra el trabajo en negro y la precarización laboral, ¿no pueden decir alguna palabrita sobre lo que fue la precarización laboral durante los doce años del kirchnerismo? Es correcto exigir que no se criminalice la protesta social, pero ¿qué fue la ley antiterrorista y el Proyecto X? Un balance sería necesario.

Estos sindicalistas, que dejaron correr la precarización laboral, que de conjunto dejaron pasar recortes previsionales, despidos y que acordaron paritarias a la baja, hoy son los que coinciden en un acuerdo para enfrentar el ajuste, según sus propias palabras.

Plantean que para frenar los despidos y la inflación es necesaria la unidad de las dirigencias sindicales. Pero en el marco de un ajuste brutal por ellos reconocido y denunciado, no plantearon una sola medida de lucha. Eran tres de las cuatro centrales que hay en la provincia, concentran a la mayoría de los trabajadores. Están en el marco de una jornada nacional contra el ajuste y en conmemoración del Primero de Mayo. Están en la calle (algo que no sucede a menudo). Y no dicen nada concreto. ¿Qué piensan hacer? Saque Ud. lector, sus propias conclusiones.







Temas relacionados

1º de Mayo   /    Yasky   /    CGT   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO