Sociedad

SOCIEDAD

Córdoba: una disputa por el mercado detrás de la obra de los gasoductos troncales

En los últimos días se hicieron público cruces entre el gobierno provincial y Techint, por el origen de los tubos de acero que las contratistas utilizarán en la obra de los gasoductos troncales.

Jueves 28 de abril de 2016 | Edición del día

El ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos (MAAySP), Fabian López, afirmó que cuando Techint, asociada con Boetto Buttigliengo y con Roggio, participó de la licitación, cotizó la tonelada de caño de acero a 2.500 dólares, mientras que Iecsa y Electroingeniería, asociadas con dos grupos chinos, lo hicieron a un costo de 1.056 dólares (un 57% menor). Ante la diferencia en el precio por tonelada, dos de los tres tramos licitados de la megaobra fueron adjudicados a estas dos ultimas empresas.

Para avanzar la Provincia necesita que Mauricio Macri suscriba los avales para que los bancos chinos financien las obras de los dos adjudicatarios, pero esa decisión se demora debido a presiones por parte de la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Unión Obrera Metalurgica (UOM).

Se conoció que la UIA mediante una carta dirigida al gobernador Juan Schiaretti y a sus funcionarios expresó su “profunda preocupación por la potencial destrucción del empleo” que implicaría la utilización de insumos chinos, en esas obras. Mientras que desde Techint afirmaron que, si ese es el valor de la tonelada de caño “estamos frente al dumping mas grande del mundo y los vamos a denunciar”.

Estas declaraciones esconden un hecho fundamental. Tenaris, empresa líder mundial en la producción de tubos de acero sin costura para las empresas petroleras y que pertenece a la organización Techint de Paolo Rocca, registró ganancias a nivel global en 2014 por 1181 millones de dólares. Ganancias que obtiene sobre la base del ajuste a los trabajadores. Como es sabido, las inversiones petroleras vienen decayendo como consecuencia de la baja del precio del crudo a nivel internacional, y hoy como ayer la empresa fiel a su política, si no tiene garantías de rentabilidad vuelve a amenazar con hacer pagar con puestos de trabajo. En este momento Tenaris tiene 5 mil empleados con suspensiones rotativas semanales.

Por otro lado, desde el MAAySP afirman que la cuestión de fondo “es la intención de Techint de querer seguir fijando los precios de manera monopólica”, pero esconden que el nivel de crédito para esta obra produce un fuerte e innecesario endeudamiento. Es necesario recordar que la provincia ya recaudó fondos con el objetivo principal de solventar obras de gasoductos: primero con el Fondo para el Desarrollo Agropecuario en 2012, que luego fue sustituido por el Fondo Rural para Infraestructura y Gasoductos. En total se recaudaron desde el 2008 hasta el 2014 mas de 2.800 millones de pesos. Monto mas que suficiente para poder encarar una obra que se estimaba de 1.377 millones pesos en el presupuesto 2016.

A la cosas hay que llamarlas por su nombre. A pesar de los millones recaudados, hoy miles de cordobeses siguen dependiendo del gas en garrafa, y ven demorada una obra por una disputa por el mercado de los tubos en Argentina. En esa disputa las empresas como Techint a tono con el gobierno nacional pretenden usar a los trabajadores como variable de ajuste para mantener sus ganancias.







Temas relacionados

Techint   /    UOM   /    UIA   /    Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO