Sociedad

INFANCIAS

Día Nacional de la Lucha contra el Grooming: cuando el acoso sexual es contra las infancias

Desde octubre de 2018, el 13 de noviembre es el Día Nacional de la Lucha contra el Grooming. Con la cuarentena aumentaron un 58% las denuncias de ciberacoso a niños y niñas. Un debate abierto en el que la educación sexual integral con perspectiva digital es urgente.

Viernes 13 de noviembre de 2020 | 12:58

En noviembre de 2013, el Congreso Nacional aprobó la Ley 26.904 de Ciberhostigamiento; de esta forma fue incorporada esta figura al Código Penal. La Cámara de Diputados convirtió en ley esta madrugada un proyecto por el cual se establece la creación de un Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso contra Niñas, Niños y Adolescentes.

Durante la sesión en la que se aprobó el proyecto, la diputada Alicia Aparicio ( frente de Todos) dijo:"La capacitación es fundamental para que los adultos responsables puedan tomar conciencia de los peligros de internet e involucrarse para poder prevenir". Dejando librado al azar dicha capacitación.

El Grooming es una práctica que se da cuando un adulto engaña a un niño a través de redes sociales, fingiendo ser alguien de su misma edad buscando generar confianza para entablar una relación de acoso. Los que están en peligros son las infancias y los adolescentes.

A mediados de agosto de este año, durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, aumentaron un 58% los delitos sexuales a través de las redes.
Cuando los especialistas hablan acoso definen centralmente tres formas: grooming, sexting y ciberbullyng. A la vez que plantean que desde el Estado se necesita más que una campaña por redes para enfrentar este peligro.

Una de las tantas preguntas, aún no resueltas, que rodean al tema, es cómo detectarlo. Quienes se especializan en el tema recomiendan prestar mucha atención al comportamiento de los niños y estar alerta si se observan determinadas actitudes, por ejemplo: si se produce un notable aumento o disminución en el uso de los dispositivos, si el niño muestra respuestas emocionales (risa, enojo, disgusto) a lo que ocurre en la pantalla, si oculta la pantalla cuando un adulto está cerca, si evita situaciones sociales, incluso aquellas que disfrutaba anteriormente, si se vuelve retraído o se deprime, o si pierde interés en las personas y actividades.

Aunque a la hora de presentar una respuesta desde el Estado solo encontramos sugerencias y propagandas sueltas en sus redes. Porque invadir su privacidad y vigilar cada uno de sus pasos en internet no sería el mejor ni el único de las respuestas.

Te puede interesar: Programa Nuestra Clase: educación sexual integral en tiempos de pandemia

El Estado tiene la responsabilidad de garantizar en que todas las escuelas se implemente “educación sexual integral con perspectiva digital”, algo que los trabajadores y trabajadoras de la educación vienen reclamando hace años.







Temas relacionados

Educación   /    ESI (Educación Sexual Integral)   /    Redes sociales   /    Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO