Sociedad

NEGOCIOS CON LA COMIDA DE LOS/AS PIBES

Concesionarias del curro: fraudes, negocios y aportes de campaña con los comedores escolares porteños

Las empresas concesionarias reciben el ATP de Nación mientras el Gobierno porteño les transfiere los importes para pagar salarios y jubilaciones. Deudas con el Banco Ciudad, aportes de campaña a Cambiemos y una sospechosa ejecución presupuestaria. La diputada Myriam Bregman exigió la estatización de los comedores escolares.

Eric Soñis

Abogado - CeProDH

Martes 8 de septiembre | 13:16

Tras más de 2 meses de demora y con una multa diaria de $8.000 de por medio, el Ministerio de Educación porteño presentó algunas cifras sobre el servicio de comedores escolares en el amparo colectivo iniciado por las diputadas por el PTS/FIT Myriam Bregman y Alejandrina Barry, junto a familias, cooperadoras y docentes, por alimentación saludable y de calidad. En el marco de ese amparo, la Justicia obligó al Gobierno porteño a informar sobre el costo de las canastas de alimentos, la cantidad de canastas entregadas, cuánto se les pagaba a las concesionarias por el servicio antes y durante el aislamiento, y el monto del presupuesto previsto para el servicio de los comedores y cuánto ha sido ejecutado hasta el momento.

Las cifras presentadas destaparon una serie de irregularidades sobre el servicio y las concesionarias que fueron publicadas por la periodista Melisa Molina en el diario Página 12. Acá te contamos los principales puntos de la denuncia.

Una dudosa ejecución presupuestaria

El Ministerio de Educación informó que en la décima entrega llevada a cabo en la semana del 4 al 7 de agosto. Se entregaron 133.557 canastas de almuerzo, 78.001 canastas de refrigerios y 222.687 canastas de desayuno. El precio de cada canasta que se le abona a las concesionarias es, respectivamente, de $1.400, $529 y $175, por lo que solo en esta décima entrega el Gobierno porteño abonó en total por el servicio $267.212.554, distribuidos entre 19 concesionarias.

Si se consideran las 10 entregas realizadas a esa fecha, el Gobierno porteño habría destinado $2.672.125.540 al servicio de comedores escolares. Una cifra millonaria que no se condice con la pésima calidad de la comida entregada.

Pero el Gobierno reconoce también que los comedores escolares (que poseen una partida presupuestaria propia) tienen un presupuesto asignado para el año 2020 de $5.031.358.533, del cual a agosto se habría ejecutado $3.531.129.891.

De esta forma, el Gobierno ejecutó $3.531.129.891 de presupuesto de comedores escolares pero destinó a las canastas alimentarias solo $2.672.125.540. Una diferencia de $859.004.351. ¿A dónde se fue esa plata?

Pagos por partida doble

El Gobierno porteño informó también que del valor total de cada canasta que se le paga a los concesionarios, el 35% corresponde a la mano de obra: los salarios y jubilaciones de las y los trabajadores de esas empresas.

Sin embargo, ya en abril y con esa plata en el bolsillo, las concesionarias habían aplicado suspensiones y reducciones salariales.

Pero más grave resulta la información aportada por Eduardo Barreyro, abogado del colectivo “Vacantes Para [email protected]”, quien denunció en el amparo colectivo por alimentación escolar que varias de las concesionarias “reciben ayuda complementaria de salario y reducción de cargas impositivas por parte del Estado Nacional”.

En su escrito presentado en el amparo, Barreyro se refiere a información oficial de la Jefatura de Gabinete de Nación,de la que surge que al menos 11 concesionarias están inscriptas al ATP, tanto para el pago de salarios como para la postergación de contribuciones patronales.

Este esquema de “pago doble” implica que el Gobierno porteño y el Gobierno Nacional pagan, por separado, el mismo concepto a las empresas. La Ciudad transfiere importes en concepto de “mano de obra” directamente a las concesionarias, con el cual estas empresas deberían abonar los salarios y jubilaciones de sus trabajadores. Pero mientras reciben estos fondos de la Ciudad, no son las concesionarias quienes abonan los salarios y aportes jubilatorios de los trabajadores: el pago lo hace el Estado Nacional a través del ATP.

Las 11 concesionarias beneficiadas por este “pago doble” son Alfredo Grasso, Arkino S.A., Bagala S.A., Caterind S.A, Dassault S.A. E Hispan S.A., Diaz Velez S.R.L., Enrique Tavolaro S.R.L., Friends Food S.A., Servicios Integrales de Alimentacion S.A., Servir´C S.A, y Treggio S.R.L.

Te puede interesar: Debate: ¿Qué rol jugamos los y las docentes en las escuelas ante la crisis sanitaria? ¿Las familias? ¿Y los sindicatos?

Deudas que no se exigen, ganancias que no se controlan

Gracias a una investigación realizada por Julieta Bugacoff y Federico Muiña para el Cohete a La Luna, se conoció que estas concesionarias obtienen ganancias millonarias mientras registran importantes deudas con el Banco Ciudad.

Se trata de deudas que no son exigidas por el banco oficial de la Ciudad y que no son un límite para que el Gobierno porteño siga pagando mes a mes sumas millonarias a las concesionarias.

Dentro de las principales deudoras del Banco Ciudad se encuentran al menos 1
0 de las 11 concesionarias beneficiadas con el “pago doble”: Alfredo Grasso (deuda de $17.000), Arkino S.A. (deuda de $22.261.000), Bagala S.A. (deuda de $16.381.000), Caterind S.A. (deuda de $14.964.000), Dassault S.A. E Hispan S.A. (deuda de $9.323.000), Diaz Velez S.R.L. (deuda de $69.000), Enrique Tavolaro S.R.L. (deuda de $4.342.000), Friends Food S.A. (deuda de $33.570.000), Servicios Integrales de Alimentación S.A. (deuda $60.025.000) y Servir´C S.A. (deuda de $3.181.000).

Aportes de campaña

La investigación de El Cohete a la Luna recuerda otro dato que se suma a las irregularidades sobre el servicio de comedores: los aportes de las concesionarias a la campaña electoral de Cambiemos.

Les periodistas se refieren a una publicación de Andrés Lerner para el diario Tiempo Argentino, que remite a su vez una investigación de Alejandro Rebossio para el portal Chequeado.

Ambos periodistas demostraron que dentro de los aportantes a la campaña de Cambiemos en 2015 figuraban Friends Food S.A., Arkino S.A. y Grupo L, grupo empresario que maneja a Bagala.

Otra llamativo aportante de Cambiemos fue la “Cámara de Concesionarios de Servicios de Comedores”, que nuclea a varias de las concesionarias. Dentro de la Comisión Directiva de esta flamante Cámara empresarial aparecen, una vez más, varias de las “concesionarias del curro”: Enrique Tavolaro, Servicios Integrales de Alimentación S.A; Friends Food SA y Arkino S.A.

¿Qué propone la izquierda?

Los y las docentes de la agrupación 9 de abril Lista Marrón, impulsada por el PTS en el Frente de Izquierda, vienen realizando una campaña en cada escuela y cada barrio porque se cumpla el fallo por una alimentación saludable, organizando junto a las familias y cooperadoras, campañas, colectas y jornadas solidarias. Como así también peleando por un servicio gratuito de internet para todos y entrega de computadoras.

Para terminar con este negocio millonario y fraudulento que lucra con el hambre de miles de pibes y pibas, Myriam Bregman planteó ante Página 12 que la solución es la estatización de los comedores: “Yo fui a la escuela pública cuando era chica y me parece ideal el viejo esquema del comedor de la escuela en el que había comida fresca, caliente y rica. Que los chicos tengan ahí la comida servida por los trabajadores que la hicieron en ese momento, con la guía de nutricionistas diciendo qué es lo que deben comer para estar sanos. Con controles de las cooperadoras y comisiones de padres, junto a los trabajadores/as de cocina, que cuiden el funcionamiento de esos comedores estatales”.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Comedores escolares   /    Myriam Bregman   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO