Crecen la indigencia y la pobreza en Santa Fe

Los puertos y el agronegocio amasan fortunas mientras las cifras de pobreza e indigencia aumentan con el aislamiento obligatorio por la pandemia de COVID-19.

Jueves 9 de abril | 13:25

La pandemia dejará más pobres, pero sobre todo hará más pobres a los que ya lo eran. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) relevó, en el último tramo de 2019, que en Rosario y la región viven más de 500 mil personas pobres, de las cuales casi 100 mil son indigentes, es decir, que no acceden al alimento diario para la subsistencia, una cifra que se duplicó en tan solo un año.

En la ciudad de Santa Fe se estima que hay 5.300 familias indigentes y 1.600 ranchos de chapa, nylon, pisos de tierra donde habitan personas en condiciones de hacinamiento. En Rosario hay 112 villas de emergencia en el norte, oeste y sur de la ciudad con situaciones absolutamente precarias para mantener el aislamiento social impuesto por el gobierno.

Te puede interesar: Frente de Izquierda logra audiencia para garantizar alimentación saludable en comedores

Esta es una situación que va agravarse ante la inacción del gobierno en materia sanitaria y económica ante el avance de la pandemia. A finales del 2019 había un 8,7% de desocupación en el Gran Rosario y en Santa Fe un 5,5%, y bajo la línea de la pobreza se encontraba un 25,5% de hogares en el Gran Rosario y en el Gran Santa Fe un 26,2% de hogares.

Otras cifras preocupantes son las que ofrece el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, que entre diciembre 2019 y enero hubo una pérdida de 3.900 empleos asalariados del sector privado en la provincia. A esto se suman las denuncias que estamos difundiendo desde La Izquierda Diario de despidos a cuentagotas, suspensiones y recortes salariales.

Pero esto no es una catástrofe natural. Mientras el gobierno provincial y los municipales declaran que aumenta la necesidad de bolsones de comida y de partidas para los comedores, para las empresas constructoras y del agropower esta pandemia es la oportunidad para hacer nuevos negocios y seguir amasando fortunas. Un informe de PuntoBiz relataba que la constructora Pecam se inscribió como canjeadora de granos, con lo cual se podrían comprar departamentos y ladrillos fijando el precio en granos de soja. Una vez acordado con el productor, la empresa le dirá al chacarero a qué puerto o planta debe entregar la mercadería. Por otro lado, la entidad Rosgan, que tiene como principal accionista a la Bolsa de Comercio, concretó vía online un remate simultáneo entre 8 ciudades donde subastaron 17.567 cabezas de ganado, una operación comercial por millones de pesos.

Mientras tanto se endurecen las medidas represivas hacia los que tienen que romper el aislamiento para poder comer. Este martes fueron detenidos 25 pescadores a metros de las torres Maui, en Rosario, en una zona de barrancas que con la baja del río es un lugar codiciado por vecinos que van para poder llevar un plato de comida a sus hogares.

Te puede interesar: Villa Constitución: la Policía golpea brutalmente a un joven discapacitado

El campo los últimos años aumentó sus ganancias en un 870%, mientras tanto, las grandes exportadoras han amasado una ganancia durante el año pasado por un total de 14.271,2 millones de dólares en la provincia de Santa Fe. Otros 32.000 millones de pesos han ganado los bancos a nivel nacional tan solo en el mes de enero. Esos son los mismos sectores que especulan con sus ganancias y permiten la fuga de dinero.

Como venimos proponiendo desde la izquierda, si se aplica un impuesto extraordinario del 3% a la riqueza de los grandes multimillonarios, terratenientes y a la banca privada se puede garantizar un ingreso de cuarentena de $ 30.000 para los trabajadores precarios durante dos meses.







Temas relacionados

Santa Fe   /    Indigencia   /    Pobreza   /    Rosario   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO