Géneros y Sexualidades

ROSARIO

Dos casos de violencia de género, el mismo denominador

Miércoles 20 de julio de 2016 | Edición del día

Los casos de María Lujan V., la niña que durante días permaneció desaparecida y el accionar omisivo de la comisaría que recibió la denuncia y el caso de Lujan, quien denunció que ni siquiera recibió la notificación de la libertad de su ex pareja que reincidentemente ejerció violencia contra su persona, cuestionan gravemente el accionar del Estado, en particular la municipalidad de Rosario, pero también de la Fiscalía Regional y la Policía santafesina.
Ambos casos además de compartir la impunidad de las fuerzas de seguridad y el Estado, comparten el mismo nombre, las dos mujeres se llaman Luján.

Una búsqueda que nunca se inició

María Lujan V. de 15 años desapareció durante cinco días de su casa, finalmente apareció este domingo. La adolescente se había encontrado con otro adolescente, Facundo, ambos se conocieron a través de Facebook, ese día María Lujan no volvió a la casa. A horas de su desaparición la familia se acercó a la comisaría 32° a radicar la denuncia, sin embargo la policía le dijo que regresara cuando se hubieran cumplido 24 horas de desaparecida. Una vez que ese lapso finalizó la familia finalmente pudo radicar la denuncia.

Sin embargo la comisaría no informó a la Fiscalía de turno encargada de iniciar la búsqueda. Recién el viernes, y a instancia de la referente del Movimiento Evita, Alejandra Ferele, el fiscal Spelta instruyó el inicio de la búsqueda.

Finalmente el domingo, Luján es reconocida por la prima de Facundo. En todos esos días vivió en una casa en la zona sur de Rosario junto al padre y el hermano de Facundo. Al momento de ser encontrada, Luján declaró que fue abusada sexualmente por el padre de Facundo. La denuncia fue se radicó en la Comisaría de la Mujer.

El acusado de violación está prófugo con sus dos hijos. Sobre ellos pesa una causa. La segunda causa que se podría abrir es contra el personal policial de la Comisaría 32° por incumplimiento de deberes de funcionario público, que pasaría a la Fiscalía de Corrupción y Violencia Institucional.

Una denuncia sin garantías

Lujan denunció a su ex pareja por violento y golpeador. Su historia da cuenta de un Estado que no otorgó la más mínima garantía para la integridad de ella y de sus hijos, sino más bien lo contrario incurrió en ocultar información vital, como la puesta en libertad del acusado sin ninguna notificación a Luján.

José Adolfo Villa es el nombre del agresor. Las dos veces que fue detenido las causas fueron por agresiones y violencia contra Luján. Ni la Fiscalía Regional, ni la Municipalidad de Rosario la notificaron cuando recobró la libertad. La mirada recae en estas dos graves omisiones, ya que en ambos momentos Villa reincidió en maltratos, agresiones y violencia sobre Luján.

Los dos hechos están unidos por el mismo denominador común: una larga cadena de violencias avaladas por el accionar o la omisión del Estado y sus instituciones. Comisarías que no toman denuncias, desidia judicial en brindar las herramientas necesarias para mujeres en situación de violencia, las dificultades económicas que deben afrontar las mujeres una vez separadas de sus parejas.

La responsabilidad del Estado, tanto municipal como provincial, en cada una de estas acciones es directa. De cada 25 mil pesos que se destinan a seguridad, solo 1 peso es asignado a programas para combatir la violencia. Es difícil intentar que no haya #NiUnaMenos si ni siquiera se cumplen las medidas mínimas y paliativas para terminar con este flagelo.







Temas relacionados

Rosario   /    Santa Fe   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO