Sociedad

NACIONAL

Denuncian agresión con resultado de aborto por parte de carabineros a mujer embarazada en Villa Francia

Los hechos sucedieron el pasado domingo 29 de marzo, cuando una joven de 21 años, la única persona detenida en esa población en la jornada, fue golpeada brutalmente e inhaló gas lacrimógeno, por lo cual hoy se encuentra hospitalizada tras sufrir un aborto.

Jueves 2 de abril | Edición del día

Una declaración que busca adhesiones de organizaciones sociales es el instrumento que familiares de la joven agredida está difundiendo a fin de denunciar este hecho de violencia acontecido el pasado 29 de marzo en Villa Francia.

Como denuncian, la joven de 21 años mientras, se dirigía a su departamento ubicado en dicho territorio, fue interceptada por un piquete de Fuerzas Especiales, siendo detenida por efectivos a las 16:00 hrs. a 20 metros de su casa. En el contexto de esta detención, “fue golpeada y reducida con violencia innecesaria por carabineros a pesar de indicarles su estado de embarazo y que solo se dirigía a su domicilio”. Como prosigue el relato, “los efectivos policiales le propinaron una patada en su espalda, cayó al piso, y le sujetaron del cuello y su brazo derecho, otro efectivo la tomó del brazo izquierdo subiéndola al carro policial”.

La joven, que finalmente fue trasladada a la 58° Comisaria de Estación Central, como relatan los familiares, solicitó atención médica luego de percatarse de “dolor vulvar, percatándose de que estaba sangrando profusamente”.

“En ningún momento fue bien tratada, se burlaron de ella en ambas peticiones, además de requisar su teléfono y privarle de contacto con su familia”, denuncian, agregando que el maltrato prosiguió de forma psicológica, “respecto de la paternidad y las condiciones de su embarazo”.

Cuando fue finalmente trasladada al CESFAM Padre Vicente Irarrázaval “el carro es manejado con brusquedad consiguiendo que cayera y se golpeara durante el trayecto”. En el centro asistencial “fue atendida por un médico de turno quien minimizó la situación” e indicó su traslado al Hospital San Borja Arriarán unidad de maternidad, contexto en donde “en ningún momento se le permitió tomar contacto con algún familiar”. Pero no sólo eso, al llegar al centro hospitalario, denuncian, continuaron los ataques por parte de la matrona, quien “maltrató verbalmente y responsabilizó a la joven de su estado”, atendiéndola de manera violenta.

“Le dio golpes en el brazo y empujones para que se recostara, le quitó una zapatilla y bajó su pantalón procediendo a la introducción del especulo. Todo esto fue con excesiva molestia y mal trato de la profesional, evidenciando en todo momento brusquedad en su tono de voz y sus formas de actuar frente a la situación. Reviso su útero, limpia, retira el espéculo y confirma su embarazo mencionando que tiene 12 semanas, lo que no es efectivo ya que la joven presentaba menos tiempo”, detalla la declaración.

La joven fue despachada del hospital, conducida nuevamente de manera violenta por carabineros, pero tras ser despachada, este lunes 30 de marzo tuvo que ser trasladada, esta vez por su familia, al referido centro de atención de salud para recibir atención debido a sus fuertes dolores y sangrado. “En dicho centro asistencial se constató que ya no existía saco gestacional, sin precisar más allá sus causas”, denuncian, aludiendo a las causas de esta situación.

“Creemos que todo lo vivenciado fue absolutamente injusto y cruel, provocándole un dolor innecesario además del maltrato institucional por parte de funcionarios policiales y la funcionaria del Estado. Reconocemos que este hecho se enmarca en la violencia obstétrica a la que día a día son sometidas las mujeres pobres en distintos centros asistenciales, pero también la práctica permanente de la violencia política sexual que muchas mujeres y disidencias están viviendo por parte de agentes del Estado. Esta práctica es parte de las policías desde la Dictadura, es parte de la lógica del poder patriarcal y recrudece en contextos de violencia estatal legitimada por el gobierno”, se lee en la declaración, la cual concluye con un llamado a suscribir a la declaración y a hacer público este caso.

“Como familia y junto a las organizaciones firmantes pedimos apoyo y difusión de esta declaración, porque tenemos fresco el caso de la suboficial Thiare Vergara Torres y las penas mínimas cuando de perseguir a los agentes policiales del Estado se trata”, concluyen.

LINK DE LA DECLARACIÓN COMPLETA PARA ADHESIONES







Temas relacionados

Represión en Chile   /    Carabineros de Chile   /    Aborto   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO