Juventud

Despidos y suspensiones: primeros efectos de las medidas de Morales ante la pandemia

¿Las medidas que implementan el gobierno nacional y provincial sirven para enfrentar la pandemia del coronavirus? No parece. Sin embargo, sus efectos son inmediatos en la vida de miles trabajadoras y trabajadores precarios, entre los que los jóvenes nos llevamos la peor parte: cierres de locales de comida y comercios, suspensiones sin pago, decenas de despidos. Ante grandes crisis, las grandes soluciones sólo pueden venir de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Miércoles 18 de marzo | 12:19

Diariamente, vemos cómo desde el gobierno nacional y provincial se anuncian nuevas medidas ante la llegada de la pandemia del coronavirus al país y la provincia. Medidas que siembran pánico e incertidumbre, en las que la responsabilidad recae en nosotras y nosotros.

Gerardo Morales ayer anunció más restricciones a la circulación, multas y cárcel para quien no cumpla. Pero no dicen qué van a hacer para preparar el sistema de salud, para proveer gratuitamente alcohol en gel, barbijos y todos los elementos necesarios para la prevención y realmente combatir la pandemia.

Te puede interesar: Las nuevas medidas de Morales frente al coronavirus: multas, cárcel y culpabilizar a “la gente”

Sin embargo, los efectos de estas medidas son inmediatos en la vida de miles trabajadoras y trabajadores precarios, entre quienes las y los jóvenes nos llevamos la peor parte. Anoche, al cierre del segundo día de cuarentena, estos efectos se sentían con fuerza: cierres de locales de comida y comercios, suspensiones sin pago, decenas de despidos.

A la crisis sanitaria que recién está empezando, se le suma el agravamiento de una crisis económica que ya nos venía golpeando y un salto en el deterioro de nuestras condiciones de vida. Mientras, no hay ninguna medida para todas y todos los que ya nos quedamos sin trabajo.

En Jujuy 9 de cada 10 jóvenes trabajamos en negro, lo hacemos en restaurantes o lugares de comercio que ya están cerrando, en la construcción y el servicio doméstico. Mostaza ya despidió a la mitad de sus trabajadores y trabajadoras. Hay restaurantes que ya cerraron completamente y en otros recortan horas y no cumplen con las medidas de higiene para prevenir.

Te puede interesar: Coronavirus en Jujuy: ¿alcanzan los recursos del Estado?

Por eso, la bronca de las pibas y los pibes se hace sentir. "La cuarentena es un privilegio de clase", denuncian en las redes ¿Por qué? Porque si sos joven y trabajas precario, o tenes que seguir yendo a trabajar sin las más mínimas condiciones de higiene y seguridad, o te quedás sin trabajo y sin forma de sobrevivir.

Ante los efectos de las medidas del gobierno provincial, una joven denuncia que "entiendo que esto se hace para evitar mayores males, pero nos jode a todos. Como trabajadores en negro y con bajo sueldo ¿que hacemos?". Ella trabajaba de moza en un restaurante de la capital, con un salario de $500 por día, que equivalía al precio de un plato en ese lugar. Desde anoche, como decenas de pibas y pibes, se quedó sin laburo por el cierre del restaurante, y sin saber hasta cuándo.

Por eso asegura desesperada que "ahora estamos cagados todos, nos dijeron que si no tenemos para comer vayamos al restaurante ¡pero imagínate vivir así!"

Peor aún es la realidad de miles y miles de personas que sobreviven haciendo changas o vendiendo en ferias. Como José que nos cuenta "tengo 20 años, vivo solo en la casa de mi abuela que ya falleció y no sé cómo arreglármela". Él vive en Perico, y sobrevive vendiendo en una de las muchas ferias de la provincia que ahora son cerradas por la cuarentena, por eso se pregunta afligido "¿Qué hacemos sin trabajar? ¿Cómo hacemos para llegar a fin de mes?"

Solo tres días y esta es la realidad que vivimos los pibes y las pibas en una provincia donde el 52% de los asalariados están en negro, hay 100.000 mayores de 15 años que no acceden a un empleo, siquiera informal, y sobreviven de changas. Mientras la única respuesta de Gerardo Morales es palo y multa.

Las medidas de Gerardo Morales lejos de poner todos los recursos para preparar el sistema de salud y realmente combatir el virus, hasta el momento solo sirvieron para que haya más despidos y precarizar más nuestras vidas.

Te puede interesar: Coronavirus: ocho medidas de emergencia para que Argentina no pase por lo mismo que Italia

Por eso, tenemos que dar un paso adelante, para pelear por una verdadera salida donde lo que importe y esté primero sean nuestras vidas. Exigiendo que se tomen todas las medidas sanitarias a la altura de la pandemia, como la realización de test masivos, la instalación de camas de terapia intensiva y de respiradores artificiales en cantidades para atender a las y los afectados. Lo cual implica un aumento inmediato del presupuesto para Salud, con impuestos a las grandes empresas como Ledesma y las tabacaleras.

Junto con esto, no puede haber un solo despido. El Estado tiene que garantizar la prohibición de despidos, y que las licencias o suspensiones no afecten nuestros salarios. Que cada comercio o empresa que cierre o suspenda, el Estado debe garantizar un subsidio de 20 mil pesos, mientras duren las medidas ante la pandemia. Así mismo, se tienen que suspender el corte de los servicios a quienes no puedan pagarlos.

En el caso de las empresas de más de 5 empleados que tengan problemas de pago, se abra la contabilidad y de ser necesario, se ayude desde el Estado al pago de salarios, como plantea el proyecto del bloque de diputados provinciales del PTS-Frente de Izquierda.

Ante grandes crisis como esta, hacen falta grandes soluciones, que los Estados y gobiernos de los empresarios en el mundo están demostrando que no son capaces de llevar adelante. Por eso, tenemos que prepararnos para dar una respuesta propia, de los trabajadores, las mujeres y la juventud.







Temas relacionados

Emergencia sanitaria   /    Coronavirus   /    Precarización laboral juvenil   /    Despidos   /    Jujuy   /    Salud   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO