Política

SE TENÍA QUE DECIR

Dólar: ¿una pasión argentina?

¿Por qué los argentinos ahorran en dólares? ¿Por qué la famosa “restricción externa” es una pesadilla que oprime el desarrollo de la economía argentina? ¿Es el dólar una pasión de los argentinos?

Jesica Calcagno

@Jesi_mc

Jueves 24 de septiembre | 13:22

💸 DÓLAR: ¿UNA PASIÓN ARGENTINA? - YouTube

Con la medida de la semana pasada de poner una nueva restricción a la compra de dólares nos encontramos con distintas reacciones, reflexiones y explicaciones. No faltaron los Milei, diciendo que es una “medida inmoral”que atenta contra la libertad. Un “gobierno liberticida” lo llamó. Algo esperable viniendo de esos voceros del liberalismo que detrás de frases rimbombantes lo único que defienden en verdad es la libertad acotada para una minoría de ricos y millonarios que viven del trabajo ajeno.

Tampoco faltaron las declaraciones de Jorge Lanata apuntando a usar la famosa grieta. Enumeró los funcionarios del oficialismo que ahorran en dólares, con la burda omisión de los fugadores seriales del macrismo que durante su gobierno tomaron gran cantidad de medidas para favorecerse a sí mismos con sus negocios. De los dos lados del mostrador como se dice. Tan burdo como esperable. Lanata terminó su monólogo preguntando a los funcionarios del oficialismo “¿ustedes pueden ahorrar en dólares y nosotros no”?

Detrás de estos voceros mediáticos, están los voceros del “poder real”o económico. Las corporaciones empresarias, y en particular el sector del campo.

La Sociedad Rural o Coninagro cuestionan estas medidas porque son los que vienen presionando para una devaluación del dólar, quieren un dólar más alto porque eso les permitiría exportar sus productos con un margen de ganancia mucho mayor aunque eso implique un aumento de los precios básicos como la harina, la leche, el aceite y todos sus derivados. Es decir que el pueblo trabajador pague sus ganancias perdiendo más capacidad de compra del salario. Pelegrina, titular de la Sociedad Rural, afirmó que estas restricciones generan “incertidumbre”.

Como si la “confianza de los mercados” fuera algo que se produce por una mano mágica. No, son estos mismos sectores concentrados de la economía los que crean esa “incertidumbre”, por ejemplo acopiando sus productos y dólares esperando (o mejor dicho, presionando) a la devaluación. Lo que llaman “dólar competitivo”.

Históricamente el sector concentrado del agro ha jugado ese rol en el país, por el poder económico que les da tener la libertad de manejar las exportaciones que permiten que ingresen dólares en el país. Son un puñado de grandes corporaciones que además tienen una particularidad: el 60% de ese comercio exterior están en manos extranjeras. Y sólo 5 multinacionales concentran el 57% de las ventas totales al exterior de granos y derivados: ADM-Toepfer, Bunge, Cofco, Cargill, y la argentina Aceitera General Deheza (AGD).

Entonces, algunas conclusiones sobre esta “pasión por el dólar”:

1-Con un comercio exterior concentrado en manos extranjeras que giran sus ganancias y divisas a sus casas matrices, encontramos uno de los factores centrales que construyen esa “pasión por el dólar”. Personajes como Jorge Lanata se escudan en “los ahorristas”, para no hablar de la responsabilidad de estas multinacionales extranjeras que son las que mueven miles de millones de dólares.

La extranjerización de la economía argentina no es sólo del sector agropecuario sino de todo el aparato productivo: entre las 500 empresas más grandes del país, el 63% son firmas extranjeras y explican el 78% del valor bruto de la producción. Por donde se lo mire, esta es una de las verdaderas fuentes que saquean las reservas del Banco Central. Y encima hacen uso de ese poder para presionar a la devaluación que afecta al pueblo trabajador.

2- La supuesta libertad que defiende Milei, es justamente la libertad de estos sectores para hacer sus operaciones y negocios, y es la libertad de los fugadores. ¿Alguien lo escuchó a Milei escandalizarse por el informe que publicó el Banco Central que muestra que durante el gobierno de Macri hubo una fuga de 86 mil millones de dólares? Por supuesto que no, para este personaje eso es defender la libertad.

Pero también hay que decir que estos discursos están habilitados por las propias medidas que está tomando el gobierno. En una situación económica y social cada vez más crítica, el gobierno hace eje en el problema de la restricción externa (falta de dólares) y que se necesitan dólares para reactivar la economía.

Y la medida que toman es apuntar a “los ahorristas” -un sector de la sociedad que va al dólar para resguardarse de la inflación-, cuando tienen un elefante verde que no tocan: la economía extranjerizada que se lleva dólares a las casas matrices, fuga de divisas permanente donde están Telefónica, Shell, General Motors, Arcor, Monsanto, entre otras, que están asociadas prácticamente a los grandes bancos para sus operaciones. ¿Por qué no se apunta aca para resolver la famosa “restricción externa”?

Incluso han salido otras plumas afines al oficialismo a cuestionar la medida del gobierno sobre los dólares, pero con un ángulo que focaliza en la preocupación de que el peronismo rompa lazos con la clase media (o los que aspiran o se “sienten” de clase media, ya que es una categoría “más compleja” como se dice) y que en última instancia eso demuestra la incapacidad de crecer o reactivar el consumo.

Veo este ángulo más preocupado por especulaciones electorales que en apuntar a los problemas estructurales del país porque, de nuevo, se omite también quiénes son los verdaderos obstáculos para que las grandes mayorías trabajadoras accedan una vida mejor.

Acá quiero ir a dos cuestiones finales más.

1-El gobierno de Alberto Fernández viene siendo cuestionado por detractores y también simpatizantes por no tener un rumbo claro en la economía. Esto es parcialmente cierto. Que se vienen poniendo parches para administrar la miseria para las grandes mayorías es un hecho, por eso los atacados son las y los trabajadores, y los no atacados son los sectores concentrados (aunque se victimicen frente a cada tibio anuncio que los involucra). Pero digo parcialmente cierto, porque hay una cosa que sí está clarísima en el rumbo del gobierno: que van a pagarle a los acreedores externos y al FMI, aunque sean deudas ilegales.

Esto hace más ridícula aún la medida de apuntar a “los ahorristas” por la falta de dólares. Hace insostenible que el problema sea “la pulsión de ahorrar en dólares” como dijo Santiago Cafiero. Ni es un problema psicológico, ni cultural. Es la dependencia de nuestra economía por uno y mil lazos con los capitales extranjeros. Con el gobierno de Alberto Fernández ya se pagaron de deuda alrededor de 5 mil millones de dólares (y se fugaron en 7 meses 1826 millones de dólares).

Si el plan del gobierno es crecer para pagar la deuda externa, y se apunta a los ahorristas y no a ninguna de las grandes corporaciones que se llevan los dólares afuera, entonces ¿por dónde va a venir el recorte? Escuchar al industrial Funes de Rioja oponerse al aporte por única vez a las grandes fortunas diciendo “quién no tiene 200 millones de pesos guardados” es una provocación a los pequeños ahorristas, a las y los trabajadores, a las familias de Guernica que luchan por un techo que no sea el cielo abierto de la calle o una chapa y una lona. Pero grafica a los parásitos de estos empresarios que nadie quiere tocar y se sienten empoderados y con impunidad. Que no los toquen a ellos quiere decir que nos van a tocar a nosotros.

2-La única saraza es hablar de restricción externa y no apuntar a las corporaciones que se la llevan los dólares afuera de a miles de millones por minuto no de a 200 o menos por mes. La saraza es hablar de falta de dólares y destinar más plata a la deuda externa que a la salud. No hay salida para las mayorías y el pueblo trabajador si no se toman medidas radicales apuntando a los parásitos multimillonarios.

Desconocer de manera soberana la deuda es una medida elemental. Que tiene que estar acompañada de apuntar a los bancos y nacionalizarlos en un único banco estatal que resguarde a los pequeños ahorristas y evite la fuga para que todo eso se pueda invertir en la industria, obra pública y vivienda, crear nuevos puestos de trabajo, dar créditos baratos. Apuntar a nacionalizar el comercio exterior para que esa “pasión por el dólar” de unos pocos no nos hunda en la miseria una vez más.







Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO