Sociedad

CIENCIA Y SALUD

Coronavirus: Argentina en etapa crítica para aumentar su capacidad de testeo

Los anuncios del gobierno no incluyen precisiones sobre recursos destinados al testeo masivo, una medida clave para la estrategia de aislamiento social. La situación del país en el área.

Santiago Benítez

Dr. en Biología - Conicet - @santiagombv1

Lihuen Eugenia

Redacción Ciencia y Tecnología

Viernes 20 de marzo | 02:17

Coronavirus - Por qué los tests de detección son clave - YouTube

El gobierno de Alberto Fernández anunció por cadena nacional el aislamiento social preventivo y obligatorio para todo el país. Esta medida no incluye anuncios sobre cuántos recursos más se destinarán a fortalecer un sistema sanitario en crisis, y mucho menos cómo se avanzará en el testeo masivo, una medida que diferentes fuentes especializadas reconocen como ineludible para ser combinada con el aislamiento preventivo.

Más allá de la utilidad de mantener estadísticas adecuadas del avance de la enfermedad, las pruebas masivas permiten utilizar de una manera más eficiente los recursos, el equipamiento hospitalario y el tiempo de los trabajadores de la salud, tal como indicaba el epidemiólogo de la Universidad de Yale, Gregg Gonsalves, en una entrevista al portal fivethirtyeight. El testeo masivo hace también más efectivas las medidas de distanciamiento social. En vez de una cuarentena indiscriminada, que finalmente comienza a tener “filtraciones” en todas partes, permite localizar los lugares donde se presenta un brote epidémico y actuar en consecuencia.

Tres casos testigo y la misma conclusión: el testeo es clave

La razón por la que Corea del Sur es tomada como ejemplo para enfrentar la pandemia radica justamente en que, a la par de la cuarentena, implementó testeos a toda la población con síntomas. Refiriéndose al éxito del país asiático, Eric Feigl-Ding, miembro principal de la Federación de Científicos Estadounidenses en Washington, D.C., y epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Chan de Harvard, planteó que "Es mucho mejor probar y luego poner en cuarentena a una persona específica que hacer un encierro en toda la ciudad o provincia, lo que de cierta manera evita que el virus salga de la provincia, pero en realidad no hace que la provincia sea menos propensa a tener altas tasas de infección".

El pueblo de Vó, cerca de Venecia, Italia, también está siendo observado de cerca por especialistas de todo el mundo. Según plantea el Financial Times (ver aquí una versión traducida)], a través de las pruebas y la reevaluación de sus 3.300 habitantes “independientemente de si presentaban síntomas, y la cuarentena rigurosa de sus contactos una vez que se confirmó la infección, las autoridades de salud pudieron detener por completo la propagación de la enfermedad allí.” La primer ronda de testeo masivo arrojó un 3 %; la segunda, luego de aislar a los infectados, un 0,3 %, que a su vez fueron aislados. Al respecto, Andrea Crisanti, un infectólogo del Imperial College de Londres que participa en la intervención de crisis italiana, declaró a ese diario: “Pudimos contener el brote aquí porque identificamos y eliminamos las infecciones ‘sumergidas’ [asintomáticas] y las aislamos", "Eso es lo que hace la diferencia".

El tercer caso testigo por estas horas es Alemania, con una tasa de mortalidad hasta el momento bajísima, de 0,18 %. También en este caso los test masivos son clave junto a otras medidas: "Reconocimos muy pronto la enfermedad en el país, estamos adelantados en materia de diagnóstico, de detección", señaló Christian Drosten, director del Instituto de virología en el hospital de la Caridad, en Berlín.

El testeo masivo fue clave para el éxito de Corea del Sur en frenar el avance del Coronavirus.

Un recurso fundamental, tanto en Corea del Sur, en la localidad veneciana de Italia o en Alemania donde lograron contener la pandemia, es el testeo masivo. La propia OMS, incluso, lo recomienda fuertemente: “Tenemos un mensaje simple para todos los países: test, test, test”, dijo el director general de la OMS, Adhanom Ghebreyesus (aka Dr. Tedros) en una conferencia de prensa en Ginebra el 16 de Marzo. Testear no solo los casos con insuficiencias respiratorias graves (es decir, todos los síntomas o a quienes se identifiquen como posibles portadores por ruta epidemiológica) sino a todas las personas que posean algún tipo de síntoma.

Te puede interesar: Coronavirus: el preocupante informe de comité científico que hizo cambiar de estrategia a Boris Johnson

La situación en Argentina

Nada de esto está ocurriendo en nuestro país. Según varias fuentes la capacidad de testeo del Malbrán al día de la fecha es de 180 muestras por día y esto deja a Argentina entre los diez países que tienen menos cantidad de pruebas realizadas por millón de habitantes en términos absolutos. Si bien podría decirse que la menor cantidad de tests se debe al menor desarrollo de la epidemia en el país en comparación con países de Europa o Asia, Argentina se encuentra muy por debajo de lo recomendable, considerando la cantidad de casos presentes y el tiempo desde la aparición del primer caso.

En total, hacia el 17 de Marzo, en Corea del Sur se habían realizado 286.716 tests. Esto significa una tasa de 5537 tests por millón de habitantes. Para comparar con nuestro país: cuando Corea del Sur tenía 50 casos confirmados el número de pruebas realizadas era de alrededor de 10.000, mientras que en Argentina, con 56 casos confirmados, las pruebas realizadas eran menos de 500; luego, hacia los 100 casos confirmados, en Corea tenían más de 13.000 pruebas. En la actualidad ya son 128 confirmados en nuestro país y, haciendo una estimación optimista, la cantidad de tests realizados ronda los 1.000, con al menos 224 casos sospechosos esperando sus resultados, lo que ya sobrepasa la capacidad diaria del Malbrán.

Te puede interesar: El Malbrán: combatiendo el coronavirus con personal precarizado y sueldos de pobreza

Argentina se encuentra en una etapa crítica en la que necesita aumentar su capacidad de testeo para tener un número certero de casos positivos y prevenir futuros contagios. Con los elementos disponibles al día de la fecha y el estado de vaciamiento en que se encuentra la salud pública, las posibilidades de contener la pandemia se reducen considerablemente si no se destinan recursos urgentemente para incorporar la tecnología más avanzada y acelerar los procesos de capacitación y aprovisionamiento de los laboratorios, que ya deberían haberse realizado.

El Ministerio de Salud se demoró en tomar la decisión de descentralizar la realización de test para coronavirus. Además en principio sería solo para seis provincias y luego, según declaró Ginés González García, a 34 laboratorios del país. La capacitación a cargo del Malbrán comenzará hoy y aún no hay fecha de cuándo empezarán a funcionar las pruebas en los laboratorios provinciales ni datos sobre cuál será la capacidad total de testeo.

Cantidad de tests realizados por millón de habitantes en términos absolutos hasta el 17 de Marzo.

Te puede interesar: Cómo funciona el test para COVID-19: ¿puede mejorarse?

El aislamiento, ¿única medida?

Las medidas de aislamiento son recomendables pero insuficientes por sí mismas para prevenir el contagio. El anuncio del gobierno de Fernández, con la anuencia de los gobiernos provinciales (y al igual que aquellos de países imperialistas como EEUU, Francia, Italia, Estado Español), recurre a un método de control de una pandemia remitiéndonos a la Edad Media. Lejos de la era de la nanotecnología, la inteligencia artificial, la clonación y los más avanzados desarrollos tecnológicos y científicos, como un simple test masivo. Tal como señalaba el revolucionario ruso, León Trotsky, la clase capitalista convierte al planeta en una sucia cárcel.

Más allá de la falta de testeos masivos, la inversión en el sistema sanitario es lo que podría hacer la diferencia en caso de un gran aumento del número de casos. Alemania, con 25000 camas para cuidados intensivos y asistencia respiratoria, sobresale frente a sus vecinos Italia con 5000 y Francia con 7000. Las medidas de distanciamiento social son efectivas para “achatar la curva” como se nos ha repetido. Pero el motivo es evitar que se sature el sistema de salud, y las diferencias en la capacidad de estos sistemas son importantes para explicar las diferentes tasas de mortalidad en estos tres países.

Huelga señalar, por otra parte, que en Argentina solo una porción de la población puede cumplir con la mentada “cuarentena obligatoria”, ya que la realidad de muchos trabajadores (en planta, precarizados, tercerizados) es que no tienen ese privilegio para resguardarse del virus. Sectores claves de la producción, distribución y servicios que no pueden detenerse ni derivar el trabajo a los hogares siguen en funcionamiento a expensas de los riesgos que corren los trabajadores y sus familias. Es por esto que en varios lugares de trabajo se viene discutiendo poner en pie comisiones de seguridad e higiene y todas las medidas necesarias en favor de quienes deben estar en la primera línea de las irremplazables tareas que mueven el mundo y que pueden enfrentar esta pandemia.

Para la población en general y en particular para los trabajadores que no pueden abandonar sus puestos de trabajo, la posibilidad de realizar tests de forma rápida y detectar los casos correspondientes de coronavirus es una medida fundamental para combatir la pandemia. Los sindicatos, ausentes hasta ahora de toda discusión al respecto, deben ponerse a la cabeza de esta exigencia, junto con el pase a planta de todos los trabajadores precarizados y la prohibición de los despidos.

Te puede interesar: Cuarentena: una medida sin GPS, llena de incógnitas para la vida de millones

¿Ciencia para quién?

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Roberto Salvarezza anunció la creación de la Unidad Coronavirus, integrada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), por el CONICET y por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Productivo y la Innovación. Según las declaraciones de Salvarezza, uno de los objetivos de esta unidad es el desarrollo de kits de testeo rápido, lo que ya cuenta con un antecedente importante en un desarrollo reciente de investigadores del Conicet y de la universidad de San Martín para el caso del dengue. Sin embargo la modalidad que proponen es financiar a las empresas nacionales que cuenten con proyectos avanzados, destinando parte del presupuesto de los $25 millones con los que ya cuenta la unidad. La pregunta es por qué no se realiza por parte de empresas estatales para poner los desarrollos enteramente a disposición del sistema de salud público. Más bien, el modelo parece ser el de empresas “mixtas” un eufemismo que esconde que la inversión es estatal y el desarrollo privado, favoreciendo a empresarios amigos que luego le venden al mismo Estado el producto de la investigación que se realiza con recursos estatales (como sucedió durante la gripe A con Hugo Sigman) .

Es imprescindible exigir la centralización de todo el sistema de investigación por parte del Estado bajo control de los propios trabajadores científicos y científicas junto con los sectores populares, para impedir que sigan lucrando con nuestras vidas en esta crisis sanitaria.

Por otro lado, las consecuencias de destinar los recursos al pago de la deuda externa o al servicio de los empresarios que lucran con la salud, en lugar de disponer todas la riquezas del país para frenar la pandemia con métodos de la ciencia, confinan al conjunto de la población a permanecer aislada sin un plan, que, por otra parte, impactará agravando una economía en recesión. La confiscación de la producción de las plantas productoras de alcohol como Porta o BioLedesma, así como las fábricas que fabrican respiradores artificiales e insumos médicos como Tecme, Leistung (entre otras), así como la reconversión parcial de la industria tal como lo dispuso Gran Bretaña sobre la industria automotriz o autopartista para la fabricación de todos los insumos necesarios, son medidas indispensables para afrontar de manera racional una crisis sanitaria como la actual, con todos los recursos al servicio de la mayoría de la población y no de los especuladores. Una vez superada la crisis del Covid-19 y bajo gestión de los propios trabajadores, se podrá poner en discusión cómo readecuar la producción de estas plantas, muchas de ellas actualmente contaminantes.

Todas las disposiciones drásticas que coartan las libertades individuales son demagógicas si no se toman todas las medidas necesarias contra la pandemia, especialmente las que afectan los intereses de los grandes grupos económicos que se enriquecieron a costa de nuestros derechos.

Fuentes:

Informes diarios, situación epidemiológica en Corea del Sur

Test de Coronavirus cada millón de habitantes, por país

Argentina: 433 pruebas realizadas hasta el 15/3 cuando había 56 infectados. son 9,8 tests por millón

Al 19/3 la el Malbrán tienen la capacidad de realizar 180 tests al día

Análisis realizados el 16 y 17 de marzo y compras proyectadas

Hasta el 15/3 se hacía un máximo de 60 tests por día

Unidad Covid-19 en CONICET

Informes diarios de casos, Ministerio de Salud







Temas relacionados

Coronavirus   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO