Mundo Obrero

ALERTA SPOILER

Contra los mil quinientos despidos en el Conicet

La semana pasada hubo varias acciones contra los despidos de 1.500 becaries de CONICET. Desde Alerta Spoiler se realizó la cobertura de las acciones.

Luciana Nogueira

Lic. en Psicología y doctora en Historia

Martes 4 de agosto de 2020 | 11:36

Fotografía: Diario Perfil

¿Cómo se llegó a esta situación?

A esta situación se llegó porque el sistema científico nacional se basa en la precarización laboral de les jóvenes investigadores, que ingresan a CONICET o a universidades con contratos temporales y sin derechos laborales básicos. Una vez que estos contratos finalizan nada garantiza la continuidad laboral; cada año son más les científiques que quedan afuera de CONICET, porque el ingreso a planta permanente se basa en un sistema de cupos fijados según un determinado presupuesto. Pero como hay muchxs más científiques que presupuesto, esto el gobierno -gobierne quien gobierne- lo “soluciona” despidiendo becaries todos los años. El año pasado fueron más de 2.100 despedides. Este cupo ni siquiera contempla a la totalidad de las personas evaluadas satisfactoriamente por comisiones de pares. Por esta precarización que es histórica de les becaries en CONICET, en plena pandemia tuvimos que pelear para impedir que el gobierno dejara sin ingresos a los 1.500 becaries, en una política totalmente contradictoria, porque fue el propio gobierno el que prorrogó por cuatro meses esas becas en marzo. Ahora, el gobierno pretendía darlas de baja y dejar desocupades a esos 1.500 trabajadores, en un contexto de crisis mucho mayor que la que había en marzo, con nulas o escasas posibilidades de conseguir otro trabajo y a la vez vaciando el sistema científico nacional en lugar de fortalecerlo para afrontar a la pandemia.

¿Podés contar un poco cómo es la estructura de CONICET, cómo se toman las decisiones?

El organismo de conducción del CONICET, el directorio, tiene 8 representantes. Solo cuatro son elegidos por los miembros de la Carrera del Investigador Científico, que igualmente pueden ser refrendados por el poder ejecutivo, y se repartidos en las grandes áreas del conocimiento: Ciencias Sociales y Humanidades, Ciencias Biológicas y de la Salud, Ciencias Exactas y Naturales, y Ciencias Agrarias e Ingeniería y de Materiales. Por este mecanismo se deja por fuera de esta votación a todes les becaries y también administratives y personal de apoyo, que en coNjunto representan aproximadamete al 60% de les trabajAdores de CONICET. Esta es un aspecto de la falta de democracia interna en CONICET, pero hay otro aspecto referido a los otros 4 miembros del directorio. Los cuatro miembros restantes son designados por el ejecutivo, y se encuentran desde representantes de las universidades y los organismos de ciencia provinciales, hasta del sector industrial y las patronales del agro, como la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina. Entonces, de manera inconsulta con la mayoría de les trabajadores el organismo, vemos que son el Estado y los representantes de los grandes capitales quienes tienen la última palabra con respecto a las decisiones que se toman en el organismo y la orientación científica.

¿Y cómo se expresa esa orientación?

Lo que nosotrxs vemos es que se planifica una política científica para beneficiar a sectores del agromodelo, la megaminería, la renta petrolera y la industria farmacéutica. esto se ve ahora en la pandemia, donde desarrollos con trabajo de investigadores del sistema público e inversión estatal, quedan en manos de laboratorios privados.La injerencia del sector privado en la ciencia pública significa que el gran beneficiario termina siendo el empresariado y particularmente el empresariado transnacional, desde una lógica mercantilista y neoliberal que no es actual, sino que tiene larga data, y que es el fundamento de esta precarización laboral a los escalafones más bajos de la carrera científica, es decir, les becaries. Desde nuestra agrupación proponemos que la investigación científica tiene que estar al servicio de los intereses de les trabajadores y los sectores populares, y esto supone el fin de la intromisión privada, es decir, el fin de una orientación científica directamente ligada con los intereses empresariales.

Para terminar, ¿en qué quedó el conflicto por los despidos?

Gracias a la lucha y movilización de les becaries el gobierno cedió parcialmente y accedió a otorgar un subsidio por 3 meses del 70% del estipendio de les becaries. Para les trabajadores fue un triunfo porque el gobierno venía negando la continuidad de las becas, planteando que no tenía ya ninguna obligación para con les 1500 trabajadores y queriendo instalar la ridícula idea de que ellxs mismxs se habrían “retirado” de CONICET por voluntad propia. Sin embargo, no solo no queda claro cuántos de esos 1500 podrían acceder a ese subsidio, que tiene sus requisitos; sino que además, dentro de 3 meses les 1500 van a volver a la misma situación de quedarse sin ingresos en plena pandemia: Este año más de 2300 personas se presentaron para ingresar a carrera y los cupos serán de 800 cargos. De continuar con esta política nuevamente tendremos personas formadas que se encuentran en la calle y no pueden continuar con su carrera científica.







Temas relacionados

Becarios   /    Conicet   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO