Sociedad

EMERGENCIA SANITARIA

Coronavirus: la salud de millones frente a la pandemia y un plan integral para enfrentarla

En el marco de la emergencia sanitaria, es necesario que las y los trabajadores de la salud junto a pacientes y la comunidad demos la pelea por un plan integral de medidas urgentes. Primero la salud y la vida de millones, no la ganancia de los especuladores y empresarios.

Pablo Minini

@MininiPablo

Laura Magnaghi

Trabajadora del Hospital Alende, integrante de la CD de ATE Sur, dirigente del PTS-FIT

Lunes 16 de marzo de 2020 | 20:34

Ante la pandemia de coronavirus el presidente Alberto Fernández declaró en cadena nacional la emergencia sanitaria en todo el país por el plazo de un año, la suspensión de clases desde el jardín hasta el secundario y el cierre de fronteras. Frente a estas medidas, los trabajadores de la salud de la Marrón en ATE SUR y CICOOP, decimos que no alcanzan.

El sistema de salud argentino atraviesa una crisis estructural en todas sus áreas, agudizado en estos últimos años de macrismo. Esto se expresa en el desfinanciamiento, en las modalidades precarias de contratación de personal, falta de insumos, etc. Esta situación la venimos denunciando hace años en las calles, exigiendo un sistema único de salud pública, gratuita y de calidad.

En la Provincia de Buenos Aires la situación de infraestructura es terminal, con hospitales como el Oñativia de Almirante Brown parcialmente restaurado después de un incendio o como el Evita de Lanús, que se inunda y los trabajadores denuncian la presencia de plagas. Sumado a esto, denunciamos que de las 70mil camas con las que cuenta la provincia, solo 9mil son del sector público y el 15% son de UTI unas 1350, mientras que en el sector privado solo hay 1500. La situación en las Unidades Sanitarias es aún peor, porque a la falta de inversión estatal en el sector se suma la situación ambiental de los barrios, con miles de vecinos usando agua contaminada y viviendo en zonas sin la menor planificación urbana. De esta situación no dijeron ni una palabra, el Gobernador ni el Ministro de Salud.

Te puede interesar: Coronavirus: “Mitigar el impacto está bien, pero hay que pensar en función de qué plan”

Con respecto al presupuesto se anunció una partida presupuestaria de 1700 millones de pesos para atacar el brote, pero este dinero tendría que haber sido destinado hace tiempo para cubrir el déficit ya existente; y a la fecha se desconoce el destino específico de esos fondos. También se anunció desde provincia de Buenos Aires la contratación temporal de 1800 personas para paliar la emergencia sanitaria, pero sin aclarar las modalidades que adoptarán las contrataciones. Mientras en el discurso de apertura de las sesiones ordinarias Alberto Fernández reconoció que este año los vencimientos de intereses y capital de la deuda llegan a 62.000 millones de dólares, las medidas anunciadas parecen más un plan de austeridad que un plan de emergencia serio.

Les trabajadores de la salud al frente

Les trabajadores de salud y los usuarios, somos quienes sabemos cuáles son las medidas que necesitamos para que funcionen nuestros centros de salud y para enfrentar una situación de este tipo. Somos los que año a año luchamos contra las enfermedades y brotes en curso como el dengue y el sarampión. Luchamos contra la desnutrición infantil, la deserción escolar y la violencia de género, poniendo el cuerpo y nuestra salud mientras los distintos gobiernos avanzan en el desguace del sistema público.

Frente a esta pandemia, también defendemos nuestras condiciones de trabajo, como las enfermeras de guardia del Hospital Garrahan, uno de los sectores más expuestos, fueron las que tuvieron que exigir que se entreguen los barbijos que estaban bajo llave. También luchamos contra la precarización laboral y los regímenes de contratación precarias, como el caso de los trabajadores del Hospital Posadas, después de una lucha de dos años se logra la reincorporación de les despedidos en tandas. O acompañando a Laura Casal trabajadora del Hospital Alende, despedida injustamente en Lomas de Zamora.

Mientras el gobierno continúa apelando a la "solidaridad" y la responsabilidad individual de cada habitante para prevenir el contagio y descongestionar los centros urbanos con las suspensiones de clases. Sostenemos que sigue sin haber un plan integral para prevenir y contener la detección del avance del virus. La suspensión de clases no es suficiente, si todo el resto de les trabajadores tiene que seguir viajando en trenes y colectivos hacinados. Al momento, sólo se realizan los análisis para confirmar la presencia del virus Covid-19 en el Instituto Malbrán, único en todo el país. Con la masiva entrega de test de detección temprana, a todos los centros de salud, se podría lograr de manera mucho más rápida los diagnósticos de personas infectadas y así su aislamiento que evitaría una mayor propagación.

El sector privado de salud (clínicas, sanatorios, pre paga, laboratorios) tiene que integrarse en un sistema único dirigido por el Estado, al servicio de un plan nacional de prevención y tratamiento del corona virus mientras dure la emergencia. Las ganancias y el lucro de un puñado de empresarios y de laboratorios no pueden estar por encima de la salud y la vida de millones. Asimismo exigimos la prohibición de los despidos en el sector privado y el pago de las licencias por enfermedad del trabajador o un miembro de su grupo familiar al 100 %.
Por todo esto proponemos una serie de medidas necesarias para hacerle frente a la emergencia:

1) Es necesario que el Estado garantice de manera urgente una provisión masiva de los test de detección temprana. Ya sea fabricándose o en el país o importados. Cada hospital, clínica, centro de atención tiene que brindar test para que la mayor cantidad de sus poblaciones tengan acceso a un diagnóstico.

2) Se necesita un aumento urgente del presupuesto para Salud en todo el país, en base al no pago de la deuda e impuestos a los grandes empresarios. Hay que unificar el sistema de salud público y privado para garantizar atención inmediata para todo el mundo. Para esto hay que rechazar el pago de la ilegal y fraudulenta deuda pública. Todos los recursos del país tienen que estar puestos en combatir la pandemia, asegurando la salud de la población trabajadora.

3) Es necesario garantizar la provisión de todos los equipos de asistencia respiratoria para los hospitales y centros de atención que sean necesarios para cubrir las necesidades que hay hoy y las que se multiplicarán.

4) Hay que garantizar realmente la provisión alcohol en gel, guantes, barbijos, jabón, camisolines, repelentes, y todos los elementos que hagan falta en todos los lugares y establecimientos de trabajo. Que se extremen las medidas de limpieza, con asignación de más personal e insumos para el aseo de todos los espacios y elementos de trabajo. Mediante el control de los trabajadores y las trabajadoras, hay que lograr que los laboratorios y empresas que producen medicamentos o elementos de cuidado y prevención pongan su producción en función de combatir a la pandemia.

5) El Estado tiene que garantizar las condiciones óptimas de aislamiento y cuidado para las personas que viven en condiciones precarias o hacinadas.

6) No puede haber un solo despido mientras dure la pandemia. No es responsabilidad de los trabajadores. Si hay licencias o suspensiones por cierre de establecimientos, estas tienen que pagarse al 100 %, sin afectar premios o presentismo.

7) Hacemos un llamado a todas las centrales sindicales, empezando por las dos CTAs, ATE y CICOP, a ponerse a la cabeza de medidas por la exigencia de un plan de emergencia que preserve las condiciones de vida y trabajo de la clase trabajadora y el pueblo, y a ponerse al frente de la organización de les trabajadores en cada centro de salud. Las centrales sindicales deben tomar en sus manos estos reclamos frente a la desidia de las patronales y las administraciones.

8) Es impostergable que se destinen todos los recursos necesarios para garantizar la investigación científica que lleve a un conocimiento exhaustivo sobre el COVID 19, las causas del brote y las medidas específicas para erradicarlo y evitar su avance en nuestro país y nuestra región, teniendo en cuenta nuestras características socio económico ambientales.

9) Conformemos en todos los centros de salud comisiones de seguridad e higiene, donde participen trabajadores, pacientes y la comunidad, en conjunto con los investigadores del CONICET y los institutos especializados para llevar adelante todas estas exigencias. En cada lugar de trabajo tenemos que conformar comisiones de seguridad e higiene que garanticen la correcta aplicación de protocolos ante el brote y la provisión de elementos de cuidado.

Las medidas tomadas por el gobierno hasta el momento son insuficientes para paliar la situación y evitar lo más posible la propagación del brote con todas sus consecuencias para la salud y la vida de millones. Es necesario que demos la pelea por cada uno de estos puntos, las y los trabajadores organizados junto a pacientes, la comunidad y especialistas del CONICET. Los trabajadores de la salud de la Agrupación Marrón Clasista sostenemos que para hacerle frente a esta situación hay que invertir las prioridades. Primero la salud y la vida de millones, no la ganancia de los especuladores y empresarios.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Agrupación Marrón   /    Crisis de la salud pública   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Salud   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO