×
×
Red Internacional

Fútbol.Cuando Diego se hizo de Primera: a 45 años del debut de Maradona en Argentinos Juniors

Un 20 de octubre de 1976, el Bicho recibía a Talleres de Córdoba. Para el segundo tiempo se produjo un hecho histórico: con solo 15 años ingresó Diego y de arranque exhibió su magia tirando un caño.

Augusto Dorado@AugustoDorado

Miércoles 20 de octubre | 00:00
Diego Armando Maradona en la tarde de su debut, un miércoles 20 de octubre de 1976.

Dicen que el sol brillaba en La Paternal hace 45 años cuando Argentinos Juniors tuvo que disputar su partido por el Nacional del ´76 contra Talleres de Córdoba. Argentina vivía una de las noches más oscuras de su historia bajo la Dictadura genocida que irrumpió el 24 marzo. Si en esos años el fútbol era uno de los pocos espacios de “recreo”, desde esa tarde el brillo en esos años lo pondría un astro: Diego Armando Maradona, para aquel entonces apenas un pibe de 15 años que estaba por cumplir 16.

El mismo Diego recuerda que, cuando le avisaron que iba a estar entre los convocados para el partido, se presentó para entrar a los vestuarios con un pantalón vaquero, un jean, “caluroso, tipo corderoy”. Le daba vergüenza, pero era el único que tenía para esa tarde de 20 de octubre en la que hizo mucho calor. También era miércoles. Villa Fiorito estaba revolucionado y expectante.

El Bicho tenía enfrente a un rival bravo: ese equipo de Talleres era una sensación y fue construyendo el camino hacia el recordado equipo que estuvo a punto de acariciar el campeonato Nacional del ´77, el que finalmente quedó en el recuerdo por la hazaña de Independiente con 8 jugadores. Pero en ese 20 de octubre de 1976, ya estaba parte de la base de aquel equipo subcampeón, con el inolvidable Valencia (campeón mundialista en el ´78), Willington (ídolo tallarín que esa tarde quedó en el banco), Luis Galván, Bocanelli, Luis Ludueña. Este último fue el autor del gol a los 33 minutos del primer tiempo en La Paternal, que le dio el triunfo a los cordobeses. Sin embargo, ese 0-1 quedaría en anécdota, parte de la escenografía de un acontecimiento superior.

Juan Carlos Montes, el DT del Bicho llamó a Diego para que arranque desde el inicio del segundo tiempo. Se quedaría sin salir al campo Rubén Giacobetti. Maradona ya era “el pibe de oro” porque había deslumbrado desde nenito en las canchas a donde jugara Argentinos: los Cebollitas, club donde se formó Diego, oficiaban de alcanzapelotas y el pibe de Fiorito deleitaba al público en los entretiempos. La hinchada de Boca se enamoró de un Dieguito de apenas 9 años que hizo bailar a la pelota en el aire durante los 15 minutos de descanso de los planteles de Primera. Nadie quería que saliera de la cancha. Pero en la tarde del 20 de octubre de 1976 salía por primera vez como futbolista profesional.

Entre sus primeros movimientos dejó su sello: como para anunciar que entraba a la cancha quien terminaría siendo una leyenda, le hizo un caño al volante Juan Domingo Cabrera, otro que pasaría a la historia como primera “víctima”/partenaire de Diego. Esa tarde terminó sin gloria para el local, pero se iniciaba uno de los momentos más importantes de su historia. Y de la historia del fútbol argentino también.

Diego iría creciendo futbolísticamente, en una época en la que todavía no eran tan habituales los registros fílmicos y no se televisaban todos los partidos. Las personas que tuvieron el privilegio de vivir esos años de manera consciente y que lo presenciaron en una cancha, aseguran que el mejor Maradona fue ese, el de Argentinos Juniors. El que cuando ya era una figura se chocó con los celos del ídolo de Boca, el arquero, el Loco Gatti, para quien Diego era “un gordito”. Como dijo alguien alguna vez, lo que engordó fue la red del arco de Boca con los 4 goles que le clavó Diego ante un Hugo Orlando Gatti azorado.

Hoy se cumplen 45 años de aquella tarde. Primera vez en que esta efeméride transcurre ya sin Diego. Juan Carlos Montes, el DT que tuvo la audacia, tampoco está; falleció en marzo del año pasado, el mismo 2020 fatal. Pero dejaron para siempre una fecha marcada a fuego en el almanaque futbolero. Cuando terminó aquella tarde, Diego -por fin- se pudo comprar otro pantalón.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias